Las mejores frases de Sigmund Freud sobre las emociones y los sentimientos

Con el psicoanálisis y de la mano de Sigmund Freud, se introducen en el estudio de las emociones las ideas fisiológicas y psicológicas de la modernidad.

Las emociones nos ayudan a adaptarnos mejor a nuestro entorno, a sentirnos seguros y a reaccionar de la mejor manera ante las situaciones que se nos presenten.

Para Freud, la fuente de la emoción, como también de los demás fenómenos de conciencia, es el Ello. El Ello, cuya materia prima es la libido o pulsión instintiva, sirve de fundamento a las otras dos partes de la psique: el Yo -constituido por el pensamiento y el juicio-, que es la parte del Ello modificada por el influjo del mundo exterior, y el Super-Yo -constituido por la interiorización de las primeras relaciones parentales-, que es la parte que reprime los instintos censurándolos o sublimándolos.

Las emociones y los sentimientos tienen tres funciones principales: las funciones adaptativas (prepara al organismo para la acción), sociales (expresan nuestro estado de ánimo y facilitar la interacción) y motivacionales (retroalimentación).

Compartimos una recopilación de frases del Sigmund Freud sobre diversas emociones, entre ellas la angustia, el amor y la culpa.

Frases de Sigmund Freud acerca de las emociones

01.El goce de la belleza posee un particular carácter emocional, ligeramente embriagador.El malestar en la cultura


02.Los sentimientos de la multitud son siempre simples y exaltados. De este modo, no conoce dudas ni incertidumbres.Psicología de las masas y análisis del yo


03.El mandamiento es imposible de cumplir: una inflación tan grandiosa del amor sólo puede menguar su valor, no eliminar la necesidad.El malestar en la cultura


04.La libido sigue los caminos de las necesidades narcisistas y se adhiere a aquellos objetos que aseguran la satisfacción de las mismas.El porvenir de una ilusión


05.El sentimiento de culpabilidad (o de inferioridad) puede ser considerado como la expresión de un estado de tensión entre el yo y el ideal.Psicología de las masas y análisis del yo


06.Pero a este duelo sigue una regocijada fiesta en la que se da libre curso a todos los instintos y quedan permitidas todas las satisfacciones.Tótem y tabú


07.La psicología individual se concreta, ciertamente, al hombre aislado e investiga los caminos por los que el mismo intenta alcanzar la satisfacción de sus instintos.Psicología de las masas y análisis del yo


08.Las violentas emociones suscitadas por los celos sirven para proteger la elección sexual de objeto contra la influencia que sobre ella pudiera ejercer un ligamen colectivo.Psicología de las masas y análisis del yo


09.Las dos personas, reunidas para lograr la satisfacción sexual, constituyen, por su deseo de soledad, un argumento viviente contra el instinto gregario y el sentimiento colectivo.Psicología de las masas y análisis del yo


10.Todas las percepciones procedentes del exterior (percepciones sensoriales) y aquellas otras procedentes del interior, a las que damos el nombre de sensaciones y sentimientos, son conscientes.El yo y el ello


11.El sentimiento de felicidad provocado por la satisfacción de una pulsión instintiva silvestre, no domada por el yo, es incomparablemente más intenso que el provocado al saciar un instinto amansado.El malestar en la cultura


12.Los sentimientos de amor y temor de dios no tienen su origen en dios, si no en los seres humanos. Son sentimientos de frustración dirigidos por el hombre a un ser imaginario que pretende sea su padre.


13.Actúa aquí, innegablemente, algo como una obsesión, que impulsa al individuo a imitar a los demás y a conservarse a tono con ellos. Cuanto más groseras y elementales son las emociones, más probabilidades presentan de propagarse de este modo en una masa.Psicología de las masas y análisis del yo


14.La sociedad reposa entonces sobre la responsabilidad común del crimen colectivo, la religión sobre la consciencia de la culpabilidad y el remordimiento, y la moral, sobre las necesidades de la nueva sociedad y sobre la expiación exigida por la consciencia de la culpabilidad.Tótem y tabú


15.Al analizar los casos de olvido de nombres propios observados en mí mismo, encuentro casi regularmente que el nombre retenido muestra hallarse en relación con un tema concerniente a mi propia persona y que con frecuencia puede despertar en mí intensas y a veces penosas emociones.Psicopatología de la vida cotidiana


16.En origen, la renuncia a los instintos es en efecto la consecuencia de la angustia frente a la autoridad externa; se renuncia a satisfacciones a fin de no perder su amor. Si uno consigue esta renuncia, está por así decir en paz con ella, no debería quedar ningún sentimiento de culpa.El malestar en la cultura


17.El ser humano predominantemente erótico antepondrá los vínculos sentimentales con otras personas, el narcisista más bien autosuficiente buscará las satisfacciones esenciales en sus procesos anímicos internos, el hombre de acción no se apartará del mundo exterior en el que puede probar su fuerza.El malestar en la cultura


18.Conocemos, pues, dos orígenes del sentimiento de culpa: la angustia frente a la autoridad y la posterior angustia frente al superyó. La primera obliga a la renuncia a la satisfacción de los instintos; la otra, dado que no se puede ocultar al superyó la persistencia de los deseos condenados, compele además al castigo.El malestar en la cultura


19.(...) Lo más probable sea que sus sentimientos amorosos y hostiles con respecto a sus padres no hagan sino presentarnos amplificado aquello que con menor intensidad y evidencia sucede en el alma de la mayoría de los niños, hipótesis que hemos tenido ocasión de comprobar repetidas veces en la observación de niños normales.La interpretación de los sueños


20.La excitación provocada por la necesidad interna buscará una derivación en la motilidad, derivación que podremos calificar de "modificación interna" o de expresión de las emociones. El niño hambriento grita y patalea; pero esto no modifica en nada su situación, pues la excitación emanada de la necesidad no corresponde a una energía de efecto momentáneo.La interpretación de los sueños


21.El alma no quiere mantener las tensiones de la vida despierta, sino, por el contrario, suprimirlas y reponerse de ellas. Con este objeto crea estados contrarios a los de la vigilia. Cura la tristeza con la alegría, los cuidados con esperanzas e imágenes serenas y entretenidas, el odio con el amor y la cordialidad, el temor con el valor y la confianza; suprime las dudas, sustituyéndolas por el convencimiento y la fe, y nos presenta cumplido aquello que nos parecía esperar o desear en vano.La interpretación de los sueños