Selección de las mejores frases de Almudena Grandes sobre el paso del tiempo

Almudena Grandes dominó el poder de la ficción para tratar temas capitales, desde el erotismo hasta la Guerra Civil Española, pasando por el exilio forzado, el amor y la esperanza de un mundo mejor.

Compartimos esta selección de los mejores fragmentos sobre todo lo que ocurre entre un suceso y otro.

Frases de Almudena Grandes sobre el tiempo

01.En los malos tiempos, los niños crecen deprisa.El lector de Julio Verne


02.Las cicatrices duelen con los cambios de tiempo.Los pacientes del doctor García


03.Pero murió a destiempo, porque le costaba demasiado vivir.Castillos de cartón


04.Siempre había tenido muy buen gusto, poco tiempo y menos dinero.Los aires difíciles


05.El verdadero amor puede abrir los párpados que el tiempo ha soldado.Modelos de mujer


06.Un pueblo, en una época, en un país en el que nadie hacía nada por nadie.El lector de Julio Verne


07.Todo me dolía hasta que me cansé también de eso, porque con el tiempo, el dolor aburre.La madre de Frankenstein


08.No hace tanto tiempo, en este mismo barrio, la felicidad era también una manera de resistir.Los besos en el pan


09.Y ya no se acordaba de cuánto tiempo había pasado desde que alguien le había dicho por última vez que la quería.Los aires difíciles


10.Luego alcancé a comprender que el tiempo nunca se gana, y que nunca se pierde, que la vida se gasta, simplemente.Malena es un nombre de tango


11.Todo había cambiado. Quizás antes de tiempo, y en un proceso demasiado brusco, casi violento pero también definitivo.Castillos de cartón


12.Ha pasado mucho tiempo, me dirán, y tendrán razón, pero todos llevamos aún el polvo de la dictadura en los zapatos, ustedes también, aunque no lo sepan.El corazón helado


13.Sin embargo, con el tiempo comprendí que la alegría era un arma superior al odio, las sonrisas más útiles, más feroces que los gestos de rabia y desaliento.Las tres bodas de Manolita


14.Se besaron durante mucho rato sin dejar de mirarse, como si los dos pudieran adivinar al mismo tiempo lo raro y lo bueno que cada uno de ellos era para el otro.Los aires difíciles


15.El tiempo pondrá cada cosa en su sitio, yo me moriré y tú te arrepentirás de lo que me has dicho hace un momento, pero hasta entonces no estoy dispuesta a perderte...El corazón helado


16.Con el tiempo comprendería que aquel episodio había nacido de sí misma, de su propia confusión, sus propias dudas, como ninguna acción que hubiera emprendido conscientemente antes.Los aires difíciles


17.Algunos trenes circulan tan despacio que parece que no avanzan, que nunca han llegado a abandonar la estación, pero se mueven. Con ese ritmo pasan los años oscuros, insensibles fragmentos de un tiempo engañoso.Los aires difíciles


18.Distinguí ya el trabajo del tiempo en unos tobillos insospechadamente frágiles, la piel reseca y pálida de unos pies hacia los que corrí con una ansiedad repentina, distinta, que no me oprimía en el pecho pero dolía más.La madre de Frankenstein


19.La infinita tristeza de aquel hombre, que no decía nada mientras negaba sin parar con la cabeza, me partió el corazón, abriendo una grieta tan profunda que los contratiempos burocráticos, las envidias profesionales, la eugenesia fascista o los despachos de pentotal, nunca podrían rozarla siquiera.La madre de Frankenstein


20.Aunque los desiertos florezcan muy despacio, la hierba brota antes en el suelo que en la mirada de quienes lo contemplan, y por eso tiene que pasar el tiempo, mucho tiempo, para que alguien recuerde un buen día que las manzanas no crecen en la tierra, que las manzanas se caen necesariamente de los árboles.El corazón helado


21.Pablo volvió a reírse. Yo ya estaba harta de sonrisitas enigmáticas, harta de que me trataran como a un corderito blanco con un lazo rosa alrededor del cuello, harta de no controlar la situación. No es que no fuera capaz de imaginarme posibles desarrollos, es que los descartaba de antemano porque me parecían inverosímiles, inverosímil que él quisiera de verdad perder el tiempo conmigo, no entendía por qué insistía de hecho en perder el tiempo conmigo.Las edades de Lulú