Frases de Senilidad

Senilidad

13 frases de Senilidad (Senilitá) de Italo Svevo... Emilio Brentani, un agente de seguros y una ilusión que parece detenerle en su carrera: se ha enamorado de la joven y hermosa Angiolina... Un brillante estudio del amor sin esperanzas y de la indecisión.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Italo Svevo son: vejez, crisis de la mediana edad, tragedia, amor no correspondido, verdadero amor, experiencia, decisiones.

Frases de Italo Svevo Libros de Italo Svevo

Frases de Senilidad Italo Svevo

01. Tienes que comprender una cosa, yo no puedo aconsejarte que seas distinto de lo que eres.


02. Le había adelantado que necesitaba un consejo suyo, y era el momento de pedírselo....


03. La poderosa máquina de pensamiento que él creía ser se despertaba al fin de su inercia.


04. Cuando una señorita permite que un joven le declare su amor, ella deja de ser libre para entregarse a él.


05. El sonido de sus propias palabras resonaba aún en sus oídos, y de ellas, como si se tratara de palabras dichas por otro, extrajo su propia conclusión.


06. A lo largo de toda su vida, aquel pedante solitario que llevaba dentro no había sido nunca capaz de adaptar sus pensamientos a los oídos de quienes dirigía sus palabras.


07. Los papeles se habían invertido. Él era ahora quien le proponía, aunque fuera a través de aquella metáfora, hacerla suya, y era ella quien ahora no aceptaba. ¡Se quedó verdaderamente consternado!


08. La boda se había celebrado hacía pocos días en aquel pueblo y el viaje de novios consistió simplemente en que ambos subirían juntos esos mil metros hasta llegar a su morada.


09. Hablaba a menudo de su experiencia sin darse cuenta que lo que él llamaba experiencia no era más que lo que había ido absorbiendo en los libros, que acababa traduciéndose en una gran desconfianza y desprecio por sus semejantes.


10. Le enseñó a decir en francés que lo amaba. Pero ella al comprender el sentido de aquellas palabras en un principio no quiso repetirlas, aunque en la siguiente cita le recibiría sin que se lo pidiera con un Je taime beaucoup.


11. En sus manos largas y blancas ella sentía una fuerza tan enorme como para despedazar las más fuertes cadenas. Ya en su vida no existían cadenas: era completamente libre, y nadie le exigía ni resolución, ni fuerza, ni amor.


12. El mar quedaba cerrado, por la península que tenían enfrente, y oculto tras las casas y tras la noche que lo había hecho desaparecer del panorama. Se veían las viviendas esparcidas por la costa, puestas como si de una especie de tablero de ajedrez se tratara.


13. Se imaginó cómo sería su vida sin amor. Por un lado, la sumisión a Balli y por otro, la tristeza junto a su hermana Amalia, poco más. Y no sentía ser menos enérgico en aquel instante que hacía apenas un rato; podría decirse que ahora quería vivir, gozar, incluso a costa de sufrir.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Senilidad" de Italo Svevo.

Libros parecidos

Síguenos