Frases de La fuerza del creer

La fuerza del creer

20 frases de La fuerza del creer (The power of intention) de Wayne Dyer... Somos aquello en lo que creemos... Mediante ejemplos, anécdotas y humor, el autor explora las vías de la transformación personal.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Wayne Dyer son: desarrollo personal, retroalimentación, creencias, abundancia, actitud positiva, fortaleza de espíritu, transformación personal.

Frases de Wayne Dyer Libros de Wayne Dyer

Frases de La fuerza del creer Wayne Dyer

01. Somos aquello en lo que creemos.


02. La meditación es un instrumento muy útil, y resulta tan fácil como respirar.


03. Eliminando categorías y etiquetas, reducimos nuestra tendencia a limitar y dividir nuestra vida en compartimientos.


04. Ocúpese cada día de superar dos de los factores que más le impiden su transformación personal: la negatividad y la crítica.


05. Nuestro futuro está constituido por los pensamientos que tenemos con mayor regularidad. Nos convertimos literalmente en lo que pensamos, y contamos con el don de poder escribir nuestra propia historia.


06. Por encima de todo, sea amable y comprensivo con usted mismo. Sea especialmente amable consigo mismo si está comportándose de un modo que le disgusta. Háblese con amabilidad.


07. Cuanto más negativos sean sus pensamientos, más probabilidades tiene de fijarse exclusivamente en su dimensión física y actuar de un modo que puede conducirle a la destrucción de su cuerpo.


08. El poseer una mente tranquila me ayuda a gozar de una vida serena, y también contribuye a que los demás consideren la posibilidad de escoger una vida apacible, serena y positiva para sí mismos.


09. Comience a examinar su mente, su dimensión sin forma, como si se tratara de algo nuevo y milagroso. Aprenda que su mente es capaz de traspasar su forma, y que su cuerpo está controlado en gran medida por su mente.


10. A nadie le sirven en bandeja la libertad. Su libertad ha de producírsela usted mismo. Si alguien se la brinda, no tendrá absolutamente nada de libertad, sino que será la limosna de un benefactor que, invariablemente, pedirá algo a cambio.


11. Se ha producido un gran cambio en mi ética personal. Quien se presente en mi vida pretendiendo controlar o juzgar será repelido por mi energía emocional. Ya no siento la necesidad de demostrar algo o de dar cuenta de mis creencias.


12. Haga un esfuerzo para superar sus cómodos dominios convencionales. Escuche a su auténtico yo interior que le anima a ir más allá de usted mismo, en vez de fijarse en el viejo yo que le repite que es incapaz de llevar a cabo semejante tarea.


13. La mayor parte de lo que usted es en realidad, va más allá de la forma. Se le llama mente, sentimientos, pensamientos o conciencia superior, pero en cualquier caso, resulta claro que no es la forma. Todos sus pensamientos y su conocimiento espiritual existen en esta dimensión sin forma, informe.


14. La tendencia a juzgar a los demás también retarda su transformación personal. Cuando usted juzga a una persona, no la está definiendo a ella sino a usted mismo. El juicio crítico no dice nada sobre a persona juzgada; sólo expresa que usted necesita juzgarla de la manera en que lo está haciendo. Por tanto, está hablando más de usted mismo que del otro.


15. También ustedes, en su propia vida, ven esencialmente aquello en lo que creen. Por ejemplo, si usted cree firmemente en la escasez, piensa en ella con asiduidad y la convierte en el tema de sus conversaciones, estoy convencido de que acabará viéndola en su vida. Por otro lado, si usted cree en la felicidad y la abundancia, piensa únicamente en ellas, comenta el tema con los demás y actúa en consecuencia, es muy probable que también acabe viéndola.


16. Todos nosotros nos hallamos conectados a esa parte invisible de nuestro propio ser. La vida es mucho más que la experiencia de su forma en los días que le han concedido, para que luego simplemente desaparezcan en el abismo de la nada infinita. Nuestros pensamientos constituyen una parte mágica de nuestro propio ser y pueden conducirnos a lugares en los que las fronteras y los límites no existen. En ese mundo del pensamiento carente de dimensión todo es posible.


17. La única manera de saber que hemos estado soñando es despertar. Si soñáramos veinticuatro horas al día, ésa sería nuestra realidad. Estamos convencidos de que el cuerpo es real, y sin embargo todo lo que experimentamos al soñar pertenece al reino del pensamiento. La realidad física no existe, es una ilusión de la que nos damos cuenta al despertar. Pasamos casi una tercera parte de la vida durmiendo, y un elevado porcentaje de ese tiempo soñando, lo cual es pensamiento sin forma que nos parece muy real antes de despertar.


18. Dar es la respuesta a la pregunta: ¿Porqué estoy aquí? Porque no puede poseerlo todo y todas sus ataduras le mantienen apartado de la abundancia, entonces sólo le queda darse a usted mismo y ofrecer todas las cosas que se encuentran en su vida. A la mayoría de nosotros nos gusta acumular objetos. Y nos olvidamos de que también necesitamos ponerlos en circulación. El deseo de poseer nos conduce a veces a relaciones fundadas en el enfado, incluso con desconocidos, puesto que nos ponemos en guardia en cuanto imaginamos que algo que nos pertenece corre peligro de desaparecer de nuestras manos.


19. Cuando doy conferencias sobre el tema de la imaginación positiva y la visualización creativa, siempre alguien del público comenta: "He perseguido mi sueño una y otra vez pero siempre sin éxito. ¿Porqué?". Suelo responderle con otra pregunta: "¿Y qué no estaba dispuesto a hacer?". La contestación acostumbra ser: "Nunca arrancaría a mi familia de nuestro hogar para mudarme a otras ciudades sólo por lograr mi sueño". Entonces le digo: "Quizá lo que usted necesite es averiguar hasta dónde está dispuesto a llegar para hacer de su sueño una realidad". Yo creo que estar dispuesto a hacer todo lo necesario para satisfacer las aspiraciones de uno es un factor clave en la consecución de las mismas.


20. Cree una imagen de sí mismo en una relación llena de amor y armonía, y actuará de esa manera. Si usted no recibe el resultado anhelado de acuerdo con aquella imagen, lo que podríamos llamar "retroalimentación", puede empezar a considerar la posibilidad de seguir su camino en solitario, o bien al lado de otra persona que armonice más con usted. Pero esta vez, en lugar de dejar que impere la confusión en su interior, comenzará a actuar según esa nueva imagen de usted que responde a un ser humano en armonía. Si las cosas le salen bien, todo marchará viento en popa y si no es así, por lo menos usted seguirá su camino en paz consigo mismo. En cualquier caso, estará resolviendo el problema de su relación en vez de obsesionarse con la imagen mental de un ser en una situación insostenible.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La fuerza del creer" de Wayne Dyer.

Libros parecidos

Síguenos