Frases de Política

Política

22 frases de Política (Política) de Aristóteles... Frente al exacerbado individualismo dominantes en Grecia, el autor da su visión de Estado, una especie de ser natural que nace por la tendencia del hombre al vivir comunitario y social.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Aristóteles son: individualismo, democracia, filosofía occidental, filosofía política, teoría política, funciones del estado, individuo y sociedad, soberanía.

Frases de Aristóteles Libros de Aristóteles

Frases de Política Aristóteles

01. El hombre es un ser naturalmente sociable.


02. La única y verdadera escuela del mando es la obediencia.


03. El hombre solitario es una bestia o un dios.


04. Fuera de la sociedad, el hombre es una bestia o un dios.


05. Es un principio indiscutible que para saber mandar bien, es preciso saber obedecer.


06. Carácter es la facultad que tiene cada uno de vivir como le agrade.


07. La naturaleza arrastra, pues, instintivamente a todos los hombres a la asociación política.


08. Es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos.


09. La riqueza no es más que la abundancia de los instrumentos domésticos y sociales.


10. La prudencia no es virtud del súbdito; la virtud propia de éste es una justa confianza en su jefe.


11. Negligentes en el cumplimiento de sus deberes políticos en el seno de la sociedad o en el senado, son igualmente peligrosas para la ciudad.


12. La única virtud especial exclusiva del mando es la prudencia; todas las demás son igualmente propias de los que obedecen y de los que mandan.


13. Las revoluciones nacen lo mismo de la desigualdad en los honores que de la desigualdad de fortuna. Lo único que varía es la clase de pretendientes.


14. (...) Pero los oyentes son de dos especies; unos que son libres e ilustrados, y otros, artesanos y groseros mercenarios, que tienen necesidad de juegos y espectáculos para descansar de sus fatigas.


15. La desigualdad es siempre, lo repito, la causa de las revoluciones, cuando no tienen ninguna compensación los que son víctimas de ella...En general puede decirse que las revoluciones se hacen para conquistar la igualdad.


16. La asociación de muchos pueblos forma un Estado completo, que llega, si puede decirse así, a bastarse absolutamente a sí mismo, teniendo por origen las necesidades de la vida, y debiendo su subsistencia al hecho de ser éstas satisfechas.


17. En la democracia el ciudadano no está obligado a obedecer a cualquiera; o si obedece es a condición de mandar él a su vez; y he aquí cómo en este sistema se concilia la libertad con la igualdad.


18. Las cosas se definen en general por los actos que realizan y pueden realizar, y tan pronto como cesa su aptitud anterior no puede decirse ya que sean las mismas; lo único que hay es que están comprendidas bajo un mismo nombre.


19. El ansia de riquezas y de honores, (...), puede encender la discordia, aunque no se pretenda adquirir para sí semejantes riquezas ni honores y se haga tan sólo por la indignación que causa ver estas cosas justa o injustamente en manos de otro.


20. Es preciso cuidarse mucho de no crear ningún cargo vitalicio; y si alguna magistratura antigua ha conservado este privilegio en medio de la revolución democrática, es preciso limitar sus poderes y conferirla por suerte en lugar de hacerlo por elección.


21. La igualdad pide que los pobres no tengan más poder que los ricos, que no sean ellos los únicos soberanos, sino que lo sean todos en la proporción misma de su número; no encontrándose otro medio más eficaz de garantizar al Estado la igualdad y la libertad.


22. En su origen, todos los miembros del gobierno eran caballeros; porque la caballería constituía entonces toda la fuerza de los ejércitos y aseguraba la vitoria en los combates. Verdaderamente, la infantería, cuando carece de disciplina, presta escaso auxilio. En aquellos tiempos remotos no se conocía aún por experiencia todo el poder de la táctica respecto de la infantería, y todas las esperanzas se cifraban en la caballería.

Síguenos