Frases de Las Marismas

Las Marismas

14 frases de Las Marismas (Mýrin) de Arnaldur Indridason... El inspector Erlendur Sveinsson y su inseparable Sigurdur Óli deberán resolver el misterioso asesinato de un camionero y la relación que este hecho tiene con una niña fallecida hace más de cuarenta años.

Frases de Arnaldur Indridason Libros de Arnaldur Indridason

Frases de Las Marismas Arnaldur Indridason

01. Mujeres...Qué complicado era manejar la calidad.


02. No se necesita más que una sola célula alterada para enfermar de cáncer.


03. (...) Apareció una especie de sonrisa, una mueca imposible de interpretar, y asintió desanimadamente con la cabeza. Sabía que los hombres ya estaban camino del cementerio...


04. Lo peor es que esos condenados maricones siempre viven felices. Sonríen al mundo sin que la conciencia les moleste para nada. Malditos imbéciles.


05. Notaron que el tono de su voz iba bajando hasta convertirse en un susurro y entendieron que no hablaba con ellos sino consigo mismo. Estaba como ausente.


06. Los niños son filósofos -dijo-. Mi hija me preguntó una vez en el hospital por qué tenemos ojos. Le contesté que era para poder ver. Se calló un momento. -Me corrigió -añadió como hablando consigo mismo. -Me dijo que era para poder llorar.


07. Los coleccionistas se crean un mundo. Se crean un pequeño mundo, eligen ciertos símbolos del mundo real y los convierten en habitantes de su mundo particular.


08. Las casas se construyeron durante y después de la guerra. Cuando Islandia se convirtió en república, las calles se bautizaron con los nombres de los héroes de las sagas islandesas: avenida de Gunnar, calle de Skeggi, etcétera. Aquí se ha reunido una fauna variopinta procedente de todas las capas sociales, desde gente de clase media hasta gente rica, con sus casas señoriales, pasando por gente que no sabe dónde caerse muerta y alquila un sótano barato como éste.


09. El horror era como una balsa viva, cubierta por pequeños insectos negros. Se sobresaltó cuando vio una sombra que cruzaba la luz de la linterna.


10. Uno se cree lo bastante fuerte para aguantarlo todo. Uno piensa que se blinda con los años y que puede ver la suciedad a distancia, como si no fuera con uno, y conservar de esa manera su salud mental. Pero la verdad es que no hay distancia. No hay blindaje. Nadie es lo bastante fuerte.


11. El horror te persigue como un espíritu maligno que se instala en tu mente y no te deja en paz hasta que te parece que esa suciedad es la vida misma, y te olvidas de cómo vive la gente normal.


12. ¿Así que ese mal nacido va a seguir torturándonos más allá de la muerte y de la tumba?


13. Las desapariciones en este país suelen ser siempre definitivas. Nunca regresa nadie.


14. Tal vez esta lluvia sólo fuera un simulacro del Diluvio, pensó a través del humo azul del pitillo. Quizá no estaría de más enjuagar un poco los pecados de los hombres de vez en cuando.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Las Marismas" de Arnaldur Indridason.

Libros parecidos

Síguenos