Frases de El mar, el mar

El mar, el mar

38 frases de El mar, el mar (The sea, the sea) de Iris Murdoch... Crónica diarística de Charles Arrowby, un viejo director de teatro retirado, que decide retirarse de las candilejas para ir a un apartado rincón de la costa británica y escribir sus memorias.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Iris Murdoch son: autobiografía, memorias, introspección, hipocresía, crueldad, primer amor, obsesión, soledad, mentiras, manipulación, egoísmo, vanidad, envidia, fantasmas, diario personal, ficción sobre escritores, director, sobre el oficio de escribir.

Frases de Iris Murdoch

Frases de El mar, el mar Iris Murdoch

01. Lo que importa es el amor, no el enamoramiento.


02. Te odio, te detesto, desde entonces has sido uno de mis demonios...


03. Los secretos son casi siempre un error y una fuente de corrupción.


04. Cierto que leer y pensar son importantes, pero Dios mío, la comida también lo es.


05. (...) Incluso un novelista regular puede decir mucha verdad. Su humilde medio está de parte de la verdad.


06. Pero éramos felices, ¿Verdad? , cuando salíamos en bicicleta. Era una juventud como debe ser, gozosa, perfecta.


07. Creo que me enamoré de ti cuando estabas gritando a Romeo y Julieta: "¡No os toquéis!".


08. No puedo preferir la espantosa presencia constante del matrimonio a la magia de los encuentros y las despedidas.


09. Eso es lo que hacen los locos, ver todas las cosas como pruebas de lo que ellos quieren creer.


10. Cuando los pobres fantasmas se han ido, lo que queda son las obligaciones habituales y los intereses de siempre.


11. El matrimonio es una especie de lavado de cerebro que obliga a la aceptación de muchísimos horrores.


12. ¡Qué satisfacción extraordinaria depara limpiar cosas! ( ¿Dependerá la satisfacción de que uno sea el dueño? Sospecho que sí).


13. El pasado entierra al pasado y debe terminar en silencio, pero puede ser un silencio consciente, que permanece con los ojos abiertos.


14. No nos acariciábamos de manera impúdica. Nuestra juventud ardiente se sometía al espíritu caballeresco de una pasión pura.


15. El teatro es sin duda un lugar para aprender sobre la brevedad de la gloria humana; ¡Oh, todas esas pantomimas maravillosas, resplandecientes, absolutamente desaparecidas!

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El mar, el mar" de Iris Murdoch.

Libros parecidos

Síguenos