Frases de Diarios

Diarios

36 frases de Diarios (Tagebücher) de Franz Kafka... Obra compuesta por trece cuadernos, que constituyen un documento excepcional para el conocimiento de la enigmática personalidad del gran escritor checo, donde vuelca sus secretos, frustraciones y deseos.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Franz Kafka son: secretos, frustración, diario personal, búsqueda de conocimiento, sobre el oficio de escribir, tener grandes sueños, breves notas, escritos publicados anteriormente.

Frases de Franz Kafka Libros de Franz Kafka

Frases de Diarios Franz Kafka

01. Dormido, despertado, dormido, despertado, qué asco de vida.


02. En la paz no avanzas, en la guerra te desangras.


03. Soy impuntual porque no siento el dolor de la espera.


04. Mi trabajo se cierra como puede cerrarse una herida sin curar


05. Alguien que no lleva diario no es capaz de valorar un diario correctamente.


06. Cuando uno reconoce con mucha intensidad sus propios límites, tiene que reventar.


07. Ahora me digo, de todos modos: mira, el mundo se deja golpear por ti.


08. Hacia el amanecer suspiro contra la almohada, pues por esa noche está perdida toda esperanza.


09. Lo que sí es cierto es que mi inseguridad deriva de andar pensando en Felice.


10. Pasé por delante del burdel como si pasase por delante de la casa de mi amante.


11. Ya no abandonaré mi diario. Tengo que aferrarme a él, no tengo otro sitio donde hacerlo.


12. Los reproches están desparramados dentro de mí, como herramientas ajenas que apenas tengo ya ánimos para recoger.


13. (...) De hecho, no podía mirarla a ella seriamente. Eso habría dado a entender que la quiero.


14. No puedes conseguir nada si te abandonas, pero cuántas cosas dejas escapar además dentro de tu círculo.


15. Desesperación vacía, imposible instalarse en ella, sólo cuando esté contento con mis sufrimientos podré hacer un alto.


16. Mi novela es la roca a la que estoy adherido y no sé nada de lo que pasa en el mundo.


17. Me he vuelto dos veces para mirarla, también ella ha captado mi mirada, pero luego, en realidad, he escapado corriendo.


18. No desesperes, ni siquiera por el hecho de que no desesperas. Cuando todo parece terminado, surgen nuevas fuerzas. Esto significa que vives.


19. El miedo a la locura. Ver locura en todo sentimiento que aspira directamente a algo y hace olvidar todo lo demás.


20. Estoy completamente vacío y falto de sentido, el tranvía eléctrico que pasa tiene más sentido vivo que yo.


21. Sin peso, sin huesos, sin cuerpo, he caminado dos horas por las calles y meditado sobre lo que he soportado esta tarde mientras escribía.


22. Deseo de un sueño más profundo, que me disuelva más. La necesidad metafísica no es más que necesidad de muerte.


23. El mejor método para matar gatos, que siempre se aferran tenazmente a la vida: apretarles el cuello en una puerta abierta y tirarles la cola.


24. Esta mañana a primera hora, por primera vez en mucho tiempo, de nuevo el placer de imaginarme que alguien retuerce un cuchillo en mi corazón.


25. La escoba que barre la alfombra en el cuarto de al lado produce el mismo ruido que la cola de un vestido que se moviese a estirones.


26. Más seguridad en mí mismo. Los latidos del corazón, más cerca de mis deseos. El susurro de la luz de gas encima de mí.


27. Mis épocas buenas no tienen tiempo ni permiso para consumirse de modo natural; en cambio mis épocas malas tienen de eso más de lo que piden.


28. Me complacen menos los libros que poseo, en cambio sí me agradan algunos libros de mis hermanas. El deseo de poseerlos es incomparablemente menor, casi no existe.


29. Noche de insomnio. Ya es la tercera seguida. Me duermo bien, pero una hora después me despierto, como si hubiese puesto la cabeza en un agujero equivocado.


30. Cuando vaya a Varsovia me moveré entre vosotros con mi ropa europea como «una araña ante los ojos, como un hombre de luto entre recién casados».


31. ¿Sigue estando el bosque allí? El bosque seguía estando allí en buena parte. Pero apenas mi mirada se alejaba diez pasos, yo desistía, atrapado otra vez por la aburrida conversación.


32. El último recuerdo que tengo de ella es la mueca completamente hostil que hizo cuando, en el recibidor de su casa, no me contenté con besarle el guante, sino que se lo saqué y besé su mano.


33. Cuando empiezo a escribir después de bastante tiempo sin hacerlo, saco las palabras como del aire vacío. Si consigo una, ella es la única que está ahí y todo el trabajo vuelve a empezar desde el principio.


34. No me alcanzan las fuerzas para escribir una frase más. Ojalá se tratase de palabras, ojalá bastase con poner ahí una palabra y uno pudiera darse la vuelta con la tranquila consciencia de haber llenado completamente de sí mismo esa palabra.


35. El hueco que la obra genial ha producido a nuestro alrededor es un buen lugar para encender nuestra pequeña luz. De allí la inspiración que irradian los genios, la inspiración universal que no sólo nos impulsa a la imitación.


36. Cuando la desesperación es tan concreta, está tan ligada a su objeto, es tan contenida como la de un soldado que, encargado de cubrir la retirada, se deja destrozar por ello, ésa no puede ser la verdadera desesperación. La verdadera desesperación ha rebasado enseguida y siempre su meta, (esa coma demuestra que sólo la primera frase era correcta).

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Diarios" de Franz Kafka.

Libros parecidos

Síguenos