Frases de El día que se perdió la cordura

El día que se perdió la cordura

21 frases de El día que se perdió la cordura de Javier Castillo... Historia de suspenso narrada desde diferentes puntos de vista por sus personajes que, en un principio, no tienen ninguna relación aparente. La locura y la cordura resuenan en las frases de esta novela, al igual que los hechos sin sentido aparente.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Javier Castillo son: decapitados, odio, situaciones extremas, intrigas, misterio, destino, tener grandes sueños, amor romántico, historias cruzadas, hechos sin sentido aparente, hechos macabros, detective, crimen perfecto, locura y cordura.

Frases de Javier Castillo Libros de Javier Castillo

Frases de El día que se perdió la cordura Javier Castillo

01. A veces el destino nos pone a prueba para que sepamos que existe.


02. Todo en la vida tiene su porqué, pero solo se conoce cuando miras hacia atrás.


03. (...) Tal vez se trataba de un escudo mental, de una prisión imaginaria que mantendrían cautivos sus sentimientos.


04. Esto es una locura, ni siquiera sé tu nombre. Ni siquiera sé quién eres, pero ya te quiero.


05. Ten una idea, cualquiera, y siempre habrá un grupo de personas que se la crean, por muy infundada que esté.


06. Creo que nadie debería arrepentirse de sus decisiones. Debe aceptarlas, vivirlas, pedir perdón cuando proceda, pero nunca arrepentirse.


07. Es muy distinto lo que una persona quiere, a lo que una persona necesita, a lo que una persona dice que quiere.


08. El inicio de esta historia, el inicio de mi camino, el de una vida que pudo ser, y que acabó no siendo.


09. - ¿Y por qué no pedimos unas pizzas? - ¿Eso es comida? No entiendo esa moda que hay ahora de comer pan aplastado con queso y embutidos.


10. Lo que sé es que el hecho de soñar un nombre, y escribirlo en una nota, no son suficientes argumentos como para asesinar sin piedad.


11. Necesitaba reemplazar el recuerdo de su cabeza en sus manos con el de las sonrisas y los abrazos que solía haber en sus fotos juntos.


12. El cielo podría cambiar de color, las calles desaparecer y el mundo hundirse, que no le importaría si Jacob continuaba susurrándole al oído.


13. Moriré aquí dentro y ellos seguirán con su espiral de destrucción: quebrantando sueños, destrozando vidas, aireando ilusiones, desgranando futuros, eliminando aspiraciones y, sobre todo, dilapidando amores.


14. A mí me compete saber qué piensa, cómo actúa, por qué lo hace y, llegado el caso, si está suficientemente cuerdo para pasar toda la vida en la cárcel.


15. Se abrazaron durante un rato en silencio, sabiendo que las palabras no dichas significaban mucho más que las que podrían decir, y deseando en que aquel momento durase para siempre.


16. A veces el destino quiere jugar con nosotros, a veces el destino quiere reírse de nosotros, pero a veces, el destino nos pone a prueba para que nos demos cuenta de que existe.


17. Todos y cada uno de nosotros guardamos dos mitades, dos extremos que nos impulsan hacia un lado o hacia otro. Que podemos amar con todas nuestras fuerzas algo, pero siempre nos queda una parte oscura esperando despertar.


18. Los ancianos y los pacientes caminaban por el pasillo libres y esperanzados. Unos, en busca de recuerdos de una vida vivida y otros, en busca de una vida que pasaba por delante de ellos sin darse cuenta.


19. Creo que poco a poco todo comienza a ubicarse, y por muchos actos, tanto bondadosos como malévolos que uno realice, al final sigues siendo tú. Puede que no el mismo tú, pero tú al fina y al cabo.


20. Es impresionante la facilidad con la que uno se esconde en las capitales, donde no se es nadie entre millones de personas, donde uno se convierte en una silueta más entre todas las que recorren el metro o pisan las calles.


21. Ya me han dicho que en doce horas de interrogatorios no has hablado absolutamente nada. Ni siquiera para pedir agua. La policía baraja dos hipótesis: una, que eres mudo y que no puedes hablar... Y dos, eres más listo de lo que aparentas, y quieres jugar con todo el departamento de policía.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El día que se perdió la cordura" de Javier Castillo.

Libros parecidos

Síguenos