Frases de Cartas a Felice

Cartas a Felice

98 frases de Cartas a Felice (Briefe an felice) de Franz Kafka... Conjunto de cartas que el autor checo le envió a Felice Bauer entre 1912 y 1917, tiempo durante el cual estuvieron dos veces comprometidos para casarse. Esta compleja relación coincidió con un período de gran productividad para Kafka.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Franz Kafka son: autobiografía, sensibilidad, relaciones personales, amor a la distancia, fuerza de la pasión, enfermedad, cartas, correspondencia, desilusión, esperanzas compartidas, desgracia.

Frases de Franz Kafka Libros de Franz Kafka

Frases de Cartas a Felice Franz Kafka

01. ¡De qué sirve quejarse y escribir!


02. Además, lo quieras o no, soy tuyo.


03. Ni una carta, ¡y un gran deseo de ti!


04. ¡Qué efecto me produce su mirada, incluso desde lejos!


05. Tuyo (ojalá no tuviera nombre, totalmente extinto y solamente tuyo).


06. Estas son mis preocupaciones, amor mío. ¡Malditos correos! ¡Maldita distancia!


07. El domingo estabas tan llena de vida a mi lado... y ahora este silencio.


08. Las manos quieren caérseme de la mesa, de puro desvalimiento y deseo de ti.


09. Déjame, mi amor, decirte que te quiero con besos en vez de con palabras.


10. Yo por mi parte seguiré siendo tan tuyo como lo soy ahora, eso desde luego.


11. Decididamente, creo que deberíamos seguir amándonos por encima de las cartas perdidas o delirantes.


12. ¿Sabes que ahora, tras mi regreso, eres para mí un milagro más incomprensible que nunca?


13. Su flor, por la que beso su mano, me he apresurado a colocarla dentro de mi cartera.


14. Permíteme que sea feliz sufriendo con tus sufrimientos, en lugar de solo con los míos.


15. Y estoy solo. Pero no estoy solo, pues pienso que bien puedo besarte después de haber firmado.


16. Acabo de besarte, y acto seguido tu sonrisa se ha vuelto una pizca más amistosa que antes.


17. Una carta no tiene importancia, por una te escribiré diez, Y si rompes las diez, las reemplazaré con cien.


18. (...) El miedo me sobrecoge si te oigo decir que me quieres, y si no lo oyera querría morirme.


19. Pero también hay cosas que no se cumplen. En nuestras dos cartas deseamos vernos, y esto no ocurre.


20. Adiós, mi amor, pase lo que pase nos seguiremos queriendo, ¿No es cierto? ¿Dónde está tu boca?


21. ¡La literatura es "pasatiempo"! ¡Dios mío! Como si no nos devorara el corazón; pero nos sacrificamos a gusto.


22. ¡Cómo me he acercado a ti, por mi parte, gracias al viaje a Berlín! Solo respiro en ti.


23. Mi amor, esta instantánea me pertenece ya, sea por algún tiempo o para la eternidad, pase lo que pase.


24. ¡Fuera, Lasker-Schuler! ¡Y ven tú, amor mío! Que nadie se interponga entre nosotros, que nadie esté a nuestro alrededor.


25. Mi amor, es hora de irse a la cama, ojalá tengas un hermoso domingo, y yo algún que otro pensamiento tuyo.


26. Me resulta imposible mantener una conversación. La simple visión de una cara conocida basta para hacer que me extravíe.


27. Mi amor, mi amor, ¿Dónde está el timbre que te llame a mi lado? Te asalto a besos. Y ahora punto final.


28. Bueno, mi amor, las puertas están cerradas, hay silencio, de nuevo estoy contigo. ¡A qué de cosas no llamamos ya "estar contigo"!


29. Ahora que me acuerdo: hoy es Nochebuena, la noche santa. Me ha transcurrido malamente y sin santidad, salvo por este beso de despedida.


30. Tengo la sensación de estar ante una puerta cerrada, detrás de la cual vives tú, y que jamás se abrirá.


31. Quiéreme un poco, Felice. El amor que de ti me llega pasa por mi corazón como si fuera sangre, no tengo otra.


32. ¡De qué me sirve, ay, el que sueñes conmigo, si tengo la prueba de que por el día no piensas en mí!


33. Buenas noches, mi amor. Mientras tú duermes apaciblemente, aquí me tienes a mí, que te pertenezco, vagando de un sitio a otro, a lo lejos.


34. Y he empezado a creer que, en alguna parte, aunque sea difícil descubrirla, tiene que haber una buena estrella bajo la cual pueda uno seguir viviendo.


35. Te quiero tanto, Felice, que si permaneces a mi lado quisiera vivir eternamente, pero, no hay que olvidarlo, como una persona sana y que fuera tu igual.


36. Esta es la cena, pero hay momentos en los que mi hermana más querida no basta, y en los que yo tampoco le basto a ella.


37. ¡Pero estas palpitaciones, querida! ¿Cómo puede ser verdad que posea una parte de tu corazón, cuando palpita de ese modo, y yo lo quiero sereno?


38. Jamás tendré la fuerza necesaria para prescindir de ti, lo siento así, pero esto, que en otros lo consideraría una virtud, será mi mayor pecado.


39. Encargo mil discos con tu voz, y no tendrás que decir otra cosa sino que me permites tantos besos como necesito para olvidar toda mi tristeza.


40. Es tarde; tú, Felice, sueles emplear una expresión que no te hace ninguna falta, dámela a mí y déjame que escriba: "¡Sigue queriéndome!".

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Cartas a Felice" de Franz Kafka.

Libros parecidos

Síguenos