Frases de Rojo y negro

Rojo y negro

33 frases de Rojo y negro (Le rouge et le noir) de Stendhal, libro de 1830.... Historia ambientada en la Francia del siglo XIX, en torno a las ambiciones de un joven para elevarse sobre la pobreza de su nacimiento. El amor propio, la pasión, la ambición y la hipocresía juntas.

Frases de Stendhal

Frases de Rojo y negro Stendhal

01. Quien se excusa se acusa.

Excusa


02. Sé lo contrario de lo que esperan que seas.

Contrario


03. Sea el mundo el que juzgue mis actos.

Juzgar


04. En provincias todo va despacio, por sus pasos contados: hay más naturalidad que en las grandes capitales.

Pueblo


05. Viaje como quien no piensa en otra cosa que en divertirse y matar el tiempo.

Viaje


06. La vida huye: no te muestres tan difícil a la felicidad que se presenta.

Vivir el momento presente


07. Las gentes que pasan por honradas son malvados a quienes no han sorprendido en flagrante delito.

Honrado


08. Los ricos de corazón elevado buscan en los negocios la distracción y no resultados.

Rico


09. No quiero descender a hablar de mi valor... Sería una bajeza:

Modesto


10. Sin duda tú no estas acostumbrado más que a las caras risueñas, verdaderas máscaras de la mentira. La verdad es siempre austera...

Disimular


11. Sin darse cuenta, vio cómo se extinguían, uno tras otro, todos los rayos del crepúsculo.

Crepúsculo


12. Si eres necio, podrás dejarte engañar; si eres listo, deberás dejarte engañar: ya sabes la diferencia.

Engañar


13. A los veinte años domina sobre todo la idea del mundo y del papel que en él hay que representar.

Juventud


14. La nobleza arrebata a quien la posee la fuerza del carácter sin la cual es imposible hacerse condenar a muerte.

Nobleza


15. Si los provincianos suelen pecar de poco finos en su trato, en cambio saben apasionarse un poco por las personas que tratan.

Relaciones humanas


16. ¡Así son los ricos! ¡Humillan a uno, y creen que unas cuantas tonterías bastarán luego para reparar el daño causado!

Oprimidos


17. ¡Mucho cuidado con ese joven dotado de tanta energía!.. Si vuelve a triunfar la revolución, nos arrastrará a todos a la guillotina.

Guillotina


18. ¡Primero yo, y después yo, y siempre yo, en el desierto de egoísmo que llamamos vida!

Egoísmo


19. ¿Pero cómo he podido inspirar un amor tan inmenso yo, tan pobre, tan poco refinado, tan ignorante, y hasta con frecuencia tan grosero de modales?

Modales


20. La política... Es algo así como una piedra de molino atada al cuello de la literatura, que la sumerge y ahoga en menos de seis meses.

Piedra


21. Un camino no deja de ser hermoso porque haya espinas en los setos que lo flanquean. El viajero sigue tranquilo su marcha, sin mirar ni tocar las espinas...

Viajero


22. La pureza de alma y la ausencia de emociones pecaminosas prolongan considerablemente los días de la juventud. El rostro de las mujeres hermosas envejece casi siempre antes que el alma.

Pureza


23. La política en una obra literaria es un pistoletazo en medio de un concierto, una cosa grosera y a la que, sin embargo, no se puede negar cierta atención.

Obra literaria


24. ¡Error, querida mía, error insigne! ¿Hacer regalos a quien nos sirve admirablemente y de quien estamos contentos? ¡Nunca! Los regalos se dan al negligente a fin de estimular su celo.

Regalos


25. Leer una carta de amor bien escrita es para una orgullosa placer de dioses. Al saborearla, olvida la comedia que representa y da oídos a la voz de su corazón.

Cartas de amor


26. ¿Por qué se me ha de obligar a que sostenga hoy las opiniones que defendía ha seis semanas? Si así lo hiciese, yo sería un esclavo, y mis opiniones mi tirano.

Opinión


27. (...) No te paga ese sueldo por tus bellos ojos, sino porque espera que has de serle útil. Yo procuraría hablar poco de lo que entendiera, y ni una palabra de lo que ignorase.

Sueldo


28. Al hombre que tiene algún mérito a tus ojos, ponle obstáculos que se opongan a cuanto desee y a cuanto emprenda, que si el mérito es real, sabrá destruirlos u orillarlos.

Mérito


29. Los besos llenos de pasión, besos como nunca los había recibido, barrieron de su memoria el pensamiento de que quien se los daba amaba a otra mujer. Se lo perdonó todo, ya no le pareció culpable.

Culpable


30. Una doncella coqueta cuya alma se abre demasiado pronto al amor, se acostumbra a éste, y cuando llega a la edad de la verdadera pasión, ya no se encuentra en estado de apreciar el encanto de la novedad.

Doncella


31. El amante piensa más a menudo en llegar a su amada que el marido en guardar a su mujer; el preso piensa más a menudo en escaparse que el carcelero en cerrarle las puertas; por consiguiente, por grandes que sean los obstáculos, el amante y el preso tienen que lograr su empeño..

Obstáculos


32. La conciencia de su libertad bastó para que se exaltara su alma, pues era tan grande su hipocresía, que ni en la casa de su mejor amigo se consideraba libre. Nunca fue tan feliz como en aquellos instantes en que, apoyada sobre las manos la cabeza, dejó volar sin freno su imaginación por el mundo de los ensueños y por las regiones de la libertad.

Hipocresía

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Rojo y negro" de Stendhal.

Síguenos