Frases de Yo el Supremo

Yo el Supremo

29 frases de Yo el Supremo de Augusto Roa Bastos... Extraordinario ejercicio de gran profundidad narrativa y testimonio escalofriante de las dictaduras. El déspota solitario que reina sobre Paraguay es, en la obra de Roa Bastos, el argumento para describir una figura despiadada.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Augusto Roa Bastos son: crueldad, represión, venganza, ambición de poder, lucha por el poder, manipulación, secretos, tortura, persecución ideológica, abuso de poder, corrupción política, terrorismo de estado, verdugos, dictadores, historia de paraguay.

Frases de Augusto Roa Bastos Libros de Augusto Roa Bastos

Frases de Yo el Supremo Augusto Roa Bastos

01. Supe que poder hacer es hacer poder.


02. Nada enaltece tanto la autoridad como el silencio.


03. Siempre hay tiempo para tener más tiempo.


04. El diccionario es un osario de palabras vacías.


05. Las formas desaparecen, las palabras queman, para significar lo imposible.


06. Los celos pueden perdonarlo todo menos la sospecha de la infidelidad.


07. Quiero que en las palabras que escribes haya algo que me pertenezca.


08. La locura dice más verdades que la confesión bajo tortura.


09. A las ideas se las siente venir al igual que a las desdichas.


10. Escribir no significa convertir lo real en palabras sino hacer que la palabra sea real.


11. ¿Qué es el optimismo? Sostener lo bien que está todo cuando manifiestamente todo está muy mal.


12. Escribes lo que te dicto como si tú mismo hablaras por mí en secreto al papel.


13. No se ha sabido nunca si la vida es lo que se vive o lo que se muere.


14. Delirio de la transparencia: el lector, olvidado del libro, se ve mirado y leído por los personajes.


15. Estás empezando a escribir hace cinco mil años; escribir es despegar las palabras de uno mismo.


16. Cuando te dicto, las palabras tienen un sentido, otro cuando las escribes. De modo que hablamos dos lenguas diferentes.


17. No es creyendo sino dudando como se puede llegar a la verdad que siempre muda de forma y condición.


18. En aquellos tiempos, el escritor no era un individuo solo. Era un pueblo. (...) El pueblo Homero compuso la Ilíada.


19. Ningún autor que se precie puede escribir un libro propio. Si es honrado debe desaparecer por completo en lo escrito.


20. El autor es quien menos conoce su obra. Si la conociera la hubiese escrito de otra manera, o no la hubiera escrito.


21. El hombre más sensato y virtuoso lo es sólo en apariencia gracias a las pequeñas locuras que se permite en privado.


22. La locura humana suele ser astuta. Camaleona del juicio. Cuando la crees curada, es porque está peor. No ha hecho sino transformarse en otra locura más sutil.


23. No hay una sola especie de hombres. ¿Conoce usted, ha oído hablar de las otras especies posibles? Las que fueron. Las que son. Las que serán.


24. Tirano, dijo el rey sabio, es aquél que con el pretexto del progreso, bienestar y prosperidad de sus gobernados, substituye el culto de su pueblo por el de su propia persona.


25. El gran principio de la justicia: evitar el crimen en lugar de castigarlo. Ajusticiar a un culpable no requiere sino un pelotón o un verdugo. Impedir que haya culpables exige mucho ingenio.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Yo el Supremo" de Augusto Roa Bastos.

Libros parecidos

Síguenos