Frases del libro "Santa Catalina de Siena" de Sigrid Undset

Santa Catalina de Siena

Disfruta de estas 20 frases de "Santa Catalina de Siena"... Biografía de Catalina de Siena, una de las tres doctoras que tiene la iglesia católica romana y personaje especialmente controvertido. Tomada como ejemplo de actitud ante la vida, los fragmentos de esta obra nos dan a conocer la posición de la autora.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Santa Catalina de Siena", de Sigrid Undset son: dios, justicia, medieval, cristo, misericordia, catolicismo, amor divino, papa.

Frases de "Santa Catalina de Siena"

01. Construid una celda interior en vuestra alma y no salgáis nunca de ella.


02. Los hombres que han de gobernar y dirigir a los demás tienen primero que saber gobernarse a sí mismos.


03. Todos los problemas que afectan a la sociedad -gobiernos buenos o malos, el bienestar o la miseria del pueblo- son, en última instancia, problemas religiosos.


04. El amor al propio yo, a algo que en realidad nada es, conduce al abismo de la nada; es una carrera tras una meta ilusoria e irreal.


05. Dios creó de la nada a todas sus criaturas, y si la misericordia de Dios no conservase su existencia, al instante volverían todas a la nada.


06. Era como si su Señor, en su poder y gloria, permitiese que hasta las cosas más triviales se impregnasen de lo maravilloso y majestuoso cuando Catalina se ocupaba de ellas.


07. El anhelo de soledad y las leyendas de los padres del desierto, que le tenían absorbido el pensamiento, la hacían sonar a Catalina en un agujero en el desierto donde poder ocultarse para hablar solamente con Dios.


08. Si una herida no se limpia con hierro candente y el bisturí del cirujano cuando es necesario, se infectará y, al final, acarreará la muerte. Poner ungüentos puede ser agradable para el enfermo, pero no mejorará con ellos.


09. La cuestión fundamental es: ¿qué creemos nosotros que es un hombre? ¿Qué es lo que necesita antes que nada, de tal modo que pueda alcanzar también lo que necesita después: la paz, justicia, seguridad y unas relaciones satisfactorias con sus semejantes?


10. Estaba próxima la Navidad: la primera que Catalina celebraría en Roma. Como regalo de esta festividad le envió Catalina al Papa cinco naranjas que había confitado y cubierto con oro en hojas. (...) Ella desarrolla la diferencia entre el sufrimiento amargo y el dulce, dándole al Papa la receta de preparar naranjas confitadas.


11. La pequeña vidente observaba cómo a su alrededor las personas mayores y los niños también estaban absorbidos por una serie de asuntos y cosas por las que ella no sentía la menor atracción. Poco a poco fue comprendiendo que estas cosas eran lo que la Sagrada Escritura llama el Mundo.


12. Catalina, con toda humildad, le dice al Papa que él es al fin de cuentas el responsable de todos los terribles abusos que desangran a la Iglesia, por muy buena persona que sea, humanamente hablando, y por buenas cualidades que posea. Él es, asimismo, responsable de los malos pastores y monjes engañosos, cuya vida nefanda socava la fe de los creyentes.


13. Catalina compara la justicia acompañada de la misericordia con una perla preciosa. La justicia sin misericordia sería tiniebla, crueldad, injusticia más bien que justicia. Pero la misericordia sin justicia sería como un ungüento sobre una herida que necesita ser cauterizada con hierro candente; si se echa el ungüento antes de limpiar y cauterizar la herida, solamente producirá dolor, pero no curará.


14. Todos nosotros tenemos el deber de trabajar en la viña de la que Dios es amo. Cada uno de nosotros ha recibido su pequeña viña, pero el modo de cultivarla es muy importante para el desarrollo de las viñas vecinas...En realidad, todas nuestras viñas son partes de la gran viña del Señor, la santa Iglesia, y todos nosotros tenemos el deber de trabajar allí también.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Santa Catalina de Siena", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Sigrid Undset.

Libros parecidos

Síguenos