Frases de Qumrán

Qumrán

20 frases de Qumrán (Qumran) de Éliette Abécassis... Todos los científicos encargados de descifrar unos manuscritos que representan el testimonio más antiguo del cristianismo acabaron muertos. El joven investigador Hasid Ary Cohen tratará de descifrarlos.

Frases de Éliette Abécassis Libros de Éliette Abécassis

Frases de Qumrán Éliette Abécassis

01. No se canta porque se es feliz, se es feliz porque se canta.


02. (...) Eso ocurre a menudo con los secretos más importantes. La vida propia del secreto es desear escaparse: cuanto más grave es, más cuesta guardarlo. Uno necesita compartirlo con alguien, es casi insoportable.


03. Eso era algo que siempre me había parecido curioso: aquel hombre desprendido de cualquier religión se empeñaba en no contrariar lo que denominaba el orden de las cosas que, para mí, no era más que el orden divino.


04. Era como en el desierto cuando, en su silencio, el rostro y el espíritu se despojan de todas las escorias -los pensamientos fútiles- para alcanzar la desnudez total del acto y de la verdadera palabra, la del inicio. Por primera vez, tenía la sensación de que la palabra era inferior al silencio, si con este vocablo se denomina "la intuición".


05. Escrutaba su rostro, intentando descubrir el mal, la perversidad y el disimulo, y no lo conseguía...No podía imaginar a un personaje perjudicial y cruel oculto tras aquellos serenos rasgos.


06. Su alma parecía un mar calmo en la superficie, pero agitado en sus profundidades por fuerzas ardientes y devastadoras, corrientes contrarias que, a veces, chocaban entre sí como aceradas hojas contra los cortantes arrecifes.


07. Le enseñé las distintas marcas del rostro, que no son innatas sino que van modificándose según la condición del hombre. Pues las veintidós letras del alfabeto están impresas en cada alma y ésta, a su vez, se expresa en el cuerpo que ella anima. Si el natural del hombre es bueno, las letras se disponen en su rostro de un modo regular; de lo contrario sufren una modificación que deja huellas visibles.


08. Aun siendo un científico de método riguroso, ateo y racional, mi padre creía sin embargo en las señales del cielo, de modo casi supersticioso.


09. El diálogo une siempre, incluso cuando es lucha violenta y encarnizada.


10. El conocimiento del judaismo y el de los judíos es un deber sagrado para los cristianos.


11. Mi padre me inició en la lectura crítica de los textos y en las severas reglas del estudio.


12. Al igual que es imposible consumar un acto sin deseo, la palabra en potencia se materializa con las vocales que son fruto del deseo. Pero esto lo comprendí sólo muy tarde, cuando me vi confrontado al terrible imperio de la apetencia carnal.


13. -Pero si estos textos los escribió la mano del hombre, no son revelados. -Son obra de una mano humana, pero son revelados puesto que descansan sobre un sustrato de arte verbal, de palabras dichas.


14. La Torá tiene estilos demasiado distintos para ser de un único autor. Se han enumerado tres escritores principales: el sacerdote, el elohísta y el yavehísta.


15. Al principio, el escrito no se destinaba al uso propio y autónomo de la lectura; sólo servía de soporte, de recordatorio para preservar la integridad de la obra oral.


16. La alfabetización predicada por los fariseos fue una auténtica revolución: en poco tiempo, los hebreos adoptaron un nuevo alfabeto, y aquello fue el fin de la tradición oral.


17. Tú sabes que mirar a Dios cara a cara es imposible, y que pretender hacerlo es una transgresión mortal. Dios debe permanecer oculto. Quien intenta desvelarle atrae sobre su cabeza la desgracia y el rayo.


18. Nuestro desierto no era un edén, con frutos y flores. Nuestro desierto era un desierto.


19. ¿No lo veis acaso? Asciende la humareda, cae la flor, se seca la hierba. Esta tierra será pronto dominio del buho y del erizo, de la lechuza y del cuervo. Hermanos míos, estamos en otro tiempo, estamos en el fin de los tiempos.


20. Jamás podré olvidar el horror de la maldad humana. Ningún diablo, ningún demonio podrá igualar nunca al hombre en su maldad.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Qumrán" de Éliette Abécassis.

Libros parecidos

Síguenos