Frases del libro "Peter Pan" de James Matthew Barrie

Peter Pan
Disfruta de estas 19 frases de "Peter Pan"... Historia del niño que no quiere crecer ni hacerse mayor y busca en la pequeña Wendy la madre que no tiene. Junto a otros niños vivirán aventuras de ensueño.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases de este libro de James Matthew Barrie son: aventura fantástica, eterna juventud, hadas, huérfanos, isla, piratas, preservar la inocencia, responsabilidad, sirenas.

Frases de James Matthew Barrie

Frases de "Peter Pan"

01. ¿Sabes -preguntó Peter- por qué las golondrinas anidan en los aleros de las casas? Es para escuchar cuentos.

Golondrina


02. (...) Porque ya no son alegres ni inocentes ni insensibles. Sólo los que son alegres, inocentes e insensibles pueden volar.

Volar


03. Cada vez que un chico dice "no creo en las hadas" hay un hada en algún lado que cae muerta.

Hada


04. Algunos de los héroes más grandes han confesado que justo antes de entrar en combate les entró un momentáneo temor.

Temor


05. De todas las islas maravillosas la de Nunca Jamás es la más acogedora y la más comprimida (...), todo está agradablemente amontonado.

Isla


06. (...) Supo que tenía que crecer. Siempre se sabe eso a partir de los dos años. Los dos años marcan el principio del fin.

Crecer


07. Cuando el primer bebé se rió por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos y éstos se esparcieron y ése fue el origen de las hadas.

Pedazos


08. Lamentaba que el haber puesto unos nombres tan raros a los pájaros de la isla les hiciera ahora ser muy indómitos y difíciles de tratar.

Pájaros


09. Su mentalidad romántica era como esas cajitas procedentes del misterioso Oriente, que van unas dentro de las otras y que por muchas que uno descubra siempre hay una más.

Romántico


10. A las más viejas se les han puesto los ojos vidriosos y rara vez hablan (el parpadeo es el lenguaje de las estrellas), pero las pequeñas todavía sienten curiosidad.

Curiosidad


11. No quiero ser mayor jamás -dijo con vehemencia-. Quiero ser siempre un niño y divertirme. Así que me escapé a los jardines de Kensington y viví mucho, mucho tiempo entre las hadas.

Jardines


12. No tenéis que apenaros por ella. Era de las que les gusta crecer. Al final crecía por su propia voluntad un día más deprisa que las demás niñas.

Crecer


13. Mamá, ¿Es que hay algo que nos pueda hacer daño, después de encender las lamparillas de noche? -No, mi vida -dijo ella-. Son los ojos que una madre deja para proteger a sus hijos.

Mamá


14. A cualquiera de los otros chicos que hubiera obstruido el sendero de las hadas por la noche le habrían hecho algo malo, pero a Peter sólo le pellizcaron la nariz y pasaron de largo.

Sendero


15. Los vio, pero no se creyó que estuvieran allí. Es que los veía en sus camas tan a menudo al soñar que se pensó que aquello no era más que el sueño que seguía rondándole por la cabeza.

Soñar


16. Aquel hombre no era malo del todo: le encantaban las flores (según me han dicho) y la música delicada (él mismo no tocaba nada mal el clavicémbalo) y, admitámoslo con franqueza, el carácter idílico de la escena lo conmovió profundamente.

Franqueza


17. ¿Por qué ya no puedes volar, mamá? -Porque he crecido, mi amor. Cuando la gente crece se olvida de cómo se hace. - ¿Por qué se olvidan de cómo se hace? -Porque ya no son alegres ni inocentes ni insensibles. Sólo los que son alegres, inocentes e insensibles pueden volar.

Volar


18. Si uno cierra los ojos y tiene suerte, puede ver a veces un charco informe de preciosos colores pálidos flotando en la oscuridad; entonces, si se aprietan aún más los ojos, el charco empieza a cobrar forma y los colores se hacen tan vívidos que con otro apretón estallarán en llamas.

Llamas


19. El cocodrilo pasó ante él, pero no había ningún otro ser vivo, ni un ruido, ni un movimiento; sin embargo sabía muy bien que la muerte súbita podía estar acechando junto al próximo árbol, o siguiéndole los pasos. Pronunció este terrible juramento: -Esta vez o Garfio o yo. Entonces avanzó arrastrándose como una serpiente y luego, erguido, cruzó como una flecha un claro en el que jugaba la luna, con un dedo en los labios y el puñal preparado. Era enormemente feliz.

Cocodrilo

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Peter Pan", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de James Matthew Barrie.

Libros parecidos

Síguenos