Frases de Melmoth el errabundo

Melmoth el errabundo

27 frases de Melmoth el errabundo (Melmoth the Wanderer) de Charles Maturin... Melmoth hace un pacto con el Diablo para vivir eternamente, pero cansado de su existencia desarraigada, sólo busca a quien traspasarle esa carga de eternidad a cambio de su alma.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Charles Maturin son: terror, cárcel, hechos sobrenaturales, destino, inquisición, manicomio, vacío existencial, existencia mediocre, eternidad, abismo, condición humana, pacto diabólico, novela gótica.

Frases de Charles Maturin

Frases de Melmoth el errabundo Charles Maturin

01. ¡Desdichados! Vuestros vicios, vuestras pasiones y vuestras debilidades os convierten en mis víctimas.


02. ¡Cuánta bondad hay en el hombre –exclamó para sí–, cuando la suscita el sufrimiento de sus semejantes!


03. La capacidad inventiva de la gente de mundo para multiplicar las calamidades es inagotablemente fértil en recursos.


04. (...) Se estaba muriendo de una enfermedad no menos mortal que las que aparecen en un obituario; de una herida interior incurable: tenía destrozado el corazón.


05. Es cierto que las más violentas pasiones pueden convertirse en sus extremos opuestos en un tiempo increíblemente breve, y por los medios más imprevisibles.


06. ¡Ay! Cuán falsa es la religión que hace del agravar el sufrimiento de otros nuestro mediador con ese Dios que quiere que se salven todos los hombres.


07. No existe error más absurdo y, no obstante, más arraigado en el corazón humano, que el de creer que los sufrimientos favorecen la salvación espiritual.


08. ¿Serías tú, acaso, el primer prisionero devorado vivo por las sabandijas que infestan las celdas? ¡Delicioso banquete, "no en el que comes, sino en el que eres comido"!


09. Cuando la ficción adopta la omnipotencia de la realidad, cuando comprobamos que nos hacen sufrir tanto las ilusiones como la realidad, nuestros sufrimientos pierden toda dignidad y todo consuelo.


10. Les habían enseñado a odiarme, pero su odio estaba ahora mezclado de terror; y esa mezcla es la más terrible de las complicaciones de la pasión humana.


11. Sus pies pisaban con involuntaria levedad al avanzar hacia las ruinas, que combinaban la devastación de la naturaleza con la de las pasiones humanas, quizá más sangrienta y salvaje que la primera.


12. No te preocupes por mí, ven todas las noches a la puerta del pasadizo, pues cada noche te daré nuevas noticias. Mi actividad es incansable, mi corazón y mi espíritu arden por defender la causa.


13. Las olas, al retirarse, dejaban de vez en cuando la arena tan seca como la del desierto; y los árboles y arbustos se estremecían y se sacudían en incesante agitación, como el oleaje de un temporal en plena noche.


14. (...) Entonces desapareció todo obstáculo; los padres y los familiares dejaron de oponerse, y la joven pareja se unió. Jamás hubo nada tan hermoso: parecían ángeles que hubieran anticipado sólo unos años su celestial y eterna unión.


15. Todos los santos, de Mahoma a Francisco Javier, no han sido sino una mezcla de locura, orgullo y autodisciplina; esto último podía haber tenido mucha menos trascendencia, pero esos hombres se vengaron siempre de sus propios castigos imponiendo los máximos rigores a los demás.


16. (...) Me vi abrumado de felicitaciones, bendiciones y abrazos. Yo lo recibí todo con manos temblorosas, labios fríos, cerebro vacilante y un corazón que se me había vuelto de piedra. Todo desfilaba ante mí como un sueño. Observaba aquel desfile sin pensar siquiera en quién iba a ser la víctima.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Melmoth el errabundo" de Charles Maturin.

Libros parecidos

Síguenos