Frases del libro "Los funerales de la Mamá Grande" de Gabriel García Márquez

Los funerales de la Mamá Grande

Disfruta de estas 20 frases de "Los funerales de la Mamá Grande"... Siete cuentos y la novela corta que da título al volumen, en la que se narran las fastuosas exequias de esa mujer muerta en olor de santidad a los noventa y dos años de edad, auténtica soberana de Macondo.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Los funerales de la Mamá Grande", de Gabriel García Márquez son: voluntad, pobreza, realismo mágico, dictadura, macondo, moral burguesa, robar, serenidad.

Frases de "Los funerales de la Mamá Grande"

01. La angosta sala de espera era pobre, ordenada y limpia.


02. Al otro lado del pueblo, en una llanura cuarteada por la aridez, terminaban las plantaciones.


03. Tenía la serenidad escrupulosa de la gente acostumbrada a la pobreza.


04. Eres un burro...Lo que Dios te dio en ojos te lo quitó en sesos.


05. Eran los únicos pasajeros en el escueto vagón de tercera clase...Ambas guardaban un luto riguroso y pobre.


06. La vida le había dado muchos motivos para estar alerta, pero ninguno para estar asustado.


07. El aire se hizo húmedo y no se volvió a sentir la brisa del mar.


08. Esta es, incrédulos del mundo entero, la verídica historia de la Mamá Grande, soberana absoluta del reino de Macondo.


09. Yo le decía que nunca robara nada que le hiciera falta a alguien para comer, y él me hacía caso.


10. Hay que hacer muchas cosas para vendérselas a los ricos antes que se mueran...Todos están enfermos y se van a morir.


11. Todo es cuestión de empezar.


12. Aquella mañana, con los recuerdos de la noche anterior flotando en la ciénaga de su dolor de cabeza, no encontraba por dónde empezar a vivir.


13. Toda la bondad, los extravíos y los padecimientos del pueblo penetraron hasta su corazón cuando tragó la primera bocanada de aquel aire que era una humedad azul llena de gallos.


14. Si tienes ganas de hacer algo, hazlo ahora -dijo la mujer-. Después, aunque te estés muriendo de sed no tomes agua en ninguna parte. Sobre todo, no vayas a llorar.


15. La voluntad de Dios es inescrutable...Pero lo dijo sin mucha convicción, en parte porque la experiencia lo había vuelto un poco escéptico, y en parte por el calor.


16. La mujer parecía demasiado vieja para ser su madre, a causa de las venas azules en los párpados y del cuerpo pequeño, blando y sin formas, en un traje cortado como una sotana.


17. El alcohol lo abandonaba en ondas concéntricas y él asumía de nuevo el peso, el volumen y la responsabilidad de su cuerpo.


18. El alcohol lo había abandonado por completo, y sólo le quedaba un sedimento terroso en la lengua y una confusa sensación de soledad.


19. Tenía una barba de dos semanas; un cabello corto, duro y parado como las crines de un mulo, y una expresión general de muchacho asustado.


20. Se dejó besar sin corresponder. Luego, consciente de los riesgos pero sin arrepentimiento, como evocando los recuerdos de un viaje, le contó los pormenores de su aventura.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Los funerales de la Mamá Grande", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Gabriel García Márquez.

Libros parecidos

Síguenos