Frases del libro "Gracias por el fuego" de Mario Benedetti

Gracias por el fuego

Disfruta de estas 20 frases de "Gracias por el fuego"... Una profecía esperpéntica confirmada por la cruda realidad desemboca en el asesinato del padre como rito purificador... Una exploración a las fortalezas y los abismos más hondo del corazón humano.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Gracias por el fuego", de Mario Benedetti son: sentimientos, enamorarse, sexo, enfrentar la realidad, corazón roto, verdad, vértigo.

Frases de "Gracias por el fuego"

01. Tú siempre existes dondequiera pero existes mejor donde te quiero.


02. ¡Qué cosa aburrida debe ser el pecar cuando se es ateo!


03. Todos tenemos que morir, pero lo horrible es saber cuándo acabará la cosa.


04. El arte es la chispa que resulta de frotar la prohibición con el castigo.


05. Mi conmoción interior es más viva aún cuando me mira que cuando me toca.


06. Siento que con nadie, ni siquiera cuando estoy a solas, estoy tan cerca de la verdad como cuando estoy contigo.


07. -Yo te quiero. Es una barbaridad, claro. Pero te quiero. ¿Qué le voy a hacer? -Ya lo sé. - ¿Y vos? -No. -Ah.


08. Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.


09. No sé si es linda o no. Pero es encantadora. Y además le gusta que le diga piropos. Por lo menos, le brillaban los ojos.


10. La muerte se esta vengando siempre de nuestras vacilaciones; la vida se compone de 3 etapas, vacilar, vacilar y morir; la muerte en cambio no vacila frente a nosotros.


11. - ¿Sabes una cosa? Creo que te quiero bastante más de lo que creía. -Y eso ¿modifica tus planes? -No. Simplemente los hace más difíciles.


12. (...) Me mira, y su mirada no es sexo sino vida; sonríe, y su sonrisa no es sexo sino hondura, tristeza, palpable socorro. Pero su mirada y su sonrisa, al recorrerme, estrujan mi corazón, lo aceleran, lo lanzan...


13. La intención subterránea, es seguir existiendo después del fin. Y a esos efectos tanto sirve la existencia de un hijo como la de una cicatriz. Después de todo, también el hijo es una cicatriz.


14. El problema no es que ustedes sean de izquierda y ellos de derecha. El problema es que unos y otros pertenecen a una generación debilucha, novelera, frívola, habituada solamente a repetir frases hechas, incapaz de pensar por su cuenta.


15. En las noches en que me sentí tan mal como para llorar a gritos, no lloré a gritos sino silenciosamente, tapado por la almohada. Pero allí también uno exagera. No se puede ser lúcido con el pecho hinchado de congoja, o de desesperación.


16. Además, y a esta altura ¿Quién no tiene culpa? ¿Quién puede vivir, en este país, en este mundo, en este tipo, de a cuerdo a sus principios, a sus normas, a su mora, cuando en realidad son otros quienes dictan los principios, la moral y las normas?


17. Lo único seguro es que estás existiendo, (...), en algún rincón de este día, en algún lugar del mundo, sola o con alguien, pero sin mí. Lo único seguro es que sos mejor que todas tus imágenes, que todas las imágenes que yo tengo de vos.


18. Nos pasamos toda la vida soñando con deseos incumplidos, recordando cicatrices, construyendo artificial y mentirosamente lo que pudimos haber sido; Constantemente nos estamos frenando, conteniendo, constantemente estamos engañando y engañándonos; Cada vez somos menos verdaderos, más hipócritas; Cada vez tenemos más vergüenza de nuestra verdad.


19. ¿Cómo no habría de conmoverme el amor de Dolores, el amor en su máximo, en plena ebullición? Y ante esa posibilidad tampoco puedo evitar sentir un vértigo, no puedo evitar que se me vaya la cabeza. Tal vez mañana o pasado me resigne. Pero hoy sufro como un condenado.


20. Siempre me mira, nunca rehúye mis ojos. Tiene una formidable capacidad para estar íntegra en su mirada, para mirar viviendo, para mirar sintiendo, para mirar simpatizando. Ella simpatiza conmigo, de eso sí estoy seguro. Y su simpatía es tan cálida, tan vital, tan lúcida, que es casi el equivalente de un amor.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Gracias por el fuego", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Mario Benedetti.

Libros parecidos

Síguenos