Frases de Levantado del suelo - 2

41. Hay quien dice que sin el nombre que tenemos no sabríamos quiénes somos.


42. Viene el doctor, trae puesta su bata blanca, ojalá tenga el alma del mismo color.


43. El mundo nunca está contento, si lo estará alguna vez, tan cierta tiene la muerte.


44. Sin contar con que él es joven y a nosotros nos pesan ya las piernas.


45. Candela que va delante alumbra dos veces, vales más una toma que dos te daré.


46. Hay quienes se fueron a España, a cambiar años de vida por moneda fuerte.


47. Un hombre puede andar por aquí la vida entera y no hallarse nunca, si nació perdido.


48. Pobre hombre, todo su esfuerzo se le va en fingir que no le asusta la noche.


49. Fue entonces cuando Juan Maltiempo se puso el mundo en la mano para conocer su peso.


50. Gracinda y Amelia, venidas a pie desde Monte Lavre, cuatro leguas, Ay vida de tantas fatigas.


51. Van rodeándolo, con la carabina en posición, que sin ella no saben sentirse hombres.


52. Las piedras de camino estaban calientes como si hubieran sido acabadas de parir por la tierra.


53. Todos conocemos bien las flaquezas humanas, y también lógicamente las nuestras, para perdonar las ajenas.


54. Hubo un sarampión de amoríos y cortejos y no faltó quien se quemara en ellos.


55. Esto es como una red de pesca, tarda uno más tiempo en coserla que en romperse.


56. Porque los salarios, por lo poco que podía comprar, servían sólo para despertar el hambre.


57. Aprendió Juan Maltiempo, ésta es una escardadera, esto es una guadaña y esto una gota de sudor.


58. Es éste el lujo de los tiempos, gloriarse los sufridores de su sufrimiento, los esclavos de su esclavitud.


59. La mosca está ya atrapada en la telaraña, no son precisas comparaciones más finas y originales.


60. Este sol es un desgraciado, lleno de prisa por salir y tan poca por apagarse. Como los hombres.


61. (...) Es gente acostumbrada a dormir poco, a enrollar la manta en cuanto el sol apunta por los montes.


62. Los orígenes, esos se han perdido, como suelen decir los dormilones, en la noche de los tiempos.


63. Son tantos pasos los que hay que dar aún y tan poca la ganancia de vida en ellos.


64. La mujer miró al cielo, manera antigua y rural de leer esta gran página abierta sobre nuestra cabeza.


65. Son tantos pasos los que hay que dar aún y tan poca la ganancia de vida en ellos.


66. Te he mencionado a muchos y otros cuyos nombres se me han ido, un hombre no puede guardar todo.


67. Que la dejen dormir en paz, es lo que ocurre cuando está enferma, si los dolores no duelen demasiado.


68. Lo que más hay en la tierra es paisaje. Por mucho que falte del resto, paisaje ha sobrado siempre.


69. Ponga ahí una ronda para todos, es una buena y sabida manera de llegar de los bolsillos al corazón.


70. Esta mujer que en el día es de piedra pero por la noche se derrama dulce en la cama.


71. Por las noches, el monte se cubría de silencio para esconderse mejor en los grandes secretos de la oscuridad.


72. Mandarán juntar chiquillos de doce y trece años para formar con ellos los últimos batallones de la derrota.


73. La sabiduría de dios, amados hijos, es infinita: ahí está la tierra y quien ha de trabajarla, creced y multiplicaos.


74. Así esta hecho el mundo, no reparamos unos en el mal de los otros, aunque estemos tan cerca que podemos tocarnos.


75. Llegado el momento de sacar los pies de los barrizales e ir en busca de los empedrados de la civilización.


76. Más tarde el hijo dirá: Fue por mi bien, sólo se perdieron los golpes que dieron en el suelo.


77. Testículos en lenguaje de manual de fisiología, cojones en este grosero hablar que más fácilmente se aprende.


78. Como las olas del mar, no te enfrentes a ellas con el cuerpo rígido, parecería valor pero es estupidez.


79. Allá en el fondo se unía a una carretera ancha, manera ambiciosa de decir en tierra de tan mala serventía.


80. Noche cerrada, cortada de relámpagos que parecía haber romería en el cielo y procesión de Nuestro Señor.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Levantado del suelo" de José Saramago.

Libros parecidos

Síguenos