Frases de Hambre

Hambre

33 frases de Hambre (Sult) de Knut Hamsun... Historia de un protagonista sin nombre ni edad, que narra la miseria en la cual se encuentra sumergido debido a la carencia de un trabajo estable, sumado a la difícil situación que se vive en la ciudad de Cristianía del Siglo XIX.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Knut Hamsun son: locura, pobreza, decadencia social, monólogo interior, miseria, carencia, deterioro físico.

Frases de Knut Hamsun Libros de Knut Hamsun

Frases de Hambre Knut Hamsun

01. El viento sacaba susurros del follaje, se preparaba una tormenta.


02. ¡Si todo esto pudiera terminar ahora! ¡Dios mío, quisiera morir!


03. Y ahora me había rebajado hasta el punto de pedir limosna.


04. ¿En verdad no tenía ni un solo amigo a quien poder recurrir?


05. Tenía tantos asuntos entre manos que el futuro no me preocupaba en absoluto.


06. La atmósfera estaba transparente y en mi alma no había ninguna sombra.


07. Habría sido distinto si la hubiera conocido cuando aún tenía aspecto de ser humano.


08. Examinando mi cuerpo pocos días antes, en mi habitación, lloré por él durante mucho rato.


09. Mi locura era un delirio provocado por la debilidad y el agotamiento, pero no había perdido la conciencia.


10. No me quedaba ni siquiera un peine o un libro que leer cuando todo se volvía demasiado triste.


11. ¡Allí va un mendigo! Uno de esos seres que recibe comida de la gente por debajo de las puertas.


12. Mi orgullo me prohibía volver a mi habitación: jamás se me ocurría faltar a mi palabra.


13. Me dejé llevar en la alegre mañana, meciéndome felizmente de un lado para otro entre los demás seres felices.


14. Mi estado de perturbación podía conmigo y me inspiraba las ideas más enloquecidas, a las que obedecía una tras otra.


15. (...) Por entonces no tenía ideas tristes. Olvidé mi miseria y me sentí sosegado a la vista del puerto, apacible y bello en la semioscuridad.


16. El sol, la luz, la brisa salada del mar, toda aquella vida activa y alegre me revigorizaba y hacía latir mi sangre en las venas.


17. Los buques, cuyos palos veía tocando el cielo, parecían, con sus negros cascos, monstruos silenciosos con los cabellos erizados que me aguardaban, al acecho.


18. Estaba cada vez más sólidamente unido a aquella posada, aquel hotel amueblado para viajeros, donde me permitían vivir, a pesar de mi miseria.


19. La locura se apodera rabiosa de mi cerebro y yo se lo permito, soy muy consciente de que estoy sometido a influencias sobre las que no tengo ningún control.


20. ¿No me daba cuenta de que el frío de la muerte me penetraba hasta el corazón al más ligero soplo de viento que nos azotaba el rostro?


21. Toda mi alma sufría una transformación, como si en el fondo de mi ser se separara una cortina, como si una tela se hubiera desgarrado en mi cerebro.


22. La adversidad había tomado la delantera y había sido muy ruda; yo estaba extraordinariamente destrozado, no era más que la sombra de lo que había sido.


23. No había ni una nube en mi alma, ninguna sensación de malestar y, tan lejos como podía llegar mi pensamiento, no envidiaba nada, no tenía ni un deseo insatisfecho.


24. ¡En qué triste estado me hallaba, Dios mío! Tan profundamente hastiado y fatigado me sentía de toda mi vida miserable, que, a juicio mío, no valía la pena luchar más para conservarla.


25. ¿Acaso no tenía yo tanto derecho a vivir como cualquier otro, como el librero-anticuario Pascha, por ejemplo, o Hennechen, el comisionista marítimo? ¡Como si yo no tuviera hombros de gigante y dos sólidos brazos para trabajar!


26. Las grandes rosas rojas, cuyo brillo sangriento y áspero ardía bajo la ceniza húmeda de aquella mañana, me tentaban. Tenía grandes deseos de arrancar una. Pregunté el precio, sólo para poder acercarme a ellas lo más posible.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Hambre" de Knut Hamsun.

Libros parecidos

Síguenos