Frases de España en los diarios de mi vejez

España en los diarios de mi vejez

12 frases de España en los diarios de mi vejez de Ernesto Sabato... Libro de Ernesto Sabato.

Frases de Ernesto Sabato

Frases de España en los diarios de mi vejez Ernesto Sabato

01. La Argentina ha caído de la situación de país rico, riquísimo, que yo en mi juventud conocí como la séptima potencia del mundo, a ser hoy una nación arrasada por los explotadores y los corruptos, los de adentro y los de afuera.


02. La ciudad por la que siento nostalgia, la que ansiosamente deseo reencontrar, no es la que estoy viendo, áspera y prestigiosa ciudad europea con sus antiguos mármoles, sus fuentes y monumentos, el empedrado de sus plazas, su majestuoso Prado, sino aquella que conservo a salvo en los espacios de la memoria, una ciudad construida por aromas, sonidos, el declinar de una tarde, una esquina, una cena compartida. Por algo tan leve, pero de tanta gravedad, hecho de presencia y de espíritu. Sí, sobre todo de espíritu.


03. La vida me ha ido quitando posibilidades que antes fueron mías, y parece como si a cambio me estuviera dejando el escribir como un último don.


04. Escribir como lo último que me va quedando. También los afectos. Siempre.


05. Vengo a España temiendo no encontrar a quien busco, tan cambiada la he visto que temo no reconocerla. Temo que vayan a traicionar a Quijote, así dados como están a «gratificarse» con cosas compradas, y a toda costa parecer ingleses o norteamericanos. ¡Por favor! ¿Qué quedaría de los iberos sin Quijote?


06. Cuando uno no anhela combatir más contra los molinos, algo irremediable se apodera del alma del hombre.


07. La vida de todo ser humano oscila entre esa ilusión del ideal y la pesadumbre de lo fáctico, esa chatura que llamamos realidad.


08. La vida debe ser sostenida y fecundada en la ilusión.


09. Lo que importa no es la "realidad estricta" que algo contenga, sino aquella altura a la que apunta.


10. Es gracias a ese imposible que nos elevamos por encima de todo lo posible. Es el entusiasmo el que nos mantiene vivos.


11. El sentimiento de orfandad comienza precisamente cuando los valores compartidos y sagrados ya no dispensan aquella sensación de estar reunidos en un mismo anhelo.


12. (...) Las generosas palabras que dijeron se filtraron como un torrente entre las capas de mi ser. Confluyeron tantos años de búsqueda, de peligro, de adversidad, de ataques, de luchas desproporcionadas. Salí apretujado entre la gente que luchaba por acercarse a mí, a saludarme, a darme un beso. Me agradecen, me bendicen. Un sentimiento que enseguida me sobrepasa, mostrándome lo inmerecido que nos es el amor.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "España en los diarios de mi vejez" de Ernesto Sabato.

Síguenos