Frases del libro "El perro de terracota" de Andrea Camilleri

El perro de terracota

Disfruta de estas 10 frases de "El perro de terracota"... Un robo absurdo en un supermercado, el encarcelamiento de un capo de la mafia y un asesinato cometido durante la Segunda Guerra Mundial... ¿Encierran algo más estos casos? Para el melancólico investigador siciliano si.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "El perro de terracota", de Andrea Camilleri son: suspenso, segunda guerra mundial, mafia, asesinos, investigador, cambio climático, sicilia, ficción con policías, conflicto de intereses, procedimientos policiales.

Frases de "El perro de terracota"

01. Coger de pie y andar sobre arena, dejan al hombre hecho una pena.


02. La memoria de los viejos, cuanto más tiempo pasa, más nítida es. Y más despiadada.


03. (...) Indignado porque, a pesar de todas las promesas de los hombres del gobierno, la mafia seguía actuando a su antojo en la isla, sin miramientos.


04. Las afinidades electivas eran un juego tan tosco como las circunlocuciones insondables de la sangre, capaz de otorgar peso, cuerpo y aliento a la memoria. Consultó el reloj y experimentó un sobresalto. Ya había transcurrido más de una hora.


05. -El señor está comiendo sin interés. -Es verdad, pero el caso es que tengo un pensamiento metido en la cabeza. -Los pensamientos hay que olvidarlos cuando uno se encuentra delante de la gracia que le está haciendo el Señor con estas lubinas -dijo solemnemente Calogero, y se retiró.


06. Los recovecos del laberinto en el que Montalbano se había empeñado en entrar terminaban ahora en un muro y tal vez el laberinto se estuviera mostrando generoso con él, impidiéndole seguir adelante y obligándolo a detenerse en presencia de la solución más lógica y natural.


07. La joven le hacía confidencias a Montalbano y le contaba sus problemas y él le daba consejos sabios y fraternales. Era una especie de rector espiritual -papel que había tenido que asumir a la fuerza, puesto que Ingrid le inspiraba pensamientos no exactamente espirituales-, cuyos consejos la joven desoía con todo esmero.


08. Y en esta época nuestra tan oscura y preñada de nubes en el horizonte, terminó diciendo, se inventa una historia de este tipo para narcotizar a la gente, para desviar su interés de los graves problemas y encauzarlo hacia una historia a lo Romeo y Julieta, escrita, sin embargo, por un guionista de telenovelas.


09. -Querida: tengo que irme por un compromiso urgente y no quiero despertarte. Seguramente regresaré a casa a primera hora de la tarde. ¿Por qué no tomas un taxi y te vas a ver los templos griegos? Siguen siendo tan espléndidos como siempre. Un beso. -Los templos griegos ya sé que son espléndidos desde que te conozco me he visto obligada a visitados unas cincuenta veces y por eso te los puedes meter, columna por columna, en el sitio que tú sabes, me voy por mis asuntos y no sé cuándo volveré.


10. A juzgar por la forma en que se estaba presentando el amanecer, el día se anunciaba decididamente desapacible, es decir, hecho en parte de golpes enfurruñados de sol y en parte de chubascos helados, todo ello matizado con ráfagas de viento repentinas. Uno de esos días en que alguien que sea propenso a padecer los efectos de los bruscos cambios meteorológicos y los sufre en la sangre y el cerebro, igual se pone a cambiar constantemente de opinión y dirección, tal como hacen esos trozos de latón cortados en forma de bandera o de gallo que giran en todas direcciones en los tejados, al menor soplo de viento.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "El perro de terracota", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Andrea Camilleri.

Libros parecidos

Síguenos