Frases de El llano en llamas

El llano en llamas

22 frases de El llano en llamas de Juan Rulfo... Recopilación de cuentos donde predominan la soledad, la conversión del Paraíso en un Purgatorio y el sentimiento de esperanza a pesar de todo.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Juan Rulfo son: familia, esperanza, nuevas experiencias, soledad, naturaleza, violencia, redención, racismo, realismo mágico, alienación.

Frases de Juan Rulfo Libros de Juan Rulfo

Frases de El llano en llamas Juan Rulfo

01. Pero es peligroso caminar por donde todos caminan, sobre todo llevando este peso que yo llevo.


02. Nadie te hará daño nunca, hijo. Estoy aquí para protegerte. Por eso nací antes que tú y mis huesos se endurecieron antes que los tuyos.


03. Esto, con el tiempo, parece olvidarse. Uno trata de olvidarlo. Lo que no se olvida es llegar a saber que el que hizo aquello está aún vivo, alimentando su alma podrida con la ilusión de la vida eterna. No podría perdonar a ése , aunque no lo conozco; Pero el hecho de que se haya puesto en el lugar donde yo sé que está, me da ánimos para acabar con él. No puedo perdonarle que siga viviendo. No debía haber nacido nunca.


04. Tengo paciencia y tú no la tienes, así que esa es mi ventaja. Tengo mi corazón que resbala y da vueltas en su propia sangre, y el tuyo esta desbaratado, revenido, y lleno de pudrición. Esa también es mi ventaja.


05. El camino de las cosas buenas está lleno de luz. El camino de las cosas malas es oscuro.


06. "Te cansarás primero que yo". Llegaré a donde quieres llegar antes que tú estés allí -dijo el que iba detrás de él-. Me sé de memoria tus intenciones, quién eres y de dónde eres y adónde vas. Llegaré antes que tú llegues.


07. Y por si fuera poco el estar trabado de flaco, vivía, si es que todavía vive, aplastado por el odio como por una piedra; y válido es decirlo, su desventura fue la de haber nacido.


08. Me gusta matar matones, créame usted. No es la costumbre; pero se ha de sentir sabroso ayudarle a Dios a acabar con esos hijos del mal.


09. Lo que pasa con estos muertos viejos es que en cuanto les llega la humedad comienzan a removerse. Y despiertan.


10. Pocos días después, en el Armería, al ir pasando el río, nos volvimos a encontrar con Petronilo Flores. Dimos marcha atrás, pero ya era tarde. Fue como si nos fusilaran. Pedro Zamora pasó por delante haciendo galopar aquel macho barcino y chaparrito que era el mejor animal que yo había conocido. Y detrás de él, nosotros, en manada, agachados sobre el pescuezo de los caballos. De todos modos la matazón fue grande. No me di cuenta de pronto porque me hundí en el río debajo de mi caballo muerto, y la corriente nos arrastró a los dos, lejos, hasta un remanso bajito de agua y lleno de arena. Aquél fue el último agarre que tuvimos con las fuerzas de Petronilo Flores. Después ya no peleamos. Para decir mejor las cosas, ya teníamos algún tiempo sin pelear, sólo de andar huyendo el bulto.


11. De los ranchos bajaba la gente a los pueblos, la gente de los pueblos se iba a las ciudades. En las ciudades la gente se perdía, se disolvía entre gente.


12. Esta revolución la vamos a hacer con el dinero de los ricos. Ellos pagarán las armas y los gastos que cueste esta revolución que estamos haciendo. Y aunque no tenemos por ahorita ninguna bandera por qué pelear, debemos apurarnos a amontonar dinero, para que cuando vengan las tropas del gobierno vean que somos poderosos.


13. Andar por los caminos enseña mucho.


14. Trabajando se come y comiendo se vive.


15. Sólo yo sé lo lejos que está el cielo de nosotros, pero sé cómo acortar veredas.


16. El tiempo es más pesado que la más pesada carga que puede soportar el hombre.


17. Quizá entonces se volvió malo, o quizá ya era de nacimiento...


18. Los muertos pesan más que los vivos; lo aplastan a uno.


19. Es la costumbre. Allí le dicen la ley, pero es lo mismo.


20. También se le ha ido el hambre. No tenía ganas de nada, solo de vivir.


21. Se conoce que lo arrastraba el ansia. Y el ansia siempre deja huella.


22. Es algo difícil crecer sabiendo que la cosa de donde podemos agarrarnos para enraizar está muerta.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El llano en llamas" de Juan Rulfo.

Libros parecidos

Síguenos