Frases de El cielo es el límite

El cielo es el límite

30 frases de El cielo es el límite (The sky's the limit) de Wayne Dyer... Los únicos límites que en realidad existen son los que usted, en su interior, se marca, muchas veces sin quererlo. Todos pueden cambiar sus vidas si se lo proponen.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Wayne Dyer son: motivación para actuar, desarrollo personal, importancia de la creatividad, espiritualidad, alcanzar la plenitud, belleza de la vida, confianza en sí mismo, superar los límites.

Frases de Wayne Dyer Libros de Wayne Dyer

Frases de El cielo es el límite Wayne Dyer

01. Ser perfecto significa verse a sí mismo con ojos nuevos.


02. Los problemas son la sal de la vida. Deberíamos darles la bienvenida con los brazos abiertos.


03. La gente necesita belleza en la vida, aunque sólo sea para tener una sensación positiva de su mundo.


04. Si se halla usted en estado de inercia, cualquier paso, cualquier acción que emprenda le ayudará a aliviar ese torbellino.


05. El individuo Sin Límites busca la belleza y colabora para que sea asequible a otros. Todos ellos, casi sin excepción.


06. Lo que hace funcionar la creatividad es aceptar las ofertas de la imaginación igual que acepta las conchas que localizan sus ojos en la playa.


07. Es característico de los autoritarios que se sientan incómodos respecto a su propia sexualidad. Precisamente porque les pone tan tensos, ven "sexualidad sucia" casi por todas partes.


08. Todos hemos experimentado lo que llamamos "momentos mágicos" en nuestra vida adulta: momentos que en el recuerdo nos resultan perfectos, gloriosos, arrebatadores, beatíficos; estados de entrega total al presente.


09. La historia de su propia vida puede ser para usted una poderosa fuerza positiva o puede interponerse en su camino e impedirle vivir plenamente en el presente, depende de cómo decida usted utilizarla ahora.


10. Sus pensamientos son creación personal suya y responsabilidad suya. En cuanto acepte usted sus pensamientos como clave fundamental de su humanidad toda, estará en condiciones de cambiar todo lo que le impide controlar su vida.


11. La depresión y el hastío producen una falta de iniciativa generalizada, una conducta pasiva que empuja al individuo a quedarse en la cama o en casa sin hacer nada más que compadecerse de si mismo.


12. Como la intolerancia Hacia la ambigüedad supone una abrumadora necesidad de certeza, sea o no falsa, conduce a los individuos a súper organizar su vida y a exigir a los demás que estructuren su vida del mismo modo.


13. (...) Ésa es la cuestión básica respecto a la creatividad, lo que la convierte en un instinto humano tan vital: la fascinación y la expectación de no saber nunca qué demonios va a idear su pensamiento la próxima vez.


14. El pánico asalta al individuo cuando se enfrenta con problemas y cree no tener capacidad para resolverlos. El pánico significa correr desorientado, no tener confianza alguna en las propias reacciones en una situación determinada; ser impredecible, no merecer confianza a los propios ojos.


15. El autoritario es poco tolerante con los individuos que trabajan en áreas intrínsecamente "ambiguas": filósofos, artistas, pensadores sociales o políticos. Insiste en saber exactamente adonde va en la vida y cuándo, y lo misterioso, lo desconocido e incognoscible resulta amenazador para él.


16. Uno de los rasgos clave de los autoritarios es que para sentirse cómodos necesitan que las cosas se definan específicamente. Si no hay un sí o un no como respuesta a cada pregunta, por muy compleja que la pregunta pueda ser, dan muestras de ansiedad.


17. Cuando se plantea la necesidad de defender la vida, la reacción natural y espontánea es ir resolviendo la situación día a día, minuto a minuto o segundo a segundo. El pasado y el futuro se esfuman. La única base para la supervivencia es el presente.


18. Puede perseguir lo que quiera para sí mismo si se decide a trabajar, día a día, adoptando una filosofía de la vida que le proporcionará el máximo grado de plenitud y felicidad, independientemente de sus circunstancias o de los problemas que haya tenido que afrontar hasta hoy.


19. Los autoritarios tienden a considerarse perfeccionistas, pero esto es cierto sólo en el sentido trivial de que necesitan que las cosas se hagan de una sola forma, y no en el sentido más amplio de que ayudan a crear un medio más apropiado para que todos vivan mejor.


20. La profesión, como el conjunto de la sociedad, parece obsesionada con el futuro y su planificación. No se presta la menor atención al presente ni a cómo disfrutarlo. Todo se centra en estar "bien adaptado" a las cosas tal como son, a ser "normal" o "un individuo medio".


21. La necesidad de belleza quizá sea la más amplia de sus necesidades superiores porque abarca a todas las demás. La individualidad es belleza. También lo es el respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos y la sensación de pertenencia al mundo y a la especie humana.


22. La gran mayoría de las personas vive encerrada en sus rutinas diarias de intentar pagar las facturas, educar a los hijos, ir y volver al trabajo, procurar ahorrar un poco para com-prar más objetos materiales y vivir, en general, el tipo de vida externo que les mantiene funcionando, pero insatisfechos internamente.


23. Si sus opciones vitales no le proporcionan esos sentimientos personales de paz y de plenitud, debe usted reconsiderar por qué elige la opción de vivir fuera de su vida de un modo que sólo le permite existir en vez de darle la posibilidad de sentir que cumple una misión y persigue un objetivo.


24. Tendemos a pensar en la belleza con mucha estrechez de miras. Cuando decimos: "Qué hermosa es esa mujer", quizá comentemos sólo su apariencia. Pero si decimos: "Es una bellísima persona, queremos decir mucho más: que aporta belleza, gracia, humor, amor, respeto o cualquier otra cualidad a su propia vida y a la vida de otros.


25. Si desea usted realmente recordar lo que es realmente vivir en el presente, absorbido del todo por lo que pasa en este, instante concreto, observe a los niños pequeños. Un niño pequeño puede seguir a un insecto diez minutos, olvidándose de todo lo que no sea la forma fascinante del insecto, su color, sus movimientos.


26. Entender la cólera como una elección más que como algo que sencillamente le ocurre, le permitirá eliminarla cuando le inmoviliza o cuando inmoviliza a otros. Si se limita a aceptar la idea de que no puede evitar ser como es y que sus emociones simplemente se producen, es evidente que no podrá hacer nada por cambiarlas cuando interfieran en su vida.


27. Si ha pensado en sus propias experiencias vitales, en las que ha sido más creativo, probablemente las haya identificado no sólo como alguna de las experiencias más intensas del "vivir ahora" de toda su vida, sino también como las que produjeron las cosas, las acciones o las relaciones que a usted más le agrada recordar, y por las que más le gustaría que le recordasen.


28. Cuanto más permiso me doy a mí mismo para vivir en el instante y gozarlo sin sensación de culpa y sin juicios sobre cualquier otro tiempo, mejor me siento respecto a la calidad de toda mi obra. No me preocupa cómo enjuicien los críticos mi trabajo; y como escribo, en primer término, para complacerme a mí mismo y, en segundo, por si complazco a algún lector, me siento satisfecho.


29. Si sus sentimientos nacen directamente de sus pensamientos, y sabe usted que puede elegir sus pensamientos, parece lógico afirmar que puede usted decidir también lo que va a sentir. Las emociones no son grandes secretos, son los resultados psicológicos de sus pensamientos, y no hay nada de "automático" en decidir lo emocional que uno quiere ser. Cualquier emoción de carácter funcional que le ayude, que sea agradable y que sea algo en lo que desee apoyarse, puede alcanzarla con la voluntad.


30. Nuestras vidas son muy frágiles. Querámoslo o no, pueden acabar bruscamente en cualquier momento sin previo aviso. Miles de individuos mueren cada año en accidente de automóvil. Puede que tenga usted amigos o conocidos que han muerto repentinamente de ataques al corazón, o que padecen enfermedades incurables y "les han dado" seis meses de vida. Quizás haya sido testigo de la amarga ironía que significa que la muerte caiga sobre personas que parecían tener por delante una vida larga y prometedora. Si hay algo que pueda movernos a apreciar el vivir ahora, cuando realmente disponemos de la vida, es comparar la fragilidad de la vida individual, tal como hemos dicho antes, y la capacidad de supervivencia que parece poseer nuestra especie en su conjunto. Pero, en realidad, la capacidad de supervivencia de la especie humana parece basarse en la capacidad de algunos individuos para vivir plenamente el instante presente cuando sus vidas se ven amenazadas.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El cielo es el límite" de Wayne Dyer.

Libros parecidos

Síguenos