Frases de El arpa de hierba

El arpa de hierba

16 frases de El arpa de hierba (The Grass Harp) de Truman Capote... Novela de trazos autobiográficos, dónde se relata la historia de una pequeña comunidad cuyos cimientos morales se ven conmocionados por un extraño episodio. Fragmentos de brillante sencillez para relatar lo complicado de la vida.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Truman Capote son: recuerdos, vidas paralelas, verdades a medias, pueblo chico, moral burguesa, turbulenta historia de amor.

Frases de Truman Capote Libros de Truman Capote

Frases de El arpa de hierba Truman Capote

01. Y tuve la sensación de que estaba hablando entre sueños.


02. La casa del árbol, semejante a una balsa, parecía flotar sobre aguas vaporosas, misteriosas y siniestras.


03. Tienes que ponerte a dar vueltas -se burló-; si lo haces muy deprisa, te secarás antes.


04. (...) Pero nunca tengo sueños, o quizá sea que los olvido. Y éste es uno que sugiero que todos debemos olvidar.


05. Me gusta el misterio. Todo el mundo gritando excitado, pasándoselo bien; tal vez no me parecerán tan contentos y dichosos si sé el porqué.


06. Sólo sé esta verdad tan grande: que el amor es una cadena de amor del mismo modo que la naturaleza es una cadena de vida.


07. (...) Pero he amado a todo lo demás. Por ejemplo, al color rosa. Dibujaba gatos rosa, árboles rosa... Durante treinta y cuatro años he vivido en un cuarto rosa.


08. (...) Tocaba el violín maravillosamente; Una semana antes leí en el periódico local que la habían invitado a tocar en un programa de radio en Birmingham, y me alegró mucho saberlo.


09. (...) Además estaban enlazados por una cabaña construida en sus ramas, una casa arbórea, espaciosa, firme, un magnífico ejemplar de cabaña que era como una balsa flotando sobre un mar de hojas.


10. (...) Desde allí la vista era magnífica. La temblorosa superficie sin límites del bosque de River y, más allá de la esbelta torre del edificio de los tribunales y de las chimeneas humeantes del pueblo, casi cien kilómetros de tierras cultivadas, ondulantes, salpicadas de molinos de viento.


11. Saludó con la mano, y la expresión de arrobo de Dolly al devolverle el saludo fue algo difícil de olvidar. Era como si se acabara de limpiar un retrato familiar y al volverlo a mirar se descubrieran en sus colores nuevas tonalidades, más carnales y sensuales, hasta entonces desconocidas.


12. La pradera estaba sin voz, ni rumor de faisanes, ni agitación furtiva alguna. Las puntiagudas hojas de la hierba estaban aguzadas y tenían el color rojo sangre de las flechas tras una batalla, y se rompían bajo nuestros pies con un crujido seco cuando rodeábamos la colina hacia el cementerio.


13. Cuando amaba, el amor se acumulaba en mi interior de tal modo que me hacía volar de un lado a otro como un pájaro en un campo de girasoles. Pero es mejor no demostrarlo demasiado, pues se diría que es una carga para los demás y, no sé por qué, parece hacerlos desgraciados.


14. Teníamos una pecera con peces tropicales... Unos diablos, eso es lo que son. Se comen los unos a los otros. Recuerdo perfectamente el día que los compramos, fuimos todos hasta Brewton... Cien kilómetros, nada menos. Nunca me había alejado tanto de aquí. Y no creo que vuelva a hacerlo. ¡Ah, aquí está el castillo!


15. El violín de color vino se colocó, mimoso, bajo su mentón y empezó a gorjear cuando Maude inició la melodía. Una mariposa descarada, que se había posado sobre el arco, voló describiendo una espiral cuando éste empezó a rozar las cuerdas cantando una música que parecía una ventisca de mariposas, un primaveral castillo de fuegos artificiales, dulce al oído en el nudoso bosque otoñal.


16. Estábamos hablando del amor. Una hoja, un puñado de simiente... Empieza con eso, aprende un poco lo que es el amor. Primero una hoja, la caída de la lluvia, después alguien que pueda recibir lo que la hoja te enseñó, lo que maduró la lluvia. No es un proceso fácil, compréndelo: puede exigir toda una vida, como me ocurrió a mí, y aún no he logrado dominarlo ni creo que lo haga nunca...

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El arpa de hierba" de Truman Capote.

Libros parecidos

Síguenos