Frases de El ángel que nos mira

El ángel que nos mira

33 frases de El ángel que nos mira de Thomas Wolfe... Vida de los miembros de una familia norteamericana desde los últimos años del siglo XIX. Eugene Gant, el protagonista, es el menor de los hermanos, cuyo padre alcohólico y madre ambiciosa marcarán el carácter de sus hijos.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Thomas Wolfe son: libertad, inocencia, soledad, ambición, alcoholismo, montañas, secuelas infancia infeliz, relación padre-hijo, realidad y fantasía, azar.

Frases de Thomas Wolfe Libros de Thomas Wolfe

Frases de El ángel que nos mira Thomas Wolfe

01. Toda obra seria de ficción es autobiográfica.


02. Hablas como si pensaras que somos gente rica. Los mendigos no pueden elegir.


03. El mundo feliz no existe. El afán no tiene fin.


04. No hace falta el álgebra donde dos y dos son cinco.


05. Creía que las montañas cercaban el corazón del mundo.


06. Un hombre debería revolver media biblioteca para escribir un solo libro.


07. Las montañas...Han sido sede tradicional de la libertad.


08. Entonces, por primera vez, pensó en la soledad de la tierra en que moraba.


09. Somos la suma de todos los momentos de nuestras vidas; todo lo nuestro está en ellos: no podemos eludirlo ni ocultarlo.


10. Y así se extendieron sus fronteras en un mundo encantado, en una fabulosa y solitaria maravilla.


11. El exquisito olor del sur...De árboles empapados y de tierra después de una fuerte lluvia.


12. No quería una explicación de sus fantasmas y sus maravillas. La magia era la magia.


13. No quería una tierra de ficción, sino que su fantasía se extendía hasta convertirla en realidad.


14. Creía que el suceso inevitable nacía del caos del accidente en el momento inexorable, como sumando de su vida.


15. (...) Había perdido toda su esperanza, su fe y su confianza, para ser obscenamente torturado por demonios disfrazados con carne humana.


16. Y era esto lo que lo espantaba: la fantástica combinación de fijeza y cambio, el terrible momento de inmovilidad eternizado, en el cual, al pasar la vida a gran velocidad, tanto el observador como el observado parecen petrificados en el tiempo.


17. Su cerebro se estremecía de terror. Se veía como un extraño inarticulado, como un divertido y pequeño payaso.


18. El novelista puede tener que estudiar a la mitad de la gente de una ciudad para crear un solo personaje de su novela.


19. Quería fantasmas viejos; no fantasmas indios, sino fantasmas de punta en blanco, espíritus de antiguos reyes, damas a caballo con altos sombreros cónicos.


20. Ficción no es realidad, pero la ficción es una realidad seleccionada y asimilada, la ficción es una realidad ordenada y provista de un designio.


21. En la obsesionante eternidad de estas montañas, inmersa en su enorme copa, encontró una población de cuatro mil almas, desperdigadas en cien montículos y depresiones.


22. Se sentía lleno de gratitud y alivio. ¡Qué buenos eran todos! Quería hacer apasionadas confesiones, grandes promesas. Trató de hablar. Pero no pudo. Tenía demasiado que decir.


23. La vieja iglesia, con su agudo campanario, se pudría lentamente, dignamente, prósperamente, como la vida de un hombre bueno, corroídos sus húmedos ladrillos por los líquenes.


24. (...) Era como el hombre que se planta en el monte, sobre la ciudad que ha dejado, pero no dice "La ciudad está cerca", sino que vuelve los ojos hacia la imponente cordillera lejana.


25. Tenían un momento de cohesión, un momento de afecto trágico y de unión, que los juntaba como pequeños chorros de fuego contra todo el insensato nihilismo de la vida.


26. Cada momento es fruto de cuarenta mil años. Los días se desgranan en minutos y zumban como moscas que vuelan de nuevo hacia la muerte; cada momento es una ventana sobre el tiempo.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El ángel que nos mira" de Thomas Wolfe.

Libros parecidos

Síguenos