Frases de El amante del volcán

El amante del volcán

18 frases de El amante del volcán (The volcano lover) de Susan Sontag... Vida novelada de William Hamilton en el reino de las Dos Sicilias entre los siglos XVIII y XIX. Una novela de amor escrita por una mujer extremadamente inteligente.

Frases de Susan Sontag Libros de Susan Sontag

Frases de El amante del volcán Susan Sontag

01. Qué cosa tan deliciosa es algo vivo.


02. El peligro, cuando no es demasiado peligroso, fascina.


03. Estar sin compañía. Estar solo. Rebajarse a los propios sentimientos. Para encontrar allí neblinas y vapores. Luego pequeñas protuberancias de viejos enojos y añoranzas. Luego un gran vacío.


04. El auténtico coleccionista no está atado a lo que colecciona sino al hecho de coleccionar.


05. Cuando la persona adecuada hace lo inadecuado, es lo adecuado.


06. Vivir en el extranjero facilita el considerar la vida como un espectáculo.


07. ¡Cuánto amor propio se muestra bajo el disfraz de la devoción desinteresada!


08. El deseo exige su perpetuación ad infinitum.


09. Las cosas, cosas raras, tienen un valor intrínseco, las personas valen lo que tu propia necesidad les asigna.


10. Una vida pasada entre gobernantes ha dado al Cavaliere una rica experiencia del poder de las mentiras para distraer de una verdad deshonrosa.


11. La Reina poseía auténtico poder, y a una mujer en el poder, temida por viril, se la acusa con frecuencia de actos indecentes.


12. Era importante no valorar demasiado. Una vez que asumes salir al mundo y entras en íntima interacción con él, (...), hay que tener cuidado en no dejarse arrebatar por el éxtasis.


13. Viajar es comprar. Viajar es saquear.


14. Si empiezas a bailar sobre las mesas, a abanicarte, a sentirte adormecido cuando coges un libro, a desarrollar el sentido del ritmo, a hacer el amor cuando te apetece, entonces ya lo sabes. El sur te ha atrapado.


15. Coleccionar procura al egoísmo el énfasis de la pasión, lo cual siempre es atractivo, mientras que te arma contra las pasiones que te hacen sentir más vulnerable. Hace que quienes se sienten desposeídos, y detestan sentirse desposeídos, se sientan más a salvo.


16. La necesidad del coleccionista tiende precisamente al exceso, al empacho, a la profusión. Es demasiado...Y es lo suficiente para mí. Alguien que vacila, que pregunta. ¿Necesito esto? ¿Es realmente necesario?, no es un coleccionista. Una colección es siempre más de lo que sería necesario.


17. ¿Por qué entrar? Sólo para jugar. Un juego de reconocimientos. Saber qué y saber cómo era, cuánto debió ser, cuánto será. Pero quizá no para hacer una oferta, para regatear, no para comprar. Sólo mirar. Sólo vagar. Libre de preocupaciones. Sin nada en mente.


18. El chiste es esta posesión impersonal. No lleva la firma de nadie. Me lo dieron, pero no te lo inventaste; Estaba bajo mi custodia y elijo pasarlo, que pase. No se refiere a ninguno de nosotros. No habla de ti ni de mí. Tiene una vida propia. Sale...Como una detonación, como una risa, un estornudo; Como un orgasmo, como una pequeña explosión, un desbordamiento. Contarlo quiere decir: aquí estoy.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El amante del volcán" de Susan Sontag.

Síguenos