Frases de Correr, comer, vivir

Correr, comer, vivir

38 frases de Correr, comer, vivir (Eat & run: my unlikely journey to ultramarathon greatness) de Scott Jurek... Autobiografía del ultramaratonista, donde describe su infancia en Minnesota, su interés por el deporte, la familia, su carrera y el cambio de dieta, de carnes a verdura para convertirse en vegano finalmente.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Scott Jurek son: autobiografía, alimento perfecto, deportes, carrera a pie, actividad física, ultramaratón, nutrición, vegetarianismo, veganismo, entretenamiento, corredor de fondo.

Frases de Scott Jurek Libros de Scott Jurek

Frases de Correr, comer, vivir Scott Jurek

01. Un oso con determinación derrotará a una gacela distraída una y otra vez.


02. Nos movemos hacia adelante, pero debemos permanecer en el presente.


03. La recompensa de la carrera -de cualquier cosa- está en nosotros mismos. Como yo cada vez buscaba mayores recompensas y más victorias en mi deporte, fue una lección que pude aprender una y otra vez. Nos centramos en algo externo para motivarnos, pero necesitamos recordar que es el proceso para alcanzar ese premio -no el premio en sí mismo- lo que nos puede dar paz y felicidad. La vida, como se puede leer en incontables pósters y pegatinas, es un viaje, no un simple destino.


04. Todos perdemos en ocasiones. Fallamos al intentar conseguir lo que queremos. Nuestros amigos y nuestros seres queridos se marchan. Tomamos decisiones de las que nos arrepentimos. Intentamos dar el máximo y nos quedamos cortos. No es lo que perdemos lo que nos define, sino cómo lo perdemos. Es lo que hacemos después.


05. Al final resultaron ser doce horas. No había puestos de ayuda. No había multitudes. No había rivales, ni organizadores de la carrera. Tan solo la tierra, un amigo, el cielo y el movimiento. El paisaje nos hacía muy pequeños. La naturaleza de la arena nos hacía humildes y nos llenaba de energía. Nunca antes me había sentido tan pequeño. Nunca antes me había sentido tan grande.


06. Podías llevar tu carga de forma ligera o realizando un enorme esfuerzo. Podías preocuparte por el mañana, o no. Podías imaginar un destino terrorífico o un mañana lleno de laureles. Nada de eso importaba mientras estuvieras en movimiento, siempre que hicieras algo. Preguntarse el porqué estaba bien, pero eso no era acción. Nada me reconfortaba tanto como el movimiento, como correr.


07. Para poder correr de manera eficiente es necesario tener una buena técnica y para poder correr de manera eficiente 160 km se necesita una gran técnica. Pero la paradoja maravillosa es que para comenzar a correr no hace falta técnica alguna, en absoluto. Si quieres ser corredor, vete a una pista, al bosque, a una acera o a una calle y corre.


08. Era ese momento en que sientes que todo es imposible, en que seguir adelante parece una estupidez y en que un pequeño acto de bondad, dar otro paso, beber un trago de agua, te pueden hacer darte cuenta de que nada es inútil, de que continuar -sobre todo cuando continuar parece absurdo- es lo que más significado tiene en el mundo.


09. Lidiar con la incertidumbre física solía ser parte de la vida. También el entrenamiento. Nosotros corríamos hacia la comida y escapando de los depredadores. Nos dábamos un buen festín o acelerábamos dependiendo de la temporada. Pasábamos mucho tiempo caminando y echándonos siestas. Ahora nos sentamos. Conducimos, navegamos por Internet y vemos la televisión.


10. La mente vacía es una mente dominante; puede hacer que otras mentes vayan a su ritmo, al igual que una aspiradora absorbe el polvo o que una persona en la parte de abajo de un balancín controla a la que está arriba. Cuando escucho a un corredor decir que "corre su propia carrera", lo que en realidad oigo es bushido.


11. La carrera más conocida de larga distancia con orígenes griegos es el maratón, que celebra el arduo viaje del mensajero que corrió desde Maratón hasta Atenas una distancia de 42,2 km, para comunicar la victoria de los griegos sobre los persas en el año 490 a.C.; después de hacer el anuncio, murió a causa del agotamiento.


12. Los pensamientos al azar son el enemigo del corredor de ultramaratón. Es mejor pensar en cosas esenciales: cuándo comí por última vez, la distancia hasta el siguiente puesto de ayuda, la localización de los competidores, mi ritmo. Dejando aparte todo eso, la clave está en sumergirte en el momento presente donde nada más importa.


13. El mayor desafío al que me enfrento comiendo exclusivamente vegetales no es tanto el de consumir las suficientes proteínas, sino el de tomar las calorías suficientes que sustituyan a las que quemo en mis entrenamientos.


14. Te puedes pasar la vida charlando con alguien -incluso un buen amigo-, pero si pasas una hora corriendo por un sendero rocoso, respirando aire con olor a pinos, te aseguro que la charla se convertirá en algo más.


15. (...) Preparaba comidas sencillas usando productos locales y con hierbas tradicionales francesas. Me encanta como los franceses valoran los buenos alimentos y las necesidades básicas de la vida. El campestre pueblecito empedrado daba la impresión de retroceder a un tiempo anterior a que comenzáramos a complicar al extremo nuestras vidas.


16. La forma es lo que importa a la hora de correr. Correr descalzo puede ayudarte a desarrollar una gran forma, pero es únicamente un mero medio para llegar a un fin. Si te gusta correr sin zapatillas, genial. Si prefieres ponerte algo en los pies, pues genial también.


17. Al combinar el instinto con la técnica, buscaba esa pequeña zona donde me podía exigir al máximo sin hacerme daño y desentrañar los sistemas de mi cuerpo. Acceder y permanecer en esa pequeña zona es la clave del éxito.


18. Cada uno de nosotros posee la fuerza para intentar conseguir algo que no está seguro de poder lograr, ya sea correr un kilómetro, quince o ciento cincuenta; ya sea cambiar de profesión, perder dos kilos o decirle a alguien que le quieres.


19. Si vas a correr de forma regular, necesitarás sacar tiempo de tu día, aunque solo sean 30 o 60 minutos. Si eso te parece imposible, pregúntate: " ¿Cuánto tiempo me paso viendo la tele? ¿Cuánto navegando por Internet? ¿Y de compras? ".


20. Es un cálculo duro pero simple: corre hasta que no puedas más para después correr un poco más. Encuentra una nueva fuente de energía y de voluntad, y después corre aún más rápido.


21. Al final, corría porque me volví un corredor y mi deporte me daba muchas satisfacciones a nivel físico y me alejaba de las deudas y de las enfermedades, de las constantes preocupaciones del día a día.


22. Las distancias de un ultra perdonan las heridas, el cansancio, la mala forma y las enfermedades... No recuerdo las veces que la gente ha dicho: "No me puedo creer que él me haya ganado". La distancia te deja al desnudo.


23. Los humanos no estamos hechos para estar todo el día sentados. Tampoco fuimos diseñados para realizar todos los pequeños y repetitivos movimientos que la mayoría del trabajo especializado de hoy en día requiere. Nuestros cuerpos ansían movimientos amplios y variados que se originan en el núcleo del cuerpo.


24. El primer gran secreto de la resistencia, de la velocidad y de la vigorosa salud de los tarahumaras estaba en que correr y comer eran parte esencial de sus vidas. El segundo gran secreto -uno que trato de recordar a diario- es que mientras los tarahumaras corren para ir de un sitio a otro, en ese proceso viajan a una zona más allá de la geografía y más allá incluso de los cinco sentidos.


25. Hacer cálculos racionales suele llevar demasiado a menudo a rendiciones igualmente racionales.


26. Mi lesión era una excusa estupenda para poder perder. Pero no quería una excusa.


27. Lo verdaderamente trascendental es cómo nos movemos hacia ese objetivo. Lo que es crucial es el paso que estamos dando ahora, el paso que tú estás dando en este preciso momento.


28. Teníamos senderos, aire fresco y un poco de agua y comida en nuestros atléticos cuerpos para poder movernos por y con la tierra. Eso era todo lo que necesitábamos.


29. Lo bueno era vivir la vida con gracia, decencia y atención al mundo, libre de las ataduras artificiales de tu propia vida.


30. Únicamente los más piadosos e ilusos reciben todo el dolor como un reto y perciben toda derrota como una dura bendición.


31. Comer cosas crudas era como obtener un doctorado en alimentación basada en vegetales. Era un trabajo duro, pero merecía la pena.


32. (...) Escribió que lo que necesitaba un atleta era "dureza, resistencia y una inquebrantable devoción a un ideal".

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Correr, comer, vivir" de Scott Jurek.

Libros parecidos

Síguenos