Frases de Betibú

Betibú

16 frases de Betibú de Claudia Piñeiro... Pedro Chazarreta aparece degollado en su casa y todo parece apuntar a un suicidio. ¿Será ésta la última muerte? ¿Tendrá relación con la muerte de su mujer, asesinada tres años antes en esa misma casa?.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Claudia Piñeiro son: suicidio, intrigas, misterio, periodismo, buenos aires, resignación, vivir la vida.

Frases de Claudia Piñeiro Libros de Claudia Piñeiro

Frases de Betibú Claudia Piñeiro

01. Y ella sintió que ése era el beso de Judas.


02. La soledad es un estado interior que puede practicarse, incluso, estando con otra gente.


03. La mujer ya no grita, la furia dio paso a alguna otra cosa. Una mezcla de rencor y resignación.


04. Habría que inventar un nuevo género literario: la ficción paranoica. Todos son sospechosos, todos se sienten perseguidos.


05. ¿Sabés cuál es tu problema, pibe?, mucho Internet y poca calle. Un periodista policial se hace en la calle.


06. Pero yo quiero que lo haga la dama negra de la literatura argentina. No. Quiero que lo haga mi Betibú, dijo, se acercó y la besó.


07. Okey, vos también me estás manipulando, pibe, pero me caes simpático. Gracias, es todo un avance en nuestra relación, bromea el pibe de Policiales.


08. No me quiero sentir responsable de eso, Betibú, no defiendas la moral donde no la hay. No es moral, es ética. ¿No es lo mismo? No, yo soy agnóstica.


09. Acordate, pibe, mucha calle, ser entrador y mimetizarte con la situación: vos tenés que ser el ladrón, el asesino, el muerto, el cómplice, lo que haga falta para entenderles la cabeza.


10. Se lo queda observando un instante y luego agrega: Al final, no eras tan pelotudo vos. El pibe de Policiales lo mira exagerando su sorpresa por el comentario, Brena se ríe. Es un chiste, pibe, no sos un pelotudo, te falta calle nomás.


11. ¿Quién es el asesino? ¿El que desea la muerte del otro, el que la contrata, el que la ejecuta o el que organiza la ejecución? Todos, es la repuesta fácil, la políticamente correcta. Y las repuestas políticamente correctas nunca dicen la verdad. El asesino es el que queda vivo al final.


12. El pibe de policiales se levanta y vuelve al escritorio de Brena, ¿Qué pasa, pibe? , le pregunta Brena. Te debo algo, le contesta. Brena no entiende. ¿Qué me debes? Una respuesta a una pregunta que me hiciste en la primera lección de este curso acelerado de ayuda al periodista capacitado. Eh, para, tampoco es para tanto.


13. Luego, esa noche, mientras comía en su casa con él y sus hijos, se sintió rara, en falta, como si hubiera percibido que detrás de los torpes movimientos de aquella tarde se escondía dentro de ella algo que no era apropiado, dadas sus circunstancias. Las circunstancias no son un tanque blindado, le dijo un tiempo después Lorenzo Rinaldi antes de besarla.


14. Síndrome de abstinencia de ciudad: me estresan los árboles, me estresa el verde, me rompe poderosamente las pelotas el canto de los pájaros a las seis de la mañana, el chirrido de los grillos, las ranas que croan toda la noche. ¿Sabes lo que necesito, Carmen? Un hombre, amiga. No, cemento, mucho cemento y un café en la esquina de mi casa, responde Nurit.


15. Brena le preguntó, ¿Cómo era el corte? , ¿Hacia arriba? , ¿Paralelo al piso? Paralelo al piso y sobre el final levemente hacia arriba. Lo mataron. ¿Por qué? Brena le da la regla. Degollate, le dice. El pibe le dice sin decir nada. Degollate, pibe, le dice otra vez. Sin demasiado convencimiento, el pibe mueve la regla de izquierda a derecha. ¿Dónde terminó la mano? Levemente hacia abajo. Si te estuvieras desangrando sería notoriamente hacia abajo, es imposible cortarse uno mismo el cuello hacia arriba, es un movimiento antinatural.


16. Qué raro el lavaropas en la cocina, dice Brena. Es un lavaplatos, le corrige Nurit. Apa, eso sí que me vendría bien a mí, sigue Brena. A vos lo que te vendría bien es una mujer, no un lavaplatos, querido, se ríe el comisario Venturini. Yo opino lo mismo, se atreve a decir el pibe. A Nurit, por supuesto, no le hace gracia el chiste: Ah, qué halagador para cualquier mujer suplantar un lavaplatos. Los tres hombres se miran, y saben que es mejor no decir nada más relacionado con el lavaplatos y las mujeres.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Betibú" de Claudia Piñeiro.

Libros parecidos

Síguenos