Frases de Bartleby, el escribiente

Bartleby, el escribiente

8 frases de Bartleby, el escribiente (Bartleby the scrivener: a story of wall street) de Herman Melville... Un abogado de Wall Street contrata a un nuevo empleado que al poco tiempo se niega a copiar o realizar cualquier otra tarea, respondiendo con lo que pronto será su respuesta perpetua a cada pedido: "preferiría no hacerlo".

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Herman Melville son: hipocresía, obsesión, absurdo, soledad, nueva york, alienación, trabajo asfixiante, wall street, ficción con abogados, nihilismo, sobre el oficio de escribir, moral burguesa, empleados de oficina, proceso de creación literaria.

Frases de Herman Melville Libros de Herman Melville

Frases de Bartleby, el escribiente Herman Melville

01. (...) Pero parecía solo, absolutamente solo en el universo. Algo como un despojo en mitad del océano Atlántico.


02. Debo decir que, según la costumbre de muchos hombres de ley con oficinas en edificios densamente habitados, la puerta tenía varias llaves.


03. Ah, la felicidad busca la luz, por eso juzgamos que el mundo es alegre; pero el dolor se esconde en la soledad, por eso juzgamos que el dolor no existe.


04. Yo podía dar una limosna a su cuerpo; pero su cuerpo no le dolía; tenía el alma enferma, y yo no podía llegar a su alma.


05. No hay nada que hacer entonces. Ya que él no quiere dejarme, yo tendré que dejarlo. Mudaré mi oficina; me mudaré a otra parte, y le notificaré que si lo encuentro en mi nuevo domicilio procederé contra él como contra un vulgar intruso.


06. (...) Tenía un escritorio particular, pero no lo usaba mucho. Pasé revista a su cajón una vez: contenía un conjunto de cáscaras de muchas clases de nueces. Para este perspicaz estudiante, toda la noble ciencia del derecho cabía en una cáscara de nuez.


07. Se quedó como siempre, enclavado en mi oficina. ¡Qué! Si eso fuera posible se reafirmó más aún que antes. ¿Qué hacer? Si no hacía nada en la oficina: ¿Por qué se iba a quedar? De hecho, era una carga, no sólo inútil, sino gravosa. Sin embargo, le tenía lástima.


08. No es raro que el hombre a quien contradicen de una manera insólita e irrazonable bruscamente descrea de su convicción más elemental. Empieza a vislumbrar vagamente que, por extraordinario que parezca, toda la justicia y toda la razón están del otro lado; si hay testigos imparciales, se vuelve a ellos para que de algún modo lo refuercen.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Bartleby, el escribiente" de Herman Melville.

Libros parecidos

Síguenos