Frases de Alejo Carpentier - Página 5

01. Mujeres desnudas, aunque casi siempre provistas de velos justamente llevados, por una brisa imaginaria, a donde los reclamara la decencia. "El reino de este mundo" (1949)

+ Frases de Decencia + Pensamientos de "El reino de este mundo"


02. Ahora se arrepentía de haberse burlado tan a menudo de las cosas santas por seguir las modas del día. "El reino de este mundo" (1949)

+ Frases de Moda + Pensamientos de "El reino de este mundo"


03. En el África, el rey era guerrero, cazador, juez y sacerdote; su simiente preciosa engrosaba, en centenares de vientres, una vigorosa estirpe de héroes. "El reino de este mundo" (1949)

+ Frases de Héroe + Pensamientos de "El reino de este mundo"


04. En Santa Mónica de los Venados, mientras estoy con los ojos abiertos, mis horas me pertenecen. Soy dueño de mis pasos y los afinco en donde quiero. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Pasos + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


05. Buscar el comienzo de todo, de seguro, en la nube que reventó en lluvia aquella tarde, con tan inesperada violencia que sus truenos parecían truenos de otra latitud. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Inesperado + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


06. La verdad es mucho más hermosa. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Hermosa + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


07. El mito sólo es reflejo de una realidad. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Mito + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


08. Quien actuaba de "modo automático" era esencia sin existencia. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Zona de confort + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


09. Los años se restan, se diluyen, se esfuman, en vertiginoso retroceso del tiempo. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Pérdida de tiempo + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


10. Si en estos países se moría por pasiones que me fueran incomprensibles, no por ello era la muerte menos muerte. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Pasiones + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


11. Es indudable que la naturaleza que aquí nos circunda es implacable, terrible, a pesar de su belleza. Pero los que en medio de ella viven la consideran menos mala, más tratable, que los espantos y sobresaltos, las crueldades frías, las amenazas siempre renovadas, del mundo de allá. Aquí, las plagas, los padecimientos posibles, los peligros naturales, son aceptados de antemano: forman parte de un Orden que tiene sus rigores. La Creación no es algo divertido, y todos lo admiten por instinto, aceptando el papel asignado a cada cual en la vasta tragedia de lo creado. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Implacable + Pensamientos de "Los pasos perdidos"


12. La selva era el mundo de la mentira, de la trampa y del falso semblante; allí todo era disfraz, estratagema, juego de apariencias, metamorfosis. "Los pasos perdidos" (1953)

+ Frases de Metamorfosis + Pensamientos de "Los pasos perdidos"

Influencias

Autores relacionados

Carlos Fuentes Gabriel García Márquez José Lezama Lima Julio Cortázar Miguel Ángel Asturias

Alejo Carpentier

Alejo Carpentier

Escritor, novelista, ensayista y musicólogo cubano, autor de "Viaje a la semilla" (1944), "El reino de este mundo" (1949), "Los pasos perdidos" (1953), "El Siglo de las Luces" (1962).

Sobre Alejo Carpentier

Hijo de una profesora de idiomas y un arquitecto francés, realizó sus primeros estudios en La Habana.

Se trasladó con su familia a París y asistió al liceo de Jeanson de Sailly, donde empezó a estudiar Teoría de la música.

A su regreso a Cuba, Alejo Carpentier comenzó estudios de arquitectura pero dejó trunca la carrera.

En 1924 empezó a trabajar como periodista y a participar en movimientos políticos de izquierda.

Fue encarcelado y a su salida se exilió en Francia.

En 1945 viajó a Caracas (Venezuela) y se quedó allí hasta 1959, año en que regresa a Cuba tras la Revolución y trabaja como director de la Imprenta Nacional y luego en diversos cargos diplomáticos para el gobierno revolucionario.

Alejo Carpentier recibió la influencia directa del surrealismo, llegando a escribir para la revista "Révolution surréaliste", por encargo expreso del poeta y crítico literario francés André Breton.

En 1977 recibe el Premio Cervantes y en 1979 el Premio Médici francés.

Murió en 1980 en París, donde era embajador de Cuba.

Libros destacados

Ver todos sus libros »

Enlaces

Ocupación

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Cuba

Ensayistas » Ensayistas siglo XX » Ensayistas de Cuba

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Cuba

Síguenos