Frases de Voces de Chernóbil

Voces de Chernóbil

40 frases de Voces de Chernóbil (The Chernobyl prayer) de Svetlana Alexievich... Testimonios de la tragedia ocurrida en la ciudad de Chernóbil tras el accidente nuclear sucedido en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin, provocando uno de los mayores desastres medioambientales de la historia.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Svetlana Alexievich son: muerte, unión soviética, explosión, planta nuclear, bomba atómica, contaminación, muerte por envenenamiento, entrevistas, bielorrusia, chernóbil, accidente nuclear, radiación nuclear, energía nuclear.

Frases de Svetlana Alexievich Libros de Svetlana Alexievich

Frases de Voces de Chernóbil Svetlana Alexievich

01. Morirse no es difícil, solo da miedo.


02. Somos seres de la tierra, no del cielo.


03. El arte es memoria. Es el recuerdo de aquello que fuimos.


04. En todas partes, la gente se ha acostumbrado a ver personas muertas...


05. La gente no quiere oír hablar de la muerte. De los horrores.


06. Para mí ahora el cielo está vivo, cuando lo miro... Ellos están allí...


07. Ya había muerto, pero seguía caliente, caliente... No se lo podía tocar...


08. No puedo tenerle miedo a la tierra, al agua. A quien temo es al hombre.


09. En la vida las cosas más terribles ocurren en silencio y de manera natural.


10. Incluso ante el fin del mundo, el hombre seguirá siendo el mismo, igual que es ahora. Siempre.


11. La caza y la guerra son la principal ocupación del hombre. Desde el principio de los tiempos.


12. Asistí a cómo el hombre anterior a Chernóbil se convirtió en el hombre post Chernóbil.


13. Si pudiera elegir mi muerte, pediría que fuera común y corriente. No como las de Chernóbil.


14. No se hallaban palabras para unos sentimientos nuevos y no se encontraban los sentimientos adecuados para las nuevas palabras.


15. Esta es mi historia. Se la he contado. ¿Por qué me he hecho fotógrafo? Porque me faltaban palabras.


16. Las bombas atómicas no desaparecerán ni siquiera cuando se destruya la última ojiva nuclear. Quedarán los conocimientos.


17. Yo tengo miedo. Tengo miedo de una cosa, de que en nuestra vida el miedo ocupe el lugar del amor.


18. Me dan una pala. Este sería prácticamente mi único instrumento. Aquí fue donde nació el aforismo: contra el átomo, la pala.


19. Así es como vivo. Vivo a la vez en un mundo real y en otro irreal. Y no sé dónde estoy mejor.


20. La maestra nos dijo un día: "Dibujad la radiación". Yo pinté como cae una lluvia amarilla. Y corre un río rojo...


21. Si la fe en la razón abandona al hombre, en su alma se instala el miedo, como ocurre con los salvajes. Y aparecen los monstruos.


22. Lo que ha pasado es algo desconocido. Es otro miedo. No se oye, no se ve, no huele, no tiene color; en cambio nosotros cambiamos física y psíquicamente.


23. (...) No vi la explosión. Sólo las llamas. Todo parecía iluminado. El cielo entero. Unas llamas altas. Y hollín. Un calor horroroso. Y él seguía sin regresar.


24. Se llenaron de creyentes y de gente hasta el día anterior atea. Gente que buscaba respuestas que no les podían dar ni la física ni las matemáticas.


25. Nadie sabe qué hay en el otro mundo. Aquí se está mejor. Lo conocemos más. Como solía decir mi madre: te plantas, te diviertes y haces lo que quieres..


26. A veces me parece oír su voz. Oírle vivo. Ni siquiera las fotografías me producen tanto efecto como la voz. Pero no me llama nunca. Y en sueños, soy yo quien lo llamo.


27. Nunca he visto a tantos soldados... Los soldados lavaban los árboles, las casas, los tejados... Lavaban las vacas del koljoz... Y yo pensaba: "¡Pobres animales del bosque! Nadie los lava. Se morirán todos. Tampoco el bosque nadie lo lava. Y también se morirá".


28. En la propia central trabajaba el KGB. Buscaban espías y terroristas, corría el rumor de que la avería se había debido a una acción planificada de los servicios secretos occidentales, para socavar el bloque socialista. Había que mantenerse vigilantes.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Voces de Chernóbil" de Svetlana Alexievich.

Libros parecidos

Síguenos