Frases de Una temporada en el infierno

Una temporada en el infierno

29 frases de Una temporada en el infierno (Une saison en enfer) de Arthur Rimbaud... El adolescente incomprendido se debate entre su pasión y su vieja conciencia religiosa; poesía y vida están ferozmente entrelazadas. Una composición de ruptura que cruza el límite de la cordura y abrazar el lado salvaje de la creación.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Arthur Rimbaud son: dios, adolescencia, historia de amor, razón y pasión, eternidad, moralidad, poesía en prosa, fatalidad.

Frases de Arthur Rimbaud Libros de Arthur Rimbaud

Frases de Una temporada en el infierno Arthur Rimbaud

01. Espero a dios como golosina.


02. Escribía silencios, noches, anotaba lo inexpresable. Fijaba vértigos.


03. La honestidad de la mendicidad me aturde.


04. La moral es la debilidad del cerebro.


05. Esta familia es una carnada de perros.


06. Pero, se lo ruego, no subraye ni con el lápiz, ni demasiado con el pensamiento.


07. La vida florece por el trabajo, vieja verdad.


08. Tanta paciencia tuve que todo lo he olvidado.


09. La vida es la farsa que todos debemos representar.


10. Hay que ser absolutamente moderno.


11. Cada uno tiene su razón, su desprecio, su caridad: yo conservo mi sitio en la cumbre de esta angelical escala de buen sentido.


12. La ciudad enorme con su cielo maculado de fuego y lodo.


13. Pues tú te desprendes de los asuntos humanos, ¡de los simples impulsos!


14. ¡Se la volvió a encontrar! ¿Qué? La eternidad. Es el sol mezclado al mar.


15. ¡La hemos vuelto a hallar! ¿Qué? La Eternidad.... Es la mar mezclada con el sol.


16. El poeta es realmente ladrón de fuego.


17. Los gustos frívolos me han abandonado. Ya no necesito ni abnegación ni amor divino.


18. El Poeta se hace vidente por medio de un largo, inmenso y razonado desarreglo de todos los sentidos.


19. ¡Hasta dónde me he convertido en una vieja solterona que me falta coraje para amar a la muerte!


20. Si fuera menos salvaje, estaríamos salvados! Pero su dulzura también es mortal. Yo estoy sometida a él. ¡Ah! ¡Si seré loca!


21. Es falso decir: Yo pienso; deberíamos decir: alguien me piensa.


22. A la mañana tenía una mirada tan extraviada y un aspecto tan muerto que aquellos que encontré quizá no me hayan visto.


23. La Dicha era mi fatalidad, mi remordimiento, mi gusano: mi vida sería siempre demasiado inmensa para ser consagrada a la fuerza y a la belleza.


24. Muero de lasitud. Esto es la tumba, voy hacia los gusanos, ¡Horror de horrores! Satán, farsante, quieres disolverme, con tus hechizos. Yo reclamo. ¡Yo reclamo! Un horquillado, una gota de fuego.


25. Me convertí en una ópera fabulosa: vi que todos los seres tienen una fatalidad de dicha: la acción no es la vida, sino una manera de estropear cualquier fuerza, un enervamiento.


26. Si me explicase sus tristezas, ¿Las comprendería mejor que sus sarcasmos? Me ataca, pasa horas enteras avergonzándome por todo lo que pudo conmoverme en el mundo, y se indigna si lloro.


27. Soñaba cruzadas, viajes de descubrimiento sobre los que no existen relaciones, repúblicas sin historia, guerras de religión sofocadas, revoluciones de costumbres, desplazamientos de razas y de continentes: creía en todos los encantamientos.


28. Yo me creo en el infierno, por lo tanto estoy en él. Es el cumplimiento del catecismo. Soy esclavo de mi bautismo. Padres míos, habéis he cho mi desgracia y la vuestra. ¡Pobre inocente! -El infierno no puede atacar a los paganos.


29. ¡Inventaba el color de las vocales! -A negra, E blanca, I roja, O azul, U verde-. Regía la forma, el movimiento de cada consonante, y, con ritmos instintivos, me jactaba de inventar un verbo poético, accesible, un día u otro, a todos los sentidos. Reservaba la traducción.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Una temporada en el infierno" de Arthur Rimbaud.

Libros parecidos

Síguenos