Frases de Querido Dexter

Querido Dexter

14 frases de Querido Dexter (Dearly devoted Dexter) de Jeff Lindsay... Cuando comienzan a aparecer cadáveres espantosamente mutilados, nuestro asesino serial "bueno" queda fascinado ante el trabajo que tiene delante de sus narices, hecho por alguien que le puede comprender y enseñar.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Jeff Lindsay son: crueldad, escuchar voces, asesino en serie, aprendiz, cadáver mutilado, justicia por mano propia, doble vida, crimen perfecto, monotonia de la vida, ficción con forenses, asesinar personas malas, fingir.

Frases de Jeff Lindsay Libros de Jeff Lindsay

Frases de Querido Dexter Jeff Lindsay

01. Sé que la familia es lo primero, pero ¿no debería ir después del desayuno?


02. Poseer información es una cosa. Otra muy diferente es saber lo que significa y cómo utilizarla.


03. Y me descubrí razonando que tal vez una cerveza más abriría las puertas de la percepción...


04. Un hombre que descubre sus pantalones en llamas tiene muy poco tiempo para preocuparse por la caja de cerillas de otro.


05. La clave de una vida feliz es alcanzar metas de las que te sientas orgulloso y un propósito que cumplir.


06. No se puede utilizar la lógica con el comportamiento humano. Has de ser paciente, mirar y aprender. De lo contrario, estás jodido.


07. Con frecuencia me encuentro en situaciones en que da la impresión de que todo el mundo se ha leído el manual de instrucciones.


08. Es terrible tener que depender de alguien. Pero soy persistente y paciente, entre mis otras muchas virtudes de boy scout. Dejé docenas de mensajes, todos joviales e ingeniosos, y esa actitud positiva debió obrar el milagro, porque al final obtuve una respuesta.


09. Él también daba la impresión de vivir fingiendo, como si hubiera visto una serie de vídeos para aprender a sonreír y hablar con la gente. No tenía talento para fingir como yo, y el resultado nunca era convincente, pero sentía cierta afinidad.


10. La fotografía digital ha conseguido que el trabajo detectivesco sea mucho más difícil, y no había señales de ningún tipo en las fotos, ni paquetes de película vacíos con números de serie a los que se pudiera seguir la pista.


11. ¿Qué me iba a poner? No se me ocurrían directrices sobre lo que se llevaba esta temporada en fiestas a las que te obligaban a acudir para celebrar un compromiso matrimonial no deseado, que tal vez degenerara en un violento enfrentamiento con un maníaco vengativo. Los zapatos marrones estaban descartados, pero aparte de eso nada parecía de rigueur.


12. Habían rebanado todo cuanto colgaba del cuerpo. No quedaba nada más que una cabeza desnuda y sin rasgos distintivos sujeta a un cuerpo sin aditamentos. No podía imaginar cómo era posible hacer esto sin matar al paciente, y no entendía el motivo del trabajo. Revelaba una crueldad que llevaba a uno a preguntarse si el universo era una idea tan buena.


13. El mundo de la policía está hecho de rutina, tanto oficial como extraoficial. Ése es uno de los motivos de que me guste mi trabajo. Siempre sé lo que va a pasar, y así tengo menos reacciones humanas que memorizar y más tarde fingir en el momento apropiado, menos posibilidades de que me pillen desprevenido y reaccione de manera que puedan dudar de mi pertenencia a la misma raza.


14. No soy tímido a la hora de admitir mis modestos talentos. Por ejemplo, admito sin ambages que estoy por encima de la media en comentarios inteligentes, y también se me da bien caer simpático a la gente. Pero para ser sincero conmigo mismo, también estoy dispuesto a confesar mis deficiencias, y un rápido análisis me obligó a admitir que nunca he sido bueno en respirar bajo el agua. Atrapado por el cinturón de seguridad, mareado, mientras veía el agua entrar y remolinear alrededor de mi cabeza, empezó a parecerme un defecto de carácter muy grande.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Querido Dexter" de Jeff Lindsay.

Libros parecidos

Síguenos