Frases del libro "Mi credo" de Hermann Hesse

Mi credo

Disfruta de estas 23 frases de "Mi credo"... Ideario del autor... Creo que, a pesar de su aparente absurdo, la vida tiene sentido... Esta afirmación no obedece órdenes ni se puede llegar a él por la fuerza. Solo es posible sentirlo.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Mi credo", de Hermann Hesse son: búsqueda de sentido, absurdo, lucha por el poder, hinduismo, filosofía oriental, filosofía de la religión, metafísica, espiritualidad, contemplación.

Frases de "Mi credo"

01. Divino es y eterno el Espíritu.


02. La mirada de la voluntad es impura y ardiente.


03. La divinidad está en ti, no en conceptos o en libros.


04. La humanidad entera se nos aparece como una representación del alma.


05. El hombre que solo calcula no es nunca genial, como tampoco lo es el hombre veleidoso en exceso.


06. El alma de las cosas, la belleza solo se nos revela cuando no codiciamos nada, cuando nuestra mirada es pura contemplación.


07. En nuestra vida falta la moral, un convenio tradicional, consagrado y tácito sobre lo que debe ser la convivencia entre los hombres.


08. (...) Y no es el juicio y el odio. Sino el amor paciente. La paciencia amante. Lo que nos conduce hacia la sagrada meta.


09. La vida consistes sólo en una fluctuación entre dos polos, en el ir y venir de un pilar del mundo a otro.


10. El racional cree ante todo en la razón humana. No sólo la considera un hermoso regalo, sino sencillamente lo más alto.


11. Ya no hay juegos populares, solo las distracciones de la moda de cada estación. Tampoco hay canciones populares, solo los éxitos musicales del momento.


12. (...) Porque contemplación no es examen ni crítica, solo es amor. Es el estado más alto y deseable de nuestra alma: el amor desinteresado.


13. El hombre al que contemplo con temor, con esperanza, con codicia, con propósitos, con exigencias, no es un hombre, es solo un turbio reflejo de mi voluntad.


14. La clase de unidad que venero no es una unidad aburrida, gris, imaginaria y teórica. Por el contrario, es la vida misma, llena de acción, de dolor, de risas.


15. Estos pensamientos ya han sido expresados hace mucho tiempo. La frase que los contiene es una de las pocas frases eternas: "¿De qué te sirve ganar el mundo entero, si pierdes tu alma?".


16. El racional aspira al poder, aunque sólo sea para instaurar el "bien". Su mayor peligro reside aquí, en la lucha por el poder, en el abuso de este poder, en su voluntad de mando, en el terror.


17. Creo que una religión es tan buena como cualquier otra. No hay ninguna en la que no se pueda convertir uno en un sabio, y ninguna en la que no se pueda cometer el más estúpido fetichismo.


18. Mientras que para las formas externas de la vida las costumbres significan una agradable y cómoda guía a través de su tradición y sus convencionalismos, la religión y la filosofía atienden a las necesidades humanas más profundas.


19. Como triste sustitución de las costumbres perdidas, el hombre medio moderno tiene la moda. La moda le proporciona, al renovarse con cada estación, las normas indispensables para la vida social, los bailes, expresiones, consignas y melodías de actualidad, lo cual es mejor que nada, aunque sean valores pasajeros.


20. El hinduismo no tiene dogmas y sería imposible definirlos, pues esta religión de la India, el pueblo más religioso del mundo, es de hecho de una plasticidad, de una capacidad de adaptación, de una flexibilidad y eterna floración que no tiene parangón en ninguna parte.


21. El objeto y el resultado de la meditación no es un reconocimiento en el sentido de nuestra espiritualidad occidental, sino una renuncia del estado consciente, una técnica cuyo más alto objetivo es una armonía pura, una colaboración regular y simultánea del pensamiento lógico y el intuitivo.


22. En el momento en que la voluntad descansa y surge la contemplación, el simple ver y entregarse, todo cambia. El hombre deja de ser útil o peligroso, interesante o aburrido, amable o grosero, fuerte o débil. Se convierte en naturaleza; es hermoso y notable como todas las cosas sobre las que se detiene la contemplación pura.


23. Nuestra vida es una sucesión interminable de altibajos, de fracasos y resurgimientos, de decadencia y resurrección, y a las sombrías y lamentables épocas de decadencia de nuestra civilización suceden otros signos que indican un nuevo despertar de la necesidad metafísica, una nueva espiritualidad y un esfuerzo apasionado por dar un nuevo sentido a nuestra vida..

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Mi credo", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Hermann Hesse.

Libros parecidos

Síguenos