Frases de Limpieza de sangre

Limpieza de sangre

12 frases de Limpieza de sangre de Arturo Pérez-Reverte... A punto de incorporarse a su antiguo tercio en Flandes, Diego Alatriste se ve envuelto por mediación de su amigo Francisco de Quevedo en otra peligrosa aventura, que incluye una mujer estrangulada, una bolsa de dinero y una nota manuscrita.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Arturo Pérez-Reverte son: asesinato, espadas, intrigas, misterio, inquisición, secreto de su pasado.

Frases de Arturo Pérez-Reverte

Frases de Limpieza de sangre Arturo Pérez-Reverte

01. Desconfíen siempre vuestras mercedes de quien es lector de un solo libro.


02. No pudieron vencer a mis dolores las noches, ni dar paz a mis enojos...


03. Cuanto más poder se alcanza, más limitada es la ocasión de ejercerlo.


04. Pues, desde siempre, ser lúcido y español aparejó gran amargura y poca esperanza.


05. Por eso estaba callado y quieto, que era una forma tan buena como otra cualquiera de estar desesperado.


06. Cualquier hombre cabal puede escoger la forma y el lugar donde morir, pero nadie elige las cosas que recuerda.


07. En un mundo venal, hecho de hipocresía y falsas maneras, los poderosos, los buitres carroñeros, los envidiosos, los cobardes y los canallas suelen encubrirse unos a otros.


08. El problema de las palabras es que, una vez echadas, no pueden volverse solas a su dueño. De modo que a veces te las vuelven en la punta de un acero.


09. Respecto al vino, decía el capitán que ya tendría tiempo en la vida de beber hasta reventar, si lo quisiera, y que para eso nunca se le hacía demasiado tarde a un hombre.


10. Aunque todos los hombres somos capaces de lo bueno y de lo malo, los peores siempre son aquellos que, cuando administran el mal, lo hacen amparándose en la autoridad de otros, en la subordinación o en el pretexto de las órdenes recibidas.


11. Después, con el tiempo, aprendí que, aunque todos los hombres somos capaces de lo bueno y de lo malo, los peores siempre son aquellos que, cuando administran el mal, lo hacen amparándose en la autoridad de otros, en la subordinación o en el pretexto de las órdenes recibidas.


12. Y, además, no todos los pueblos son igual de razonables para elegir su conveniencia o su destiño, ni igual de cínicos para justificarse después ante la Historia o ante sí mismos. En cuanto a nosotros, fuimos hombres de nuestro siglo: no escogimos nacer y vivir en aquella España, a menudo miserable y a veces magnífica, que nos tocó en suerte; pero fue la nuestra.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Limpieza de sangre" de Arturo Pérez-Reverte.

Libros parecidos

Síguenos