Frases de La magia del orden

La magia del orden

40 frases de La magia del orden (Jinsei ga tokimeku katazuke no maho) de Marie Kondo... Acomoda tus espacios con el sencillo método KonMari, que consiste en mantener solo lo que realmente amas y desechar el resto. Este método no solo transformará tu espacio, también te cambiará a ti.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Marie Kondo son: desarrollo personal, organización, coaching, filosofía oriental, guía práctica, minimalismo, feng shui, limpieza, orden, organización de un hogar, simplicidad.

Frases de Marie Kondo Libros de Marie Kondo

Frases de La magia del orden Marie Kondo

01. ¿Alguna vez has tenido la experiencia de creer que hacías algo bueno y luego te enteras de que lastimaste a alguien? En aquel momento, no te preocupaban los sentimientos de la otra persona. Esto se parece a la manera en que muchos de nosotros tratamos a nuestros calcetines.


02. A la gente le cuesta trabajo deshacerse de cosas que aún podrían usar (valor funcional), que contienen información útil (valor informativo) o con lazos sentimentales (valor emocional). Cuando estas cosas son difíciles de conseguir o restituir (rareza), se vuelven aún más difíciles de desechar.


03. La mejor manera de elegir qué guardar y qué desechar es tomar cada objeto con la mano y preguntarte: "¿Esto me hace feliz?". Si es así, consérvalo. Si no, deséchalo. Este criterio no sólo es el más sencillo, sino también el más preciso para juzgar.


04. Mis clientes siempre suenan muy contentos y los resultados muestran que la organización ha cambiado su manera de pensar y su enfoque de la vida. En verdad, ha cambiado su futuro. ¿Por qué? (...) Básicamente, cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado.


05. El acto de doblar implica mucho más que compactarla para guardarla. Es un acto de cariño, una expresión de amor y aprecio por la manera en que esa ropa contribuye con tu estilo de vida. Por lo tanto, cuando la doblemos, debemos hacerlo de corazón y agradecerle por proteger nuestro cuerpo.


06. ¿Te hace feliz ponerte ropa que no te da placer? ¿Te da alegría estar rodeado de montones de libros que no te tocan el corazón? ¿Crees que poseer accesorios que nunca usarás puede traerte felicidad? La respuesta a estas preguntas debería ser "no". Ahora imagina que vives en un espacio que sólo contiene cosas que te dan felicidad. ¿No es el estilo de vida que sueñas?


07. Lo mismo ocurre con las personas. No cada persona que conozcas en la vida se convertirá en tu amigo íntimo o tu amante. Con algunos te costará trabajo llevarte bien y otros nunca te agradarán. Pero también esas personas te enseñan la preciosa lección de quienes sí te agradan, de modo que apreciarás aún más a esas personas especiales.


08. La pregunta de qué quieres poseer en realidad es la pregunta de cómo quieres vivir tu vida. El apego al pasado y los miedos relacionados con el futuro gobiernan no sólo la manera en que seleccionas las cosas que posees, representan el criterio con el cual tomas decisiones en cada aspecto de tu vida, incluidas tus relaciones con la gente y tu trabajo.


09. La regla básica es colgar junta la ropa de la misma categoría, dividiendo el espacio del perchero con una sección para sacos, otra para trajes, etcétera. La ropa, al igual que la gente, puede relajarse con más libertad cuando está en compañía de otra que tiene un tipo muy similar y, por ende, organizarla en categorías ayuda a que se sienta más cómoda y segura.


10. Una razón importante del fracaso de nuestros intentos de organización es que tenemos demasiadas cosas. Este exceso es causado por nuestro desconocimiento de cuántas cosas tenemos en realidad. Si guardamos las mismas cosas en varios lugares de la casa y nos ponemos a organizar cada lugar por separado, nunca podremos conocer el volumen total y, por lo tanto, nunca terminaremos. Para romper esta espiral negativa, organiza por categorías, no por lugar.


11. Tan pronto como empiezas a organizar, te sientes obligado a reajustar tu vida. Como resultado, tu vida empieza a cambiar. Es por ello que la tarea de poner tu casa en orden debe hacerse rápido. Te permite enfrentar los problemas de veras importantes. La organización es sólo un instrumento, no el destino final. El verdadero objetivo debe ser que establezcas el estilo de vida que quieres cuando ya pongas tu casa en orden.


12. Cuando te topes con algo de lo que no puedas desprenderte, piensa con cuidado sobre su verdadero propósito en tu vida. Te sorprenderá cuántas cosas que posees ya cumplieron su función. Al reconocer su contribución y dejarlas ir con gratitud, serás capaz de poner en verdadero orden las cosas que posees y toda tu vida. Para apreciar de verdad las cosas que son importantes para ti, primero debes desechar las que han vivido más allá de su propósito.


13. (...) Incluso los que son flojos o desordenados por naturaleza, incluso quienes descienden de generaciones de cochinos o los que tienen ocupaciones excesivas, pueden aprender a limpiar adecuadamente si usan el método KonMari.


14. Si los pants son tu atuendo cotidiano, acabarás por parecer una parte de ellos, lo cual no resulta muy atractivo. Lo que usas en tu casa tiene un impacto en tu propia imagen.


15. El verdadero propósito de la organización es vivir en el estado más natural posible. ¿No crees que poseer cosas que no nos hacen felices o que no necesitamos es algo antinatural? Creo que poseer lo que amamos y necesitamos es la condición natural.


16. El maratón de organización produce un montón de basura. En esta etapa, el único desastre que puede causar más caos que un terremoto es la intromisión de un experto en reciclaje que opera con el alias de "Mamá".


17. Los recuerdos auténticamente preciosos nunca se desvanecerán aun cuando deseches los objetos con que los asocias. Si piensas en tu futuro, ¿Crees que vale la pena conservar suvenires de cosas que olvidarías si no los conservas?


18. El desorden se produce por no poner las cosas en el lugar que les corresponde. Por lo tanto, el almacenamiento debe reducir el esfuerzo que se requiere para guardarlas, no el esfuerzo que se requiere para sacarlas.


19. Algunas personas creen que, a más pliegues, más arrugas, pero no es así. Lo que causa las arrugas no es el número de pliegues sino el grado de presión que se aplique.


20. Imagina cómo sería tener un librero lleno sólo de libros que de veras te encantan. ¿Acaso no es una imagen fascinante? ¿Qué mayor felicidad puede haber para alguien que ama los libros?


21. Guarda las cosas que hablan a tu corazón. Luego, da el siguiente paso y desecha todo el resto. Al hacer esto, podrás reajustar tu vida e iniciar un nuevo estilo de vida.


22. Los libros tienen su momento. El instante en que te topas con uno en particular es el correcto para leerlo. Para no perderte de ese momento, te recomiendo mantener tu colección pequeña.


23. El proceso de evaluar cómo te sientes respecto de las cosas que posees, identificar las que ya han cumplido su propósito, expresarles tu gratitud y despedirte de ellas en realidad tiene que ver con examinar tu yo interior, un rito de paso a una nueva vida.


24. Para apreciar de verdad las cosas que son importantes para ti, primero debes desechar las que han vivido más allá de su propósito. Desechar lo que ya no necesitas no es desperdiciar y tampoco es algo vergonzoso. ¿Puedes decir con sinceridad que atesoras algo que está tan enterrado en el fondo de un armario o cajón que has olvidado su existencia? Si esas cosas tuvieran sentimientos, seguramente no estarían felices. Libéralas de la prisión donde las has relegado. Ayúdalas a dejar la isla desierta donde las desterraste. Déjalas ir con gratitud. Tú y tus cosas se sentirán despejados y frescos cuando hayas terminado de ordenar.


25. La pregunta de qué quieres poseer en realidad es la pregunta de cómo quieres vivir tu vida.


26. Lo que debemos atesorar no son nuestros recuerdos sino la persona en que nos hemos convertido gracias a esas experiencias del pasado.


27. Es un fenómeno muy extraño, pero cuando reducimos lo que poseemos y, en esencia, "desintoxicamos" nuestra casa, eso también surte un efecto desintoxicante en nuestro cuerpo.


28. El espacio en el que vivimos debería ser para la persona en que nos estamos convirtiendo ahora, no para la persona que fuimos en el pasado.


29. Si de veras indagamos las razones de por qué no nos desprendemos de algo, sólo encontramos dos: apego al pasado o ansiedad por el futuro.


30. Te recomiendo tirar cualquier cosa que no pertenezca a una de tres categorías: actualmente en uso; Requeridos por un periodo limitado; Y para conservarlos indefinidamente.


31. No hay necesidad de leer completos los libros que se han dejado a la mitad. Su propósito era que se leyera sólo la mitad.


32. La organización efectiva implica sólo dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir dónde guardarlas. De estas dos, la eliminación va primero.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La magia del orden" de Marie Kondo.

Libros parecidos

Síguenos