Frases de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

18 frases de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (Flickan som lekte med elden) de Stieg Larsson... Lisbeth Salander se va de Estocolmo hacia una playa del Caribe y Blomkvist no entiende su desaparición y prepara un reportaje sobre el tráfico y prostitución de mujeres del Este.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Stieg Larsson son: suspenso, asesino en serie, adaptada al cine, corrupción, condición de la mujer, prostitución, abuso de poder, ficción de periodistas.

Frases de Stieg Larsson Libros de Stieg Larsson

Frases de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina Stieg Larsson

01. El dolor es el sistema de alarma que advierte al cuerpo de que algo va mal.


02. (...) Una vez más, eso demostraba su tesis de que no hay mejor grieta en un sistema de seguridad que el más tonto de los colaboradores.


03. La caracterizaban como una desequilibrada con inclinación a la violencia; a la opinión pública no albergaba ni la más mínima duda sobre ese perfil.


04. A las ecuaciones sin sentido, que no son válidas para ningún valor, se las denomina absurdas.


05. Su filosofía es que si alguien la amenaza con una pistola, entonces, ella va y se hace con una pistola más grande.


06. Había descubierto que la mejor manera de mantener alejada esa angustia era imaginándose algo que le transmitiera una sensación de fuerza.


07. Sin duda es una de las personas con más carácter que he conocido en mi vida. Te saca de quicio.


08. Lo contempló durante un minuto entero y decidió que ya no albergaba ni el más mínimo sentimiento por él.


09. Puede que haya hombres grandes como casas y hechos de granito, pero siempre llevan las bolas en el mismo sitio.


10. Si algo había conseguido inculcarle Zalachenko era que siempre debía mantener la capacidad de salir, sin sentimentalismos, de una situación que se hubiera vuelto ingobernable. Esa era la regla fundamental de la supervivencia. "No muevas ni un dedo por una causa perdida".


11. Una cosa estaba clara: ese ser no pertenecía a este mundo. Era un monstruo surgido del Infierno.


12. (...) Bajó la tapa de su PowerBook, pero lo dejó sobre la mesa de trabajo. Había transferido el contenido del disco duro a una copia de seguridad encriptada en la red. Acto seguido, eliminó todo su disco duro con un programa que ella misma había creado y que garantizaba que ni siquiera ella sería capaz de reconstruir la información destruida. No necesitaba su PowerBook, sólo sería una carga.


13. Gracias por haber sido mi amigo


14. (...) Era la mujer que odiaba a los hombres que no amaban a las mujeres.


15. No entiendo por qué los hombres siempre documentan sus perversiones.


16. Los documentos son una cosa. Las personas, otra.


17. No hay inocentes; sólo distintos grados de responsabilidad.


18. Un gánster aficionado es aquel que no está preparado para asumir las consecuencias.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina" de Stieg Larsson.

Libros parecidos

Síguenos