Frases de ¿Estarás ahí?

¿Estarás ahí?

24 frases de ¿Estarás ahí? (Seras-tu là) de Guillaume Musso... Durante un viaje a Camboya, un médico recibe un regalo extraordinario... Si pudiéramos volver atrás, ¿qué episodio de nuestro pasado cambiaríamos? Una historia sobre las posibilidades de cambiar nuestro destino.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Guillaume Musso son: suspenso, valorar la vida, hechos sobrenaturales, redención, muerte por accidente, historia de amor, viaje a través del tiempo, valor de la amistad, valorar las cosas simples, amor inquebrantable.

Frases de Guillaume Musso Libros de Guillaume Musso

Frases de ¿Estarás ahí? Guillaume Musso

01. Pero ¿No hay siempre un detalle que se nos escapa de la persona a la que amamos? ¿Y no es esa parte desconocida lo que hace perdurar el amor?


02. Y de nuevo, la vida. De golpe y porrazo, es el final del túnel, una página que pasa, la luz que vuelve cuando uno ya no lo esperaba.


03. Ella conocía muchas cosas de él: su determinación, su altruismo, su inteligencia, su olor, el sabor de su piel, el trazado de sus vértebras, su hoyuelo cuando sonreía...


04. Desde hace tres años, entre ellos reina una complicidad total, una armonía perfecta, una felicidad de ensueño... ¿Hay muchas personas en el mundo con las que uno puede vivir feliz? ¿Puede durar un amor toda una vida?


05. La mesa de cristal le devuelve el reflejo de su rostro, demacrado y descompuesto. Se siente vacío, destrozado, como si hubiera perdido toda la confianza en sí mismo, todo punto de referencia sobre cómo funciona el mundo.


06. Fuera, al resplandor de un relámpago sucedió el rugido de un trueno. Mediante un juego de espejos, la ventana del salón le devolvió la mirada del que se había convertido en su peor enemigo: él mismo.


07. A fin de cuentas, aunque no se había encontrado nada mejor que el amor y la amistad para hacer soportable la vida, sin duda había situaciones de las que únicamente se podía salir solo.


08. Se le puede pedir a un amigo o a la mujer de la que uno está enamorado que crea lo increíble, con la condición de que lo increíble no sobrepase ciertos límites.


09. Sus miradas se cruzaron y en los ojos del joven distinguió lo que había observado en los ojos de algunos pacientes: la tristeza de los que nunca se han curado de su infancia.


10. La vida ya le ha enseñado que los momentos de felicidad pueden pagarse muy caros y ha aprendido la lección. Desde hace seis años, la existencia es dulce de nuevo, pero sabe que eso puede acabar en cualquier momento. El problema con la felicidad es que nos acostumbramos rápidamente a ella.


11. (...) Siempre había conocido los peligros y los había aceptado. Era así, era el riesgo de vivir. Nunca había intentado llevar una vida esterilizada ni protegerse a toda costa de los golpes de la existencia. En cierto modo, creía en el destino: las cosas pasan cuando tienen que pasar. Y el hombre debe sobrellevarlas.


12. ¿Era razonable negar su enfermedad como estaba haciendo? ¿Era prudente seguir operando a riesgo de poner la vida de sus pacientes en peligro? ¿Qué habría pasado esa mañana si se hubiera sentido indispuesto en plena intervención? Para estimular su reflexión, encendió un cigarrillo y aspiró la primera bocanada con deleite. Con el cáncer que padecía, era lo único tranquilizador: ahora podía fumar todo lo que quisiera porque eso no cambiaría en nada la evolución de la enfermedad.


13. A veces la vida nos hace regalos cuando ya no los esperamos.


14. (...) Pero no elegimos nuestro destino. La vida había decidido en su lugar, y ¿No es eso lo que siempre sucede?


15. ¿Cuánto tiempo le quedaba? ¿Unos días? ¿Unas semanas? Sentía más que nunca la urgencia de vivir, de correr, de respirar, de relacionarse, de amar...


16. La mayoría de las veces, nuestros demonios continúan ahí, agazapados en la sombra. Acechando infatigablemente el momento en que bajemos la guardia. Y cuando el amor desaparece...


17. Hasta cuando entona el mea culpa, este tipo explota a fondo su encanto... Y lo peor es que funciona.


18. Quizá no le quedaban más que unas semanas de vida, pero acababa de encontrar lo esencial. La esperanza.


19. Si el tiempo no había borrado su amistad, sin duda su amistad tampoco podía borrar el tiempo.


20. Cuando se quiere no hace falta pronunciar discursos: uno lo sabe, lo siente, no hay más.


21. Dejarás de sufrir cuando hayas dejado de esperar, decía la sabiduría popular.


22. Un miserable montón de pequeños secretos, eso es lo que somos todos.


23. Cuando uno ha decidido caer muy bajo la humillación forma parte del juego.


24. Al cabo de un momento, distinguen una luz al final del túnel: es la estación. Tan sólo unos metros, pero son los más difíciles.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "¿Estarás ahí?" de Guillaume Musso.

Libros parecidos

Síguenos