Frases de El Evangelio según Jesucristo

El Evangelio según Jesucristo

87 frases de El Evangelio según Jesucristo (O evangelho segundo jesus cristo) de José Saramago... Novela que reescribe la vida de Jesucristo, utilizando los episodios que son presentados en los Evangelios canónicos, como un soporte sobre el que se fabula la historia, siendo una historia alternativa a la que cuenta la Biblia.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de José Saramago son: ficción histórica, esencia de la vida, jesús, cristianismo, ángeles, demonios, angustia existencial, evangelio, amor divino, biblia, herodes, lágrimas, historia alternativa a la vida de jesucristo.

Frases de José Saramago Libros de José Saramago

Frases de El Evangelio según Jesucristo José Saramago

01. Alimentado el cuerpo, despierto el espíritu.


02. Chiquillos, cometiendo los excesos propios de la edad.


03. Dios salva solo las almas, no los cuerpos.


04. La noche tiene aún mucho que durar.


05. Basta un simple gesto para matar o dejar vivir.


06. Habían dos miedos en busca de un valor.


07. Los gestos no totalmente sinceros llegan siempre con retardo.


08. Dios quiso lo que hizo e hizo lo que quiso.


09. Fueron afortunados que pudieron sacarse el hambre de la barriga.


10. La luna se ve como un pan hecho de luz.


11. Los seres humanos... dormían, algunos roncando sin espiritualidad alguna.


12. Dios es tanto más Dios, cuanto más inaccesible resulte.


13. Las lágrimas son las mismas, cuando en verdad se siente.


14. Desde la aurora del mundo siempre los incendios atrajeron a los hombres.


15. Estas túnicas parecían haber visto la creación del mundo.


16. Este día ya dio de sí todo lo que tenía.


17. Nos sentimos recuperados cuando se regresa del país del sueño.


18. Siempre a la hora de comer, el diablo trae uno más.


19. El pensamiento es como un grueso ovillo de hilo enredado sobre sí mismo.


20. Hombre de más edad, que es siempre el que menos tiempo dura.


21. No se le ocurrió pensar que algunos ni al mediodía consiguen llegar.


22. Si un rey puede hacer hijos carpinteros, un carpintero puede hacer hijos reyes.


23. Ya te he dicho que para Dios no hay delante y detrás.


24. Cierto es que Dios no siempre quiere poder lo que puede el César.


25. Cuál es la abeja que puede decir, Esta miel la he hecho yo?


26. El vino de la agonía estaba servido y ahora había que beberlo.


27. La resistencia humana tiene límites breves, pues así de débiles nos hicieron.


28. La simiente sagrada de José se derramó en el sagrado interior de María.


29. La verdad y la mentira pasan por la misma boca y no dejan rastro.


30. Si no puedes restituirles la vida, cállate, ante la muerte no hay palabras.


31. Tenía unos estremecimientos, como el agua de un estanque tocada por el viento.


32. La solidez de la doctrina que está encima, depende del factor personal, que está debajo.


33. Tanto vale una voluntad como otra, hacer y deshacer, atar y desatar, crear y suprimir.


34. Van llegando los grandes calores, los campos están pelados, todo es rastrojo y aridez.


35. Estaban desamparados, confiados sólo a la misericordia de Dios y al amparo de los ángeles.


36. Quién eres tú, que a mí te pareces pero a quién no sé reconocer.


37. Bien puede afirmarse que el destino existe, el destino de cada uno en manos de otros está.


38. Como siempre desde que el mundo es mundo, por cada uno que nace hay otro que agoniza.


39. Donde naciste fue en la barriga de tu madre y ahí no podrás volver jamás.


40. La columna de humo era como si la aspirasen los gigantescos fuelles del pulmón de Dios.


41. La fresca madrugada está aún empujando con sus manos aurorales la última sombra de la noche.


42. Poco puede la mano de Dios si no basta para interponerse entre el cuchillo y el sentenciado.


43. Resiste con las pocas fuerzas que le quedan, las del espíritu, que el cuerpo ha sucumbido.


44. Son fantasmas que salen de sus tumbas para llorar las lágrimas que les quedaron en vida.


45. Su voz era profunda y gruesa como una piedra rodando por las faldas de una montaña.


46. Aún no ha crecido el vientre y ya los hijos brillan en los ojos de sus madres.


47. Dormido, era verdaderamente un cuerpo sin alma, que el alma no está presente en el cuerpo que duerme.


48. El espejo y los sueños son cosas semejantes, es como la imagen del hombre ante sí mismo.


49. Era la hora en que el crepúsculo matutino cubre de un gres ceniza los colores del mundo.


50. Es verdad que no se sabe, después de morir, qué ocurre con los dolores sentidos en vida.


51. La lengua de los hombres también es doble, tanto sirve para la verdad como para la mentira.


52. En definitiva es verdad lo que se dice que hay enormísima diferencia entre comer y no haber comido.


53. Hay que tener en cuenta que el mundo comenzó, lo que se dice comenzar, hace apenas ocho días.


54. Muy cierto es lo que se ha dicho, que cada persona tiene su hora y cada cosa su tiempo.


55. Tus cabellos son como un rebaño de cabras bajando por las laderas de las montañas de Galad.


56. Uno no puede elegir los sueños que tiene, Son los sueños los que eligen a las personas.


57. En la casa hay ahora dos luces, la del candil, luchando trabajosamente contra la noche que se había impuesto.


58. Unos goterones que hacían en el polvo espeso del camino un ruido blando, si emparejadas tales palabras tienen sentido.


59. Cabra que bala, bocado que pierde, o lo que es lo mismo, No se puede llorar y comer al mismo tiempo.


60. Dios es ojo, oreja y lengua, lo ve todo, lo oye todo, y si no dice todo es porque no quiere.


61. La familia era un racimo vivo que no necesitaba ser pisado para verter esa blanca sangre que son las lágrimas.


62. Todo hombre es un mundo, bien por las vías de lo trascendente, bien por las vías de lo inmanente.


63. Conforme a la justísima regla de la proporción dictara, que manda dar más a quién más tiene.


64. El Bien y el Mal no existen en sí mismos, y cada uno de ellos es sólo la ausencia del otro.


65. El tiempo es una superficie oblicua y ondulante que sólo la memoria es capaz de hacer que se mueva o aproxime.


66. Los pensamientos son lo que son, sombras que pasan, no son ni buenos ni malos en sí, sólo las acciones cuentan.


67. María es una débil mujer, pero muy capaz, como se ve, de dar hijos a Dios y a su marido.


68. Cuando necesite un ayudante, te llamo. Son promesas que no llenan la barriga, aunque este pueblo esté viviendo de promesas desde que nació.


69. El hombre, sea judío o no, se habitúa a la guerra como difícilmente es capaz de habituarse a la paz.


70. El trabajo del niño es poco, pero quien lo desdeña es loco, es lo que luego se llamaría trabajo infantil.


71. Todo ser humano tiene por delante, en cada momento de su vida, cosas buenas y cosas malas, tras unas, otras, tras tiempo, tiempo.


72. Ya trae curada la llaga del pie, cierto es que son las más fáciles de curar las de sangre y pus.


73. Tenía los pies castigados por la larga jornada, pero tan firme de corazón como cuando salió por la puerta de su casa.


74. Estos guerreros endurecidos sonríen al paso de la sagrada familia, con podridos dientes sonrieron, es cierto, pero lo que cuenta es la intención.


75. Esperar que el movimiento perpetuo del cedazo del tiempo cubra con una rápida e insondable polvareda hasta la más tenue memoria de estos acontecimientos.


76. Un rey no prende a otro rey, un dios no mata a otro dios, para que hubiera quien pendiese y matase fueron hechos los hombres comunes.


77. Hasta un hombre adulto, si llora, se transforma en criatura, no lo quieren confesar, pobres tontos, pero el dolorido corazón se mece en las lágrimas.


78. Ocurre esto muchas veces, no hacemos las preguntas porque aún no estábamos preparados para oír las respuestas, o, simplemente, por tener miedo de ellas.


79. Pero los ángeles, hasta pudiendo hacer mucho, como se ha visto, llevan consigo ciertas limitaciones de origen, en eso son como dios, no pueden evitar la muerte.


80. Por qué no cantan los gallos, murmuró, y repitió la pregunta, ansiosamente, como si del canto de los gallos pudiera venirle la última esperanza de salvación.


81. Con las botas de mi padre también yo soy hombre, o, según versión más radical, Con las botas de mi padre es cuando soy hombre.


82. El barro al barro, el polvo al polvo, la tierra a la tierra, nada empieza que no tenga fin, todo lo que empieza nace de lo que se acabó.


83. Poco a poco, los truenos empezaron a oírse más distantes, hasta perderse en un murmullo amable, una conversación de amos entre el cielo y la tierra.


84. Los niños sólo lloraban, en esto los niños son como los viejos, que lloran por nada, hasta cuando dejan de sentir, o porque han dejado de sentir.


85. Sin más consuelo que sacudirse a la salida el polvo de los pies, como si la culpa fuera del polvo que todos pisan y que de nadie se queja.


86. Dios si de algo sabe, es de hombres, e incluso así no de todos, que sin cuenta son los que viven como burros, o aún peor, y Dios no se ha preocupado de averiguar y proveer.


87. Si existe Dios tendrá que ser un único Señor, pero mejor sería que hubiese dos, así habría un dios para el lobo y otro para la oveja, uno para el que muere y otro para el que mata, un dios para el condenado y otro para el verdugo.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "El Evangelio según Jesucristo" de José Saramago.

Libros parecidos

Síguenos