Frases del libro "Cuadernos III" de Simone Weil

Cuadernos III

Disfruta de estas 24 frases de "Cuadernos III"... Tercera parte de once cuadernos que escribió Weil entre 1933 y los últimos meses de su vida. En ellos encontramos lecturas, frases, desarrollo de ideas o meditaciones de carácter íntimo, del amor, de la amistad y de sus experiencias místicas.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Cuadernos III", de Simone Weil son: búsqueda de la verdad, deseo, belleza estética, amor incondicional, verdadera amistad, silencio, tener miedo.

Frases de "Cuadernos III"

01. Toda obra de arte tiene un autor, pero cuando es perfecta, sin embargo, tiene algo de anónima. Imita el anonimato del arte divino. La belleza del mundo, por ejemplo, es muestra de un Dios a la vez personal e impersonal, y ni lo uno ni lo otro.


02. Dios y la creación son uno, Dios y la creación están infinitamente distantes; esta contradicción fundamental se refleja en la contradicción que existe entre lo que es necesario y el bien. Sentir la distancia, esta separación, es crucifixión.


03. La verdad se produce al contacto de dos proposiciones, ninguna de las cuales es cierta; la relación entre ambas es cierta.


04. Si se desea solamente el bien, se está en oposición a la ley que une al bien real con el mal del mismo modo que al objeto iluminado con la sombra; y, estando en oposición a la ley universal del mundo, es inevitable que se caiga en la desgracia.


05. La belleza de un paisaje en el momento cuando nadie lo ve, absolutamente nadie...Ver un paisaje tal cual es cuando no estoy en él. Cuando estoy en algún lugar, enturbio el silencio del cielo y de la tierra con mi respiración y el latir de mi corazón.


06. Dos prisioneros, en celdas vecinas, se comunican por medio de golpes contra el muro. El muro es lo que los separa, pero también lo que les permite comunicarse. Así nosotros con Dios. Toda separación es un nexo.


07. La relación pertenece al espíritu solitario. Ninguna muchedumbre concibe la relación.


08. Al igual que el poder, el dinero es puro medio. Tiene por único valor la posibilidad de procurarse cosas.


09. Lo que en el criminal no es sensible, es el crimen. Lo que en el inocente no es sensible, es la inocencia.


10. Todo crimen es una transferencia del mal de aquél que actúa sobre aquél que padece.


11. La vida humana está hecha de forma tal que muchos de los problemas que se les presentan a los hombres todos, sin excepción, son insolubles fuera de la santidad.


12. El amor de la patria es puro en la medida en que es amor de lo que es, y no de lo que podrá ser. En la medida en que es amor del ser humano por la armonía que lo une a la ciudad y no participación en el amor de la gruesa bestia social por sí misma.


13. El deseo es imposible; destruye su objeto. Los amantes no pueden ser uno, ni Narciso ser dos. Don Juan, Narciso. Puesto que desear algo es imposible, hay que desear nada. El avaro, por deseo de su tesoro, se priva de él.


14. Un poema debe querer decir algo, y al mismo tiempo nada, la nada que viene de allá arriba.


15. Resolver es comprender que no hay nada que resolver, que la existencia no tiene significación para las facultades discursivas, y que no hay que permitir que éstas se salgan de su papel de simple instrumento de exploración de la inteligencia con el objeto de entrar en contacto con la realidad bruta.


16. Poesía, dolor y júbilo imposibles. Toque de puñal, nostalgia. Tal es la poesía provenzal e inglesa. Un júbilo que a fuerza de ser puro y sin mezcla produce dolor. (Un dolor que a fuerza de ser puro y sin mezcla produce calma; eso es griego). Si el bien es la unión de los contrarios, el mal no es lo contrario del bien.


17. La inteligencia se ejercita en la obediencia al hacerle frente a lo ininteligible.


18. Morir para dejar de tener miedo de la muerte.


19. El valor de la belleza es el de constituir una finalidad sin fin. Se escucha una música perfecta con una atención sin deseo, fuera del deseo incluido en la atención. También en esto la superioridad de la intuición sobre el conocimiento discursivo. El objeto de la ciencia no es la verdad, sino la belleza. Lo que tiene por objeto la verdad es la filosofía.


20. La libertad sobrenatural debe existir, pero esta existencia es algo infinitamente pequeño que crece de forma exponencial. El silencio en la música, entre las notas, representa este algo infinitamente pequeño. La más hermosa música es aquélla que otorga la mayor intensidad a un instante de silencio, que obliga al oyente a escuchar el silencio. Primero, por el encadenamiento de los sonidos se le guía hasta el silencio interior; después a éste se le añade el silencio exterior.


21. Este mundo, antro de la necesidad, no nos ofrece absolutamente nada fuera de los medios. El bien relativo es el medio. Nuestro anhelo incesantemente rebota de un medio a otro como una bola de billar.


22. El freudismo sería absolutamente cierto si el pensamiento en él no estuviera orientado de tal manera que resulta absolutamente falso.


23. El ser que tiene contacto con lo sobrenatural es por esencia rey, puesto que es presencia en la sociedad, bajo forma de lo infinitamente pequeño, de un orden trascendente al social. Pero el lugar que ocupa en la jerarquía social es enteramente indiferente. Es en su lugar centro de gravedad.


24. Como no puede esperarse que un ser desprovisto del estado de gracia sea justo, se necesita una sociedad organizada de forma tal que las injusticias se castiguen unas a otras en una oscilación perpetua. [...] En un alma en equilibrio, el centro de gravedad es inmóvil.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Cuadernos III", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Simone Weil.

Libros parecidos

Síguenos