Frases de Como agua para chocolate

Como agua para chocolate

30 frases de Como agua para chocolate de Laura Esquivel... Una mujer, sus amoríos y la relación con su familia, todo en los fogones de una vieja cocina donde se traduce la pasión y el amor reprimidos por la dura moral de una familia mexica.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Laura Esquivel son: ficción histórica, esencia de la vida, amor imposible, adaptada al cine, historia de amor, realismo mágico, cocinar.

Frases de Laura Esquivel Libros de Laura Esquivel

Frases de Como agua para chocolate Laura Esquivel

01. Dicen que el sordo no oye, pero compone.


02. Lo más probable era que estaría cerca del fuego, en los brazos de su hombre y eso definitivamente debería dar calor.


03. (...) Cada una era una obra de arte. Era el producto de un trabajo artesanal que desgraciadamente estaba pasando de moda, junto con los vestidos largos, las cartas de amor y los valses.


04. El amor no se piensa, se siente o no se siente.


05. ¿Pero qué es la decencia? ¿Negar todo lo que uno quiere verdaderamente?


06. La necesidad es la madre de todos los inventos y todas las posturas.


07. La mera verdad es que la verdad no existe, todo depende del punto de vista.


08. ¿Sería posible hacer vibrar su alma nuevamente? Deseó con todo su ser que así fuera.


09. (...) En fin, parecía que la única virtud de Mamá Elena era la de encontrar defectos.


10. Y juró ante su tumba que ella nunca renunciaría al amor, pasara lo que pasara.


11. Hay muchas maneras de poner a secar una caja de cerillos húmeda, pero puede estar segura de que tiene remedio.


12. Indudablemente, tratándose de partir, desmantelar, desmembrar, desolar, destetar, desjarretar, desbaratar o desmadrar algo, Mamá Elena era una maestra.


13. Prensar, destrozar y despellejar eran algunas de sus actividades favoritas.


14. Necesito una respuesta en este momento, el amor no se piensa, se siente o no se siente.


15. Pero en ciertos casos es más digno dejarse llevar de un impulso ciego, provocado por un gran amor, que oponerse a él.


16. No quería que sus palabras gritaran su dolor.


17. La vida sería mucho más agradable si uno pudiera llevarse a donde quiera que fuera, los sabores y olores de la casa materna.


18. Cuando se habla de comer, hecho por demás importante, sólo los necios o los enfermos no le dan el interés que merece.


19. Ella tampoco hablaba, pero no era necesario. Desde un principio se estableció entre ellas una comunicación que iba más allá de las palabras.


20. Claro que lo sabía. Y claro que lo iba a considerar cuando tomara su decisión, la definitiva, la que determinaría todo su futuro.


21. Generalmente, ésa es la manera en que se escribe la historia, a través de las versiones de los testigos presenciales, que no siempre corresponden a la realidad.


22. (...) Los olores tienen la característica de reproducir tiempos pasados junto con sonidos y olores nunca igualados en el presente


23. (...) Inclusive se convertían en motivo de diversión, a tal grado que durante su niñez Tita no diferenciaba bien las lágrimas de la risa de las del llanto. Para ella reír era una manera de llorar.


24. Lástima que en aquella época no se hubieran descubierto los hoyos negros en el espacio, porque entonces le hubiera sido muy fácil comprender que sentía un hoyo negro en medio del pecho, por donde se le colaba un frío infinito.


25. Parecía que los dos habían olvidado las más elementales reglas de urbanidad, que dicen que en una reunión social no hay que sacar a colación cuestiones sobre personalidades, sobre temas tristes o hechos infortunados, sobre religión o sobre política.


26. La vida le había enseñado que la cosa no era tan fácil, que son pocos los que pasándose de listos logran realizar sus deseos a costa de lo que sea, y que obtener el derecho de determinar su propia vida le iba a costar más trabajo del que se imaginaba.


27. El secreto de la existencia humana no consiste sólo en poseer la vida, sino también en tener un motivo para vivir. El hombre que no tenga una idea clara de la finalidad de la vida, preferirá renunciar a ella aunque esté rodeado de montones de pan y se destruirá a si mismo antes que permanecer en este mundo.


28. Lo que me dijiste no cambió mi manera de pensar y te repito que me encantaría ser el compañero de toda tu vida, pero quiero que pienses muy bien si ese hombre soy yo o no. Si tu respuesta es afirmativa, celebraremos la boda dentro de unos días. Si no, yo seré el primero en felicitar a Pedro y pedirle que te dé el lugar que te mereces.


29. Mi abuela tenía una teoría muy interesante, decía que si bien todos nacemos con una caja de cerillas en nuestro interior, no las podemos encender solos, necesitamos oxígeno y la ayuda de una vela. Sólo que en este caso el oxígeno tiene que provenir, por ejemplo, del aliento de la persona amada; la vela puede ser cualquier tipo de alimento, música, caricia, palabra o sonido que haga disparar el detonador y así encender una de las cerillas. Por un momento, nos sentiremos deslumbrados por una intensa emoción.


30. Mi abuela tenía una teoría muy interesante; decía que todos nacemos con una caja de fósforos adentro, pero que no podemos encenderlos solos... Necesitamos la ayuda del oxígeno y una vela. En este caso el oxígeno, por ejemplo, vendría del aliento de la persona que amamos; la vela podría ser cualquier tipo de comida, música, caricia, palabra o sonido que engendre la explosión que encenderá uno de los fósforos. Por un momento, nos deslumbra una emoción intensa. Una tibieza placentera crece dentro de nosotros, desvaneciéndose a medida que pasa el tiempo, hasta que llega una nueva explosión a revivirla. Cada persona tiene que descubrir qué disparará esas explosiones para poder vivir, puesto que la combustión que ocurre cuando uno de los fósforos se enciende es lo que nutre al alma. Ese fuego, en resumen, es su alimento. Si uno no averigua a tiempo qué cosa inicia esas explosiones, la caja de fósforos se humedece y ni uno solo de los fósforos se encenderá nunca.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Como agua para chocolate" de Laura Esquivel.

Libros parecidos

Síguenos