Frases de Abandonarse a la pasión

Abandonarse a la pasión

17 frases de Abandonarse a la pasión de Hiromi Kawakami... Los ocho relatos que componen este libro, independientes entre sí, tratan temas comunes y sus frases hablan de enamoramientos, de desengaño, de pasión, de sexo, de amor y del casi inevitable desamor.

Frases de Hiromi Kawakami Libros de Hiromi Kawakami

Frases de Abandonarse a la pasión Hiromi Kawakami

01. Lo que cuenta es lo que ocurre.


02. - ¿Por qué te compadeces de mí? -Todos somos dignos de compasión.


03. Nunca tengo claras las cosas importantes, pero siempre recuerdo los pequeños detalles triviales.


04. -Si estás conmigo, te acabarás hundiendo -le dije. -Lo sé -me respondió.


05. Estuvo un rato sin decir nada hasta que, al final, negó despacio con la cabeza.


06. - ¿Me quieres? -le pregunté, precisamente porque sabía que no me respondería. De lo contrario, no se lo habría preguntado.


07. (...) Sería un error pensar que se acuerda de todo porque me quiere. Su prodigiosa memoria no tiene nada que ver con sus sentimientos hacia mí.


08. El azul oscuro del cielo se había aclarado un poco más. La lluvia seguía cayendo. Ni más rápida, ni más lenta.


09. Siguió haciéndome cosas apasionadas, pero a mí no me lo parecían. Pensé que Mori sabía que aquello no era pasión y que sólo se esforzaba en fingirlo.


10. Llevo un tiempo huyendo. No estoy sola, huimos los dos juntos. Yo no quería huir, por eso olvido pronto por qué lo hago. Pero como ya he empezado a huir, sigo adelante.


11. Sabía que no llegaríamos lejos, pero estuvimos tres años juntos. ¿Significaba aquello que por fin conseguiría terminar algo? Pero los meses y los años no tienen importancia, lo que cuenta es lo que ocurre.


12. (...) Mientras tanto, nuestros cuerpos se pegaron el uno al otro. Ya no podíamos separarnos. Pronto no fueron sólo los cuerpos, nuestros espíritus también se quedaron pegados. Hasta que, al final, no nos quedó otra salida que suicidarnos juntos.


13. (...) Me había atado tan fuerte que ni siquiera podía dar rienda suelta a la imaginación. Sólo había dolor. Nakazawa me miraba desde arriba con la misma expresión extraña de siempre. Cuando yo desviaba la vista, me decía: "mírame".


14. (...) Me apretó la mano con más fuerza, quizá por miedo. Levanté la vista, pero estaba muy oscuro y no le vi la cara. Me parece curioso que un hombre coja la mano de una mujer cuando tiene miedo. O quizá me coge la mano precisamente porque soy una mujer.


15. El avión de antes ya se había ido. A pesar de lo inmenso que parecía el cielo nocturno, había desaparecido enseguida. Si un avión puede desaparecer tan deprisa, quizá el cielo no es tan grande como parece, sino pequeño y estrecho. O tal vez más allá del cielo que vemos hay otro cielo infinito por el que vuelan los aviones.


16. Un día toqué una pieza de metal que debía de tener centenares de años. Me habían dicho que si la tocaba podía romperse, por eso lo hice con mucho cuidado. En cuanto la toqué, el metal no se rompió, ni se agrietó, simplemente se desintegró. Se convirtió en polvo y desapareció. "Es el destino", me dijeron, y creí que lo había entendido.


17. El otro día, Sakaki murió a los ochenta y siete años. Digo el otro día, pero ya ha pasado bastante tiempo. Ni siquiera sé en qué época estamos. (...) Puede que suene raro decirlo así, pero es la palabra que me parece más adecuada cuando pienso en nuestra relación. Con él, el placer no tenía nada que ver con lo que había experimentado hasta entonces. Por muchas veces que hiciéramos el amor, nunca teníamos suficiente. Teníamos que hacerlo cada vez más a menudo. Aunque ambos teníamos una edad en que las fuerzas empiezan a flaquear, no podíamos controlarnos. Sufríamos porque nos fallaban las fuerzas, pero nuestro deseo nunca se agotaba. A veces tenía la extraña sensación de estar poseída.

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Abandonarse a la pasión" de Hiromi Kawakami.

Síguenos