Frases de Victor Hugo - Página 13

01. Existen, para todos nosotros, ciertos paralelismos entre nuestra inteligencia, nuestras costumbres y nuestro carácter, que se desarrollan sin interrupción y no se rompen más que en las grandes perturbaciones de la vida. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Inteligencia + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


02. El infierno en donde estés será mi paraíso, pues tu presencia es encantadora. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Presencia + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


03. Toda boca de sabio que cumplimenta a otro sabio es un vaso de hiel enmelada. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Boca + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


04. La clemencia es la más hermosa de las virtudes reales, que rompe las corrientes de la cólera. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Clemencia + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


05. El exceso de dolor como el exceso de alegría es algo violento que dura poco. El corazón humano no puede permanecer demasiado tiempo en ninguno de esos extremos. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Violento + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


06. El corazón humano (... ) no puede aguantar más que un cierto grado de desesperación. Cuando la esponja está ya totalmente empapada, el mar puede cubrirla pero sin añadirle ni una lágrima más. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Desesperación + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


07. Somos lo suficientemente feos para hacer bonitas muecas. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Hacer + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


08. La plaza del palacio, abarrotada de gente, ofrecía a los curiosos que se encontraban asomados a las ventanas, la impresión de un mar, en donde cinco o seis calles, como si de otras tantas desembocaduras de ríos se tratara, vertían de continuo nuevas oleadas de cabezas. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Palacio + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


09. Es que el amor es como un árbol, un árbol que crece por sí mismo, que echa profundamente sus raíces por todo nuestro ser y con frecuencia sigue aún reverdeciendo incluso en un corazón destrozado. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Raíces + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


10. Al orgullo va siempre pisándole los talones la ruina y la vergüenza. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Vergüenza + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


11. Aunque me arrancase del pecho, no palabras sino el corazón y las entrañas, para deciros que os amo, ¿Todo sería inútil? "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Pecho + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"


12. Lo que amaba sobre todo en su edificio materno, lo que despertaba su alma y le hacía abrir sus débiles alas, replegadas míseramente en su caverna, lo que a veces le hacía feliz eran las campanas. Las quería, las acariciaba, las hablaba, las comprendía. "Nuestra Señora de París" (1831)

+ Frases de Alas + Pensamientos de "Nuestra Señora de París"

Autores relacionados

Arthur Conan Doyle Charles Dickens Charlotte Brontë Herbert George Wells Herman Melville

Victor Hugo

Victor Hugo
  • 26 de febrero de 1802
  • Besanzón, Doubs, Francia
  • 22 de mayo de 1885
  • París, Francia

Escritor, novelista, poeta, dramaturgo y político francés, autor de "Cromwell" (1827), "Hernani" (1830), "Nuestra Señora de París" (1831), "Los castigos" (1853) y "Los miserables" (1862).

Sobre Victor Hugo

Victor Hugo nace en Besanzón, pero más tarde viaja junto a su familia a Nápoles (Italia) y España debido al nombramiento de su padre como comandante general.

En 1918 funda junto a sus hermanos la revista literaria "El conservador literario" y ese mismo año gana el concurso de la Academia de los Juegos Florales.

El comienzo oficial de Victor Hugo en la literatura se dio en 1822, cuando publica su primera obra poética: "Odas y poesías diversas".

En 1823 es nombrado "Caballero de la Legión de Honor" y se lo comienza a considerar uno de los referentes del Romanticismo.

Inmerso en las actividades políticas de su época, Victor Hugo se presenta a las elecciones en 1848 en apoyo de la candidatura de Luis Napoleón Bonaparte, pero sus discursos sobre la miseria, los asuntos de Roma y la ley Falloux anticiparon su ruptura con el Partido Conservador y lo obligan a exiliarse en Bélgica.

En 1852 se traslada a Jersey, pero tras criticar la visita de la reina Victoria a Francia es expulsado (1855), trasladándose a Guernsey. Tras la caída de Napoleón III en 1870, Victor Hugo retorna a París (Francia), donde es aclamado públicamente y elegido diputado y años más tarde senador.

Entre sus obras destacan "Cromwell" (1827), "Hernani" (1830), "Nuestra Señora de París" (1831), "Los castigos" (1853) y "Los miserables" (1862).

Libros destacados

Frases de libros de Victor Hugo »

Enlaces

Síguenos