Marguerite Yourcenar y el amor

12 frases tomadas de 2 libros de la dramaturga francesa Marguerite Yourcenar acerca del amor y sus matices

Obras relacionadas en "Marguerite Yourcenar y el amor"

Fuegos (1936) Memorias de Adriano (1951)

01.Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Complicidad


02.Tus cabellos, tus manos, tu sonrisa recuerdan desde lejos a alguien que yo adoro. ¿Y a quién? A ti.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Tu sonrisa


03.Hay que amar mucho a una persona para arriesgarse a padecer. Tengo que amarte mucho para ser capaz de padecerte.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Amarte


04.El amor es un castigo. Somos castigados por no haber podido quedarnos solos.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Castigo


05.¿Y tú te vas? ¿Te vas? No, no te vas: yo te retengo... Me dejas tu alma entre las manos como si fuera un manto.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Alma en pena


06.Amar con los ojos cerrados es amar como un ciego. Amar con los ojos abiertos tal vez sea amar como un loco: es aceptarlo todo apasionadamente. Yo te amo como una loca.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

El amor es ciego


07.No hay amores estériles. Y es inútil tomar precauciones. Cuando te dejo llevo dentro de mí el dolor, como una especie de hijo horrible.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Inútil


08.No hay nada más sucio que el amor propio.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Amor propio


09.No hay amor desgraciado: no se posee sino lo que no se posee. No hay amor feliz: lo que se posee, ya no se posee.Frases de "Fuegos" (1936), de Marguerite Yourcenar

Posesiones


10.No amaba menos, sino al contrario. Pero el peso del amor, como el de un brazo tiernamente posado sobre un pecho, se hacía cada vez más difícil de soportar.Frases de "Memorias de Adriano" (1951), de Marguerite Yourcenar

Peso


11.Escucha con la cabeza, pero deja hablar al corazón.Marguerite Yourcenar

Hablar


12.[Sobre el amor] De todos nuestros juegos, es el único que amenaza trastornar el alma, y el único donde el jugador se abandona por fuerza al delirio del cuerpo.Frases de "Memorias de Adriano" (1951), de Marguerite Yourcenar

Jugador