Frases de Kurt Vonnegut

Mientras Mary pronunciaba la que iba a ser su última conferencia sobre las Islas Galápagos, se detuvo unos cinco segundos en mitad de una frase, asaltada por una duda que si se expresara en palabras podría traducirse en algo como: "Quizá yo no sea más que una loca que después de vagar por la calle entró en esta aula y se puso a explicar a estos jóvenes los misterios de la vida. Y ellos me creen, aunque me equivoque simplemente en todo". Galápagos

Frases de "Galápagos" (1985) Frases de Duda


Si ves que tu vida se complica con la vida de otra persona por motivos no muy lógicos..., puede que esa persona sea un miembro de tu karass. En otro pasaje de Los libros de Bokonon, Bokonon nos dice: "El Hombre creó el tablero de damas. Dios creó el karass". Con ello quiere decir que un karass no conoce limitaciones, tanto de clase, como familiares, profesionales, institucionales o nacionales. La forma de un karass es tan libre como la de una ameba. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Clase


Ése, se me ocurre, era el aspecto más diabólico de los viejos cerebros voluminosos. Solían decir a sus propietarios, en efecto: "He aquí una locura que quizá podríamos hacer. Nunca la haremos, por supuesto, pero resulta divertido pensarlo". Y entonces, como en estado de trance, la gente realmente lo hacía: obligaban a los esclavos a que lucharan a muerte entre ellos en la arena del Coliseo, o quemaban viva a la gente en la plaza pública por tener opiniones localmente impopulares, o edificaban fábricas cuyo único propósito era matar grandes cantidades de gente, o volaban ciudades enteras, etcétera. Galápagos

Frases de "Galápagos" (1985) Frases de Diabólico


Las meras opiniones, de hecho, gobernaban la conducta de la gente, tanto como la más probada verdad, y estaban sujetas a súbitos cambios como jamás podría estarlo la más probada verdad. De modo que las Islas Galápagos podían ser el infierno en un instante dado y el cielo en el siguiente, y Julio César podía ser un estadista en un momento y un carnicero en el siguiente, y el papel moneda ecuatoriano podía cambiarse por alimentos, vivienda y ropas en un momento y forrar el suelo de una jaula en el siguiente, y el universo podía ser la creación de Dios todopoderoso en un momento y el producto de una gran explosión en el siguiente...Y etcétera, etcétera. Galápagos

Frases de "Galápagos" (1985) Frases de Gran explosión


Mientras tanto Mary Hepburn se estaba suicidando en su habitación con la cabeza metida en la bolsa de polietileno de su "vestido Jackie". La bolsa estaba ahora llena de vapor y ella soñaba que era una gran tortuga de tierra tendida de espaldas en un caluroso y húmedo velero de antaño. Agitaba las patas en el aire con perfecta futilidad, como lo habría hecho cualquier tortuga de tierra. Con frecuencia, les había contado a sus alumnos, los veleros que cruzaban el Pacífico solían detenerse en las Islas Galápagos para capturar tortugas indefensas, que podían vivir de espaldas durante meses sin agua ni alimento. Eran tan lentas y mansas y enormes y abundantes. Los marineros las capturaban sin temor a los mordiscos o arañazos y descendían con ellas hasta los botes que esperaban en la costa, utilizando las inútiles armaduras de los anímales como si fueran trineos. Luego las almacenaban de espaldas en la oscuridad, sin prestarles ya atención hasta que les llegara el momento de ser comidas. La belleza que tenían las tortugas para los marineros consistía en que eran carne fresca que no había que refrigerar o comer en seguida. Galápagos

Frases de "Galápagos" (1985) Frases de Tortuga


Lo más importante que he aprendido en Tralfamadore es que cuando una persona muere, sólo muere aparentemente. Continúa estando muy viva en el pasado, y por lo tanto es muy estúpido que la gente llore en su funeral. Todos los momentos, el pasado, el presente y el futuro, siempre han existido y siempre existirán. Los tralfamadorianos pueden contemplar todos los momentos diferentes de la misma forma que usted, por ejemplo, puede observar cualquier trecho de las Montañas Rocosas, Se dan cuenta de la permanencia de todos los momentos, y pueden contemplar cualquiera de ellos que les interese. Aquí en la Tierra creemos que un momento sigue a otro, como los guisantes dentro de la vaina, y que cuando un momento pasa ya ha pasado para siempre, pero no es más que una ilusión. Cuando un tralfamadoriano ve un cadáver, todo lo que se le ocurre pensar es que la persona muerta se encuentra en malas condiciones en aquel momento particular; pero sabe que aquella misma persona puede encontrarse estupendamente en muchos otros momentos. Ahora, después de aquella experiencia junto a ellos, cuando oigo decir que alguien ha muerto, me encojo de hombros, simplemente, y digo lo que los tralfamadorianos dicen acerca de las personas muertas, esto es: "Así son las cosas". Matadero cinco

Frases de "Matadero cinco" (1969) Frases de Cadáver


Cuídate del hombre que se esfuerza mucho por aprender algo, lo aprende y no se siente más sabio que antes. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Sabio


¿Vende usted aspirinas? -No. ¡Qué mala suerte! Mi padre anda escaso de aspirinas. ¿Y drogas milagrosas? -No soy farmacéutico. Soy escritor. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Mala suerte


En este mundo hay suficiente amor para todos, basta con fijarse. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Filantropía


Lo que giran son las almas y no los cuerpos. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Alma


Comamos, bebamos, gocemos, que mañana moriremos. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Mañana


Aquel que no sea capaz de comprender que una religión útil pueda estar basada en mentiras, tampoco comprenderá este libro. Cuna de gato

Frases de "Cuna de gato" (1963) Frases de Religión

Contexto histórico

Ciencia ficción Humanismo Segunda Guerra Mundial

Influencia en las frases de Kurt Vonnegut

Autores relacionados

Aldous Huxley Ernest Hemingway Fiódor Mijáilovich Dostoyevski Jerome David Salinger Ray Bradbury

Ocupación

Novelistas » Novelistas siglo XX » Novelistas de Estados Unidos

Escritores » Escritores siglo XX » Escritores de Estados Unidos

Kurt Vonnegut


Frases de Kurt Vonnegut: Escritor y novelista estadounidense, autor de "Las sirenas de Titán" (1959), "Cuna de gato" (1963), "Matadero cinco" (1969), "El desayuno de los campeones" (1973) y "Galápagos" (1985).

Biografía Kurt Vonnegut

Kurt Vonnegut nace en el seno de una familia de clase alta que tras la crisis económica conocida como la Gran Depresión (1930-1940) vio cercenada su riqueza.

Estudia en la Escuela Orchad de Indianápolis, en el instituto Shortridge y comienza a estudiar Bioquímica en la Universidad Cornell, carrera que abandona para ingresar al ejército.

Kurt Vonnegut participa de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), donde es capturado por los nazis y confinado en Dresde, experiencia que le sirve como base de "Matadero cinco o La cruzada de los inocentes" (1969).

En 1945 regresa a Estados Unidos, donde es condecorado con el Corazón Púrpura y comienza a trabajar como periodista.

Entre las numerosas obras publicadas por Kurt Vonnegut, destacan "Las sirenas de Titán" (1959), "Cuna de gato" (1963), "El desayuno de los campeones" (1973) y "Galápagos" (1985).

Libros destacados

  • Matadero cinco (1969)
  • Las sirenas de Titán (1959)
  • Cuna de gato (1963)
  • El desayuno de los campeones (1973)
  • Pájaro de celda (1979)
  • La pianola (1952)

Enlaces

Síguenos en