Frases de Gustavo adolfo Bécquer

Si pudiera hacerse la disección de las almas, cuantas muertes misteriosas se explicarían.

Frases de Explicar


Dices que tienes corazón, y sólo lo dices porque sientes sus latidos; eso no es corazón... Es una máquina que al compás que se mueve hace ruido.

Frases de Ruido


Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso... ¡Yo no sé que te diera por un beso!

Frases de Cielo


El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada.

Frases de Mirarse


Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento.

Frases de Pensamiento


¿A qué fingir el labio risas que se desmienten en los ojos?

Frases de Fingir


El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo.

Frases de Facilidad


Como se arranca el hierro de una herida su amor de las entrañas me arranqué, ¡aunque sentí al hacerlo que la vida me arrancaba con él!

Frases de Herida


Todo es mentira: la gloria, el oro. Lo que yo adoro sólo es verdad: ¡la Libertad!

Frases de Libertad


Como en cuna de nácar que empuja el mar y que acaricia el céfiro, dormir parecía al blando arrullo de sus labios entreabiertos.

Frases de Dormir


Como en un libro abierto leo de tus pupilas en el fondo.

Frases de Pupilas


¡Qué hermoso es ver el día coronado de fuego levantarse, y a su beso de lumbre brillar las olas y encenderse el aire!

Frases de Lumbre

Contexto histórico

Romanticismo

Influencia en las frases de Gustavo adolfo Bécquer

Autores relacionados

Antonio Machado José De Espronceda Juan Ramón Jiménez Rosalía de Castro Rubén Darío

Ocupación

Poetas » Poetas siglo XIX » Poetas de España

Gustavo adolfo Bécquer


Frases de Gustavo adolfo Bécquer: Poeta español, cronológicamente, el último de los poetas románticos.

Biografía Gustavo adolfo Bécquer

Gustavo adolfo Bécquer nace en Sevilla, siendo su padre un excelente pintor, al igual que su hermano.

A los cinco años perdió a su padre y a los nueve a su madre, quedando al cuidado de su madrina, una dama de buena posición y poseedora de una rica y valiosa biblioteca, que resultó decisiva en la vocación de poeta de Gustavo adolfo Bécquer.

En 1850 ingresa en un taller de pintura y dos años después pasa al de su tío, donde trabajaba su hermano.

En 1854 se traslada a Madrid, donde vive con muchas privaciones, trabajando en varios empleos, colaborando como traductor y redactor del diario "El porvenir".

En 1860, Gustavo adolfo Bécquer comienza una intensa actividad periodística y un año después se casó y tuvo un hijo.

Eran frecuentes los viajes que realizaba a la montaña debido a motivos de salud, con su hermano.

Viajó por España estudiando y describiendo los viejos templos y ruinas artísticas, y vivió un tiempo retirado en el monasterio de Veruela (Zaragoza).

Tiempo después fue nombrado fiscal de novelas, cargo que desempeño hasta la revolución de 1868 y luego se le confió la dirección de La Ilustración Española, que desempeño hasta su muerte.

En 1869, Gustavo adolfo Bécquer, separado de su mujer, vive una vida bohemia en medio del desorden y el abandono.

La muerte de su hermano, en 1870 lo golpea y lo lleva a un profundo abatimiento.

Poco tiempo después se reconcilia con su mujer y su estado de salud se agrava, falleciendo al poco tiempo con treinta y cuatro años de edad.

Gustavo adolfo Bécquer es un poeta esencialmente lírico, y su poesía tiene el encanto y la íntima dulzura de lo que nace espontáneamente del corazón, descartando lo artificial, lo exagerado.

Libros destacados

  • Libro de los gorriones (1868)
  • Cartas literarias a una mujer (1860)
  • Cartas desde mi celda (1864)
  • Obras completas (1871)
  • Historia de los templos de España (1857)
  • El miserere (1862)

Enlaces

Síguenos en

Frases y pensamiento en Facebook Frases y pensamiento en Twitter Frases y pensamiento en Google +