Frases del libro "Un hombre" de Oriana Fallaci

Un hombre

Disfruta de estas 34 frases de "Un hombre"... Experiencia personal de la autora con el poeta griego y líder de la resistencia al régimen militar Alekos Panagoulis, desde su liberación hasta su extraña muerte.

Índice

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en las frases y pensamientos de "Un hombre", de Oriana Fallaci son: memorias, resistencia, libertad, asesinato, fortaleza, tortura, héroe, participar en política, libertad personal, dictadura, fuerza de la pasión, coraje ante la adversidad, sociedad totalitaria, búsqueda de justicia, luchar por un sueño.

Frases de "Un hombre"

01. La libertad no tiene patria.


02. Un partido no necesita individuos con personalidad, creatividad, imaginación ni dignidad: necesita burócratas, funcionarios y siervos.


03. Una vez muerto, tendré la eternidad para dormir.


04. Cuando un gobierno se impone con la violencia, y con la violencia impide a los ciudadanos expresarse, oponerse e incluso pensar, entonces recurrir a la violencia es una necesidad.


05. La felicidad es un olvido que dura una semana.


06. La costumbre es el más despiadado de los venenos.


07. La felicidad es saber que precisamente esta noche, mientras nos amábamos, en la casa de al lado ha nacido un niño...


08. El castigo extremo para quien busca mundos mejores es la nada.


09. La libertad es un deber; antes que un derecho es un deber.


10. El sentido e incluso el significado de la libertad se pierde al encasillarse en el dogma, en la ciega certeza de haber conquistado la verdad absoluta.


11. Todo el que muere a causa de un espejismo merece un buen funeral.


12. El mundo no es un concepto abstracto: el mundo soy yo, eres tú, es él. Y si yo no cambio, si tú no cambias y si él no cambia, separada e individualmente, por propia iniciativa, no cambia nada y seguimos siendo esclavos.


13. Quien se resigna no vive, sobrevive.


14. Es una cosa terrible matar, ya lo sé, pero en las tiranías se convierte en un derecho.


15. Su secreto es no resignarse, no considerarse víctima, no mostrar a los demás tristeza o desesperación.


16. El papel de víctima hay que rechazarlo siempre; Nunca se obtiene nada con el papel de víctima.


17. La costumbre es la más infame de las enfermedades porque te hace aceptar cualquier desgracia, cualquier dolor, cualquier muerte.


18. Creer en el hombre significa creer en su libertad. Libertad de pensamiento, de palabra, de crítica, de oposición.


19. La gran enfermedad de nuestro tiempo se llama ideología, y los portadores de su contagio son los intelectuales estúpidos.


20. Uno no cumple con su deber para que alguien le dé las gracias; lo cumple por principio, por sí mismo, por su propia dignidad.


21. La muerte es una ladrona que nunca se presenta por sorpresa.


22. Un hombre que no habla con nadie y a quien nadie habla es como un pozo al que no alimenta ningún manantial: poco a poco el agua que se estanca en él se pudre y se evapora.


23. Nada es indigno cuando el final es digno.


24. El eterno Poder que nunca muere, que cae siempre para resurgir de sus cenizas, aunque se crea haberlo abatido con una revolución o una matanza que llaman revolución; en cambio, helo aquí de nuevo intacto, tan sólo con distinto color: aquí negro, allá rojo, amarillo, verde o violeta, mientras el pueblo acepta, sufre o se adapta.


25. No hay héroe vivo que valga lo que un héroe muerto.


26. Cuando se trata de obstáculos, el elefante no representa comedias: arrolla, aplasta.


27. Si nos detuviéramos a considerar lo que es de buen sentido y lo que no lo es, lo que es posible y lo que no lo es, la tierra dejaría de girar, y la vida perdería su finalidad.


28. Nadie dice que el verdadero fascismo consiste en ser anti por principio, como quien agarra una rabieta, negando a priori que en cada corriente de pensamiento haya algo justo o algo susceptible de ser utilizado para buscar lo justo.


29. Un partido funciona como una empresa, como una industria donde el director general (el líder) y el consejo de administración (el comité central) detentan un poder inalcanzable e indivisible. Para detentarlo precisan sólo de managers obedientes, empleados serviles, yes-men, o sea los hombres que no son hombres, los autómatas que dicen siempre que sí.


30. América es un elefante que puede permitirse cualquier lujo, hasta el de la tolerancia. Y si la criticas no siente siquiera el cosquilleo, y si lo siente se ríe a causa de él como si se tratara de un pellizquito en el sobaco. Aparte que para América yo no soy una crítica, sino un obstáculo.


31. El verdadero héroe no se rinde nunca, y que de los demás no le distingue el gran gesto inicial o la fiereza con que afronta las torturas y la muerte, sino la constancia con que se repite, la paciencia con que sufre y reacciona, el orgullo con que esconde sus padecimientos y los escupe a la cara de quien se los impone.


32. La edad más desdichada de todas es la juventud, porque en la juventud empiezas a comprender las cosas y te das cuenta de que los hombres no valen nada. A los hombres no les interesa la verdad, la libertad ni la justicia. Son cosas incómodas, y los hombres se hallan cómodos en la mentira, la esclavitud y la injusticia. Se revuelcan en ellas como cerdos.

Frases de libros similares

Obras parecidas a "Un hombre", que comparten frases, tramas, ideas o sucesos afines al libro de Oriana Fallaci.

Libros parecidos

Síguenos