Frases de Un ejército al amanecer

Un ejército al amanecer

62 frases de Un ejército al amanecer (An army at down) de Rick Atkinson... La liberación de Europa y la destrucción del Tercer Reich es una historia épica de valor y sufrimiento, de aciertos, errores y de triunfo final... Historia dramática y autorizada del triunfo de los aliados en África del Norte.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Rick Atkinson son: segunda guerra mundial, combate aéreo, ejércitos, batallas, alemania nazi, norte de áfrica, operaciones militares, vida militar, guerra a gran escala, fuerzas armadas, aliados (segunda guerra mundial), potencias del eje, operación torch.

Frases de Rick Atkinson Libros de Rick Atkinson

Frases de Un ejército al amanecer Rick Atkinson

01. Lo siento mucho...Pero esto es lo que hay.


02. Cada batalla también se compone de acciones minúsculas llevadas a cabo por los generales.


03. No estoy seguro de quiénes son mis amigos. No puedo permitirme cometer errores.


04. Ahora, la arrogancia y el error arrojarían los consabidos dividendos.


05. Cada día traía nuevos problemas por resolver, nuevos errores para enmendar, nuevas ansiedades que dominar...


06. Cuantas más estrellas se poseen, cuanto más alto se asciende, más expuesto está uno a cualquier peligro.


07. (...) Como de costumbre, contemplaba el arte de dirigir la guerra a través de los lentes de sus propias carencias...


08. La confusión y el error, la valentía y la vileza marcaron esa primera noche de las tropas en combate.


09. Las vulnerables tierras bajas y el terreno más alto son imborrables recordatorios de que en una batalla la topografía manda.


10. (...) Ordenó que se retiraran de inmediato todos los vehículos destruidos por los ataques aéreos para evitar que se resintiera la moral. La moral se hundió de todos modos.


11. Las reputaciones falsas y los hábitos de hablar demasiado y de brillar superficialmente serán descubiertos y lanzados por la borda.


12. Decididos a enterrar al enemigo bajo "apabullantes cantidades de metal", los artilleros calcularon una bomba por cada metro ochenta del frente enemigo.


13. "Debemos mantener un frente agresivo y vigoroso", escribió Eisenhower a Marshall, "y tratar de pisar los talones a las fuerzas del Eje".


14. En un brindis en una base, Patton declaró: "A la salud de nuestras mujeres. Dios santo, qué viudas más guapas dejaremos".


15. En el norte de África los soldados norteamericanos se acostumbraron a matar y allí le fue revelada a muchos la cruel verdad de la guerra.


16. Fue una época de inventiva y de errores de cálculo, de sacrificios y autocompasión, de ambigüedades, amor, malicia y asesinatos en masa.


17. Pero ¿Dónde atacar a continuación? La inclinación estadounidense era "atacar directamente al corazón del enemigo por la ruta más corta".


18. El capitán Evelyn Waugh, del ejército británico, escribió de los Stukas: "Como todo lo alemán, es muy eficiente y funciona demasiado bien".


19. Las bombas zumbaban "encima de nuestras cabezas en ráfagas incesantes y tan cercanas que parecía que se podía encender una cerilla con ellas".


20. En el norte de África, los aliados acordaron que la rendición incondicional de los nazis era la única salida posible para el final de la guerra.


21. "Nunca fuera del alcance de las bombas, semanas de correo retrasado, comida caliente una sola vez...A los veinte años, soy un viejo", escribió un soldado.


22. Hubo héroes, pero no fue una época de heroicidad tan limpia e inerte como el alabastro; en Cartago, los semidioses yacen codo a codo con los cobardes.


23. El valor de combate de casi todas las unidades italianas sin experiencia es el gran problema... La experiencia demuestra que no se puede ser muy optimista al respecto.


24. En una nota a un compañero de curso de West Point, Eisenhower escribió: "No vale la pena negar que a veces el desaliento se añade al desaliento".

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Un ejército al amanecer" de Rick Atkinson.

Libros parecidos

Síguenos