Frases de Matadero cinco

Matadero cinco

22 frases de Matadero cinco (Slaughterhouse-five, o the children's crusade) de Kurt Vonnegut... Novela satírica acerca de las experiencias y memorias de un soldado hacia el fin de la Segunda Guerra Mundial y en particular durante el bombardeo aliado de Dresde.

Los principales temas, lugares o acontecimientos históricos que destacan en el libro de Kurt Vonnegut son: ficción histórica, absurdo, segunda guerra mundial, distropía, secuestro, adaptada al cine, alemania nazi, sátira, viaje a través del tiempo.

Frases de Kurt Vonnegut

Frases de Matadero cinco Kurt Vonnegut

01. El arte no es posible si no baila como pareja de la muerte.


02. La mujer resultaba aburrida, pero su persona era una deliciosa invitación a la procreación.


03. La gente se sorprendería si supiera la gran cantidad de cosas que en este mundo han cambiado gracias a las oraciones.


04. La gente no debe mirar hacia atrás. Ciertamente, yo no volveré a hacerlo.


05. A ella le resultaba muy excitante poderle destrozar la dignidad en nombre del amor.


06. (...) Los hombres que la miraban deseaban al instante cargarla con bebés.


07. Y cada día, mi gobierno me pasa cuentas de los cadáveres logrados por la ciencia militar en Vietnam.


08. (...) Van a tener que inventarse un buen montón de mentiras bien dichas, o la gente no querrá seguir viviendo.


09. A veces, a altas horas de la noche, me da esa manía de mezclar el alcohol con el teléfono.


10. Vive en constante temor, dice, pues no sabe nunca qué parte de vida le va a tocar representar al momento siguiente.


11. Qué hermoso... No sentir nada y poder acreditar que aún se está vivo.


12. Uno de los principales efectos de la guerra es que la gente pierde la fuerza de ánimo suficiente para conservar su personalidad.


13. Y yo me interrogué sobre el presente: ¡Cuán amplio era, cuán profundo y cuán al alcance de mi mano estaba el conservarlo!


14. Como muchos otros americanos, la mujer intentaba construirse una vida que tuviera sentido basándose en los objetos que encontraba en las tiendas de regalos.


15. Sólo existe una solución para los terrícolas, si se proponen de veras practicarla: ignorar los malos momentos y concentrarse en los buenos.


16. Perros rabiosos, montones de ratas gordas e hinchadas de tantos cadáveres, locos y criminales fugados, soldados que no cesarían de matar hasta estar muertos...


17. Mi padre, que murió hace muchos años por causas naturales, era un hombre tranquilo. Tenía una importante colección de armas de fuego y me la legó. Se están enmoheciendo.


18. Aquí en la Tierra creemos que un momento sigue a otro, como los guisantes dentro de la vaina, y que cuando un momento pasa ya ha pasado para siempre, pero no es más que una ilusión.


19. No hay principio, no hay mitad, no hay terminación, no hay "suspense", no hay moral, no hay causas, no hay efectos. Lo que a nosotros nos gusta de nuestros libros es la profundidad de muchos momentos maravillosos vistos todos a la vez.


20. En otros tiempos hemos vivido guerras mucho más horribles de lo que pueda imaginarse. No hay forma de contarlas, de manera que nuestra reacción es no pensar en ellas. Las ignoramos. Nos pasamos la eternidad viviendo tan sólo los momentos agradables.


21. Justo al abrirse la puerta Billy tosió. Y lo hizo con tanto ímpetu que, al mismo tiempo, evacuó acuosos excrementos. Esto estaba de acuerdo con la Tercera Ley del Movimiento según sir Isaac Newton, que dice: toda acción engendra una reacción igual y en dirección opuesta. Esto, en balística, es interesante saberlo.


22. Lo más importante que he aprendido en Tralfamadore es que cuando una persona muere, sólo muere aparentemente. Continúa estando muy viva en el pasado, y por lo tanto es muy estúpido que la gente llore en su funeral. Todos los momentos, el pasado, el presente y el futuro, siempre han existido y siempre existirán. Los tralfamadorianos pueden contemplar todos los momentos diferentes de la misma forma que usted, por ejemplo, puede observar cualquier trecho de las Montañas Rocosas, Se dan cuenta de la permanencia de todos los momentos, y pueden contemplar cualquiera de ellos que les interese. Aquí en la Tierra creemos que un momento sigue a otro, como los guisantes dentro de la vaina, y que cuando un momento pasa ya ha pasado para siempre, pero no es más que una ilusión. Cuando un tralfamadoriano ve un cadáver, todo lo que se le ocurre pensar es que la persona muerta se encuentra en malas condiciones en aquel momento particular; pero sabe que aquella misma persona puede encontrarse estupendamente en muchos otros momentos. Ahora, después de aquella experiencia junto a ellos, cuando oigo decir que alguien ha muerto, me encojo de hombros, simplemente, y digo lo que los tralfamadorianos dicen acerca de las personas muertas, esto es: "Así son las cosas".

Obras similares

Obras que comparten tramas, ideas o sucesos históricos con "Matadero cinco" de Kurt Vonnegut.

Libros parecidos

Síguenos